CT: Dolor e impotencia por muerte de niña de 4 años

Una pequeñita de 4 años de edad, Lilliany Rodriguez, murió después de un trágico  accidente en la intersección de la calle Belden y Main de la ciudad de Hartford.

Lilliany luchó por su vida, pero falleció el miércoles 11 de agosto alrededor de la 1 de la tarde, en el Hospital de Niños de Connecticut.

La policía reportó que el causante del accidente, Jason Mattis, estaba bajo los efectos de drogas (PCP) y se resistió a los oficiales de policía después del accidente. Según declaraciones de la familia de la niña, Mattis también intentó escaparse del hospital y ha salido libre bajo una fianza de $10.000.

“Tengo impotencia, exijo justicia, no puede ser que el asesino de mi nieta esté libre y que haya pagado una ridícula fianza de $10.000. Esto no se puede quedar así, el mató a mi nieta, trató de escaparse y ahora está libre”, declaró Leticia Gladden, abuela de la niña.

La familia no cuenta con los recursos para pagar un abogado o cubrir los gastos fúnebres de la pequeña. Se pide a la comunidad que sea solidaria y pueden ayudar a esta familia hispana que batalla con el dolor de la irreparable pérdida de la pequeña víctima y más aun, que pelean por que prevalezca la justicia y el asesino pague por la muerte de Lilliany.

Los servicios funerarios serán el próximo domingo 15 de agosto en la Funeraria Deleón. Cualquier ayuda monetaria que se pueda dar a la familia, pueden comunicarse con la abuela de la niña fallecida, Leticia Gladden, al Tel. (860) 794-5048.

Post Latino All Rights Reserved.

Una pequeñita de 4 años de edad, Lilliany Rodriguez, murió después de un trágico  accidente en la intersección de la calle Belden y Main de la ciudad de Hartford.

Lilliany luchó por su vida, pero falleció el miércoles 11 de agosto alrededor de la 1 de la tarde, en el Hospital de Niños de Connecticut.

La policía reportó que el causante del accidente, Jason Mattis, estaba bajo los efectos de drogas (PCP) y se resistió a los oficiales de policía después del accidente. Según declaraciones de la familia de la niña, Mattis también intentó escaparse del hospital y ha salido libre bajo una fianza de $10.000.

“Tengo impotencia, exijo justicia, no puede ser que el asesino de mi nieta esté libre y que haya pagado una ridícula fianza de $10.000. Esto no se puede quedar así, el mató a mi nieta, trató de escaparse y ahora está libre”, declaró Leticia Gladden, abuela de la niña.

La familia no cuenta con los recursos para pagar un abogado o cubrir los gastos fúnebres de la pequeña. Se pide a la comunidad que sea solidaria y pueden ayudar a esta familia hispana que batalla con el dolor de la irreparable pérdida de la pequeña víctima y más aun, que pelean por que prevalezca la justicia y el asesino pague por la muerte de Lilliany.

Los servicios funerarios serán el próximo domingo 15 de agosto en la Funeraria Deleón. Cualquier ayuda monetaria que se pueda dar a la familia, pueden comunicarse con la abuela de la niña fallecida, Leticia Gladden, al Tel. (860) 794-5048.

Post Latino All Rights Reserved.

Más noticias

0 Comentarios