El Cinismo de los Senadores Republicanos

Nos guste o no, las medidas de estímulo económico están ahora en efecto. En cambio, la suspensión temporal de los impuestos está por expirar a fin de año. Dada la gravedad del déficit fiscal y de las airadas críticas de los republicanos, lo lógico sería que los legisladores de ese partido en el Congreso fuesen los abanderados a favor de que la suspensión expire, ¿verdad? Pero no.

Poco antes de que el Senado entrara en el tradicional receso de Agosto, el senador republicano de Carolina del Sur, Jim DeMint, propuso que el recorte de impuestos impulsado por Bush fuera extendido permanentemente. Desmoralizadoramente, todos los senadores republicanos, menos uno, votaron a favor. Bajo la propuesta de DeMint, los $3 billones de dólares perdidos por la eliminación de esos impuestos serian recuperados a través de recortes en el presupuesto de programas gubernamentales bajo la jurisdicción del Comité de Finanzas del senado. Pero, ¿qué programas exactamente? La propuesta no lo decía.

Los programas más grandes bajo la supervisión del Comité de Finanzas son los del Seguro Social, Medicare (para jubilados), Medicaid (para pobres) y el del seguro de desempleo. ¿Alguien cree que los senadores se atreverían a eliminar $3 billones de dólares de esos programas? Y si lo hicieran, tal como preguntó el diario Washington Post en un editorial del día 20 de Agosto, ¿sería moralmente aceptable que el 2% de gente más rica del país –la que gana más de $1 millón de dólares al año- se beneficie cada una con $125,000 anuales en impuestos ahorrados, en vez de que el gobierno cobre ese dinero y lo use para ayudar a jubilados, pobres, enfermos y desempleados?

La propuesta del senador DeMint y la vergonzosa “pose” de los senadores republicanos no representan una política fiscal responsable. La propuesta fue rechazada porque la mayoría de legisladores pudo ver que se trataba de una burla. El intento de engaño de DeMint era tan obvio que podría darnos risa; pero tener congresistas como él en realidad tendría que darnos rabia y ganas de llorar.

Nos guste o no, las medidas de estímulo económico están ahora en efecto. En cambio, la suspensión temporal de los impuestos está por expirar a fin de año. Dada la gravedad del déficit fiscal y de las airadas críticas de los republicanos, lo lógico sería que los legisladores de ese partido en el Congreso fuesen los abanderados a favor de que la suspensión expire, ¿verdad? Pero no.

Poco antes de que el Senado entrara en el tradicional receso de Agosto, el senador republicano de Carolina del Sur, Jim DeMint, propuso que el recorte de impuestos impulsado por Bush fuera extendido permanentemente. Desmoralizadoramente, todos los senadores republicanos, menos uno, votaron a favor. Bajo la propuesta de DeMint, los $3 billones de dólares perdidos por la eliminación de esos impuestos serian recuperados a través de recortes en el presupuesto de programas gubernamentales bajo la jurisdicción del Comité de Finanzas del senado. Pero, ¿qué programas exactamente? La propuesta no lo decía.

Los programas más grandes bajo la supervisión del Comité de Finanzas son los del Seguro Social, Medicare (para jubilados), Medicaid (para pobres) y el del seguro de desempleo. ¿Alguien cree que los senadores se atreverían a eliminar $3 billones de dólares de esos programas? Y si lo hicieran, tal como preguntó el diario Washington Post en un editorial del día 20 de Agosto, ¿sería moralmente aceptable que el 2% de gente más rica del país –la que gana más de $1 millón de dólares al año- se beneficie cada una con $125,000 anuales en impuestos ahorrados, en vez de que el gobierno cobre ese dinero y lo use para ayudar a jubilados, pobres, enfermos y desempleados?

La propuesta del senador DeMint y la vergonzosa “pose” de los senadores republicanos no representan una política fiscal responsable. La propuesta fue rechazada porque la mayoría de legisladores pudo ver que se trataba de una burla. El intento de engaño de DeMint era tan obvio que podría darnos risa; pero tener congresistas como él en realidad tendría que darnos rabia y ganas de llorar.

Más noticias

0 Comentarios