EE.UU. deportó a más de 332.000 mexicanos indocumentados en 2013

Según las estadísticas de la Dirección General de Migración (DGM) de Guatemala, hasta este lunes se contabilizan la deportación de 49.217 inmigrantes deportados desde los Estados Unidos. EFE/Archivo Según las estadísticas de la Dirección General de Migración (DGM) de Guatemala, hasta este lunes se contabilizan la deportación de 49.217 inmigrantes deportados desde los Estados Unidos. EFE/Archivo

Según las estadísticas de la Dirección General de Migración (DGM) de Guatemala, hasta este lunes se contabilizan la deportación de 49.217 inmigrantes deportados desde los Estados Unidos. EFE/Archivo

Más de 332.000 indocumentados mexicanos fueron deportados por Estados Unidos de forma "segura, humana y ordenada" en 2013, entre ellos casi 16.900 menores, reveló el Instituto Nacional de Migración (INM) de México.     "De enero a diciembre de 2013 el instituto recibió a 332.614 mexicanos deportados, a través de los nueve puntos de repatriación ubicados en los estados de Baja California, Chihuahua, Coahuila y Sonora", agregó el INM, que depende de la Secretaría de Gobernación (Interior).     Entre los deportados hubo 16.853 son menores, el 5 % del total, de los cuales "2.834 se encontraban con algún familiar o tutor y el resto, 14.019, fueron recibidos por el INM en calidad de 'no acompañados'".    De todos los menores de 18 años, 14.530 eran mujeres (86 %) y 2.323, de sexo masculino (14 %).    "En todos estos casos los Oficiales de Protección a la Infancia (OPI's) brindaron asistencia inmediata en salud, alimento, vestido y alojamiento de los menores, privilegiando en todo momento el principio del interés superior del niño", agregó el INM.    El organismo destacó que "la cifra de menores repatriados refleja una tendencia a la baja en los últimos años", ya que en 2008 fue de 34.083 casos y en 2012, de 17.129.    Las autoridades mexicanas colaboraron en brindar "información, asistencia legal, alojamiento, alimentación, auxilio médico y apoyo de transporte a los mexicanos repatriados", indicó la nota oficial.    Cada año, México es país de tránsito para decenas de miles de indocumentados procedentes principalmente de Centro y Sudamérica, a quienes se suman miles de mexicanos, que intentan llegar a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida.    Los cruces de los inmigrantes no mexicanos se realizan en la mayoría de los casos por tierra y en condiciones de alto riesgo, una situación que activistas como el padre Alejandro Solalinde han considerado un auténtico "holocausto".

Más de 332.000 indocumentados mexicanos fueron deportados por Estados Unidos de forma "segura, humana y ordenada" en 2013, entre ellos casi 16.900 menores, reveló el Instituto Nacional de Migración (INM) de México.     "De enero a diciembre de 2013 el instituto recibió a 332.614 mexicanos deportados, a través de los nueve puntos de repatriación ubicados en los estados de Baja California, Chihuahua, Coahuila y Sonora", agregó el INM, que depende de la Secretaría de Gobernación (Interior).     Entre los deportados hubo 16.853 son menores, el 5 % del total, de los cuales "2.834 se encontraban con algún familiar o tutor y el resto, 14.019, fueron recibidos por el INM en calidad de 'no acompañados'".    De todos los menores de 18 años, 14.530 eran mujeres (86 %) y 2.323, de sexo masculino (14 %).    "En todos estos casos los Oficiales de Protección a la Infancia (OPI's) brindaron asistencia inmediata en salud, alimento, vestido y alojamiento de los menores, privilegiando en todo momento el principio del interés superior del niño", agregó el INM.    El organismo destacó que "la cifra de menores repatriados refleja una tendencia a la baja en los últimos años", ya que en 2008 fue de 34.083 casos y en 2012, de 17.129.    Las autoridades mexicanas colaboraron en brindar "información, asistencia legal, alojamiento, alimentación, auxilio médico y apoyo de transporte a los mexicanos repatriados", indicó la nota oficial.    Cada año, México es país de tránsito para decenas de miles de indocumentados procedentes principalmente de Centro y Sudamérica, a quienes se suman miles de mexicanos, que intentan llegar a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida.    Los cruces de los inmigrantes no mexicanos se realizan en la mayoría de los casos por tierra y en condiciones de alto riesgo, una situación que activistas como el padre Alejandro Solalinde han considerado un auténtico "holocausto".

Más noticias

0 Comentarios