Protéjase de la culebrilla o herpes zóster: vacúnese

Voluntarios reparten comida a ancianos Voluntarios reparten comida a ancianos

Voluntarios reparten comida a ancianos

Fuente: CDC en español

La culebrilla, también conocida como herpes zóster, es una enfermedad que provoca un doloroso sarpullido en la piel. Otra posible consecuencia de la culebrilla es un intenso dolor que se puede prolongar por meses y hasta por años, una afección conocida como neuralgia postherpética. La culebrilla puede causar también otras complicaciones graves, como problemas en la vista (cuando afecta el ojo) y en casos muy inusuales neumonía, problemas auditivos, ceguera e inflamación cerebral (encefalitis). En casos muy poco frecuentes, la culebrilla también puede causar la muerte.

La culebrilla es causada por el virus de varicela zóster (VZV, por sus siglas en inglés), el mismo que produce la varicela. Después de que una persona se recupera de la varicela, el virus se mantiene latente en el cuerpo. Por razones que no se conocen del todo, este virus se puede reactivar años después y causar culebrilla.

Se calcula que una de cada tres personas en Estados Unidos contraerá culebrilla en algún momento de su vida. El año pasado, cerca de un millón de estadounidenses presentaron esta afección. La enfermedad representa un riesgo más elevado para las personas de edad avanzada; cerca de la mitad de todos los casos de culebrilla ocurren entre hombres y mujeres mayores de 60 años.

¿Es contagiosa la culebrilla?

La culebrilla no se puede transmitir de persona a persona. Sin embargo, una persona que tiene la afección en su etapa activa puede transmitir el el VZV a una persona que nunca ha tenido varicela, pero solo a través del contacto directo con el sarpullido producido por la culebrilla. Si una persona que nunca ha tenido varicela es infectada por el VZV, contraerá la varicela, no la culebrilla.

¿Cómo se puede reducir el riesgo de contraer culebrilla?

La vacunación es la única manera de reducir el riesgo de contraer culebrilla y los dolores duraderos que puede conllevar. Los adultos de 60 años o más pueden recibir una dosis única de la vacuna contra la culebrilla, llamada Zostavax®.

Algunas personas de este grupo de edad deberán esperar para vacunarse, o no recibir la vacuna, si tienen ciertas afecciones médicas, especialmente un sistema inmunitario débil.

Más información (en inglés) con la lista de dichas afecciones en Shingles (Herpes Zoster) Vaccine.

Fuente: CDC en español

La culebrilla, también conocida como herpes zóster, es una enfermedad que provoca un doloroso sarpullido en la piel. Otra posible consecuencia de la culebrilla es un intenso dolor que se puede prolongar por meses y hasta por años, una afección conocida como neuralgia postherpética. La culebrilla puede causar también otras complicaciones graves, como problemas en la vista (cuando afecta el ojo) y en casos muy inusuales neumonía, problemas auditivos, ceguera e inflamación cerebral (encefalitis). En casos muy poco frecuentes, la culebrilla también puede causar la muerte.

La culebrilla es causada por el virus de varicela zóster (VZV, por sus siglas en inglés), el mismo que produce la varicela. Después de que una persona se recupera de la varicela, el virus se mantiene latente en el cuerpo. Por razones que no se conocen del todo, este virus se puede reactivar años después y causar culebrilla.

Se calcula que una de cada tres personas en Estados Unidos contraerá culebrilla en algún momento de su vida. El año pasado, cerca de un millón de estadounidenses presentaron esta afección. La enfermedad representa un riesgo más elevado para las personas de edad avanzada; cerca de la mitad de todos los casos de culebrilla ocurren entre hombres y mujeres mayores de 60 años.

¿Es contagiosa la culebrilla?

La culebrilla no se puede transmitir de persona a persona. Sin embargo, una persona que tiene la afección en su etapa activa puede transmitir el el VZV a una persona que nunca ha tenido varicela, pero solo a través del contacto directo con el sarpullido producido por la culebrilla. Si una persona que nunca ha tenido varicela es infectada por el VZV, contraerá la varicela, no la culebrilla.

¿Cómo se puede reducir el riesgo de contraer culebrilla?

La vacunación es la única manera de reducir el riesgo de contraer culebrilla y los dolores duraderos que puede conllevar. Los adultos de 60 años o más pueden recibir una dosis única de la vacuna contra la culebrilla, llamada Zostavax®.

Algunas personas de este grupo de edad deberán esperar para vacunarse, o no recibir la vacuna, si tienen ciertas afecciones médicas, especialmente un sistema inmunitario débil.

Más información (en inglés) con la lista de dichas afecciones en Shingles (Herpes Zoster) Vaccine.

Más noticias

0 Comentarios