Puertorriqueño obtuvo el título al Trabajador Sobresaliente de Mayor Edad de América

Puertorriqueño obtuvo el título al Trabajador Sobresaliente de Mayor Edad de América Galería
Puertorriqueño obtuvo el título al Trabajador Sobresaliente de Mayor Edad de América Galería

Puertorriqueño obtuvo el título al Trabajador Sobresaliente de Mayor Edad de América

Experience Works, el proveedor nacional más grande en servicios de adiestramiento y empleo a personas mayores, anunció que Emilio Navarro, de Ponce (Puerto Rico) es el "Trabajador Sobresaliente Masculino de Mayor Edad de América" para este año 2010. Navarro, quien tiene 104 años de edad, fue reconocido durante una conferencia de prensa en el Museo del Deporte de Puerto Rico en Guaynabo, Puerto Rico.

El Sr. Navarro hizo historia como el primer puertorriqueño en jugar en la “Negro Baseball League”. Dos veces en el salón de la fama – fue iniciado en el “Puerto Rican Baseball Hall of  Fame” y el “Puerto Rican Sports Hall of Fame” – todavía hace historia como el último miembro sobreviviente de la “Negro American League” y es considerado el jugador de béisbol, softball y entrenador de mayor edad en el mundo.

El versátil campo adentro de 5 pies y 5 pulgadas de estatura es conocido por el apodo de Millito, que llego a jugar para las Estrellas Cubanas en los Estados Unidos “Eastern Colored League” antes de regresar a Puerto Rico a completar 20 años de carrera en el béisbol.

El Sr. Navarro, quien todavía trabaja 30 horas a la semana en el negocio familiar fundado por él, aprendió el valor del trabajo duro a una temprana edad.  A los cinco años, comenzó vendiendo periódicos, maní y hielo para ayudar en el sustento de su familia luego que falleciera su padre. También brillaba zapatos y durante su hora de almuerzo en la escuela, ayudaba con la entrega de comidas calientes que preparaba su madre.

El Sr. Navarro comenzó su carrera de béisbol a la edad de 17 años, cuando firmo con los Leones de Ponce en Puerto Rico y más tarde jugando con las Estrellas de Cuba, un equipo que consistía  mayormente de jugadores afro-americano o afro-Latinos. También llego a jugar en las ligas venezolana, Dominicana y la Puertorriqueña, devengando un salario semanal de $25. Luego de sus días como jugador, el Sr. Navarro trabajó como instructor atlético y entrenador para escuelas en Ponce y Caguas.

Luego de retirarse como jugador, el Sr. Navarro abrió un negocio de artículos deportivos, llegando a ser el director del Parque de Béisbol Francisco Montaner.  También fundo un negocio dedicado a la distribución de maquinas de juegos. Ahora sus hijos manejan la operación, Schuffley Alley, pero el Sr. Navarro continua trabajando como ellos.

Experience Works, el proveedor nacional más grande en servicios de adiestramiento y empleo a personas mayores, anunció que Emilio Navarro, de Ponce (Puerto Rico) es el "Trabajador Sobresaliente Masculino de Mayor Edad de América" para este año 2010. Navarro, quien tiene 104 años de edad, fue reconocido durante una conferencia de prensa en el Museo del Deporte de Puerto Rico en Guaynabo, Puerto Rico.

El Sr. Navarro hizo historia como el primer puertorriqueño en jugar en la “Negro Baseball League”. Dos veces en el salón de la fama – fue iniciado en el “Puerto Rican Baseball Hall of  Fame” y el “Puerto Rican Sports Hall of Fame” – todavía hace historia como el último miembro sobreviviente de la “Negro American League” y es considerado el jugador de béisbol, softball y entrenador de mayor edad en el mundo.

El versátil campo adentro de 5 pies y 5 pulgadas de estatura es conocido por el apodo de Millito, que llego a jugar para las Estrellas Cubanas en los Estados Unidos “Eastern Colored League” antes de regresar a Puerto Rico a completar 20 años de carrera en el béisbol.

El Sr. Navarro, quien todavía trabaja 30 horas a la semana en el negocio familiar fundado por él, aprendió el valor del trabajo duro a una temprana edad.  A los cinco años, comenzó vendiendo periódicos, maní y hielo para ayudar en el sustento de su familia luego que falleciera su padre. También brillaba zapatos y durante su hora de almuerzo en la escuela, ayudaba con la entrega de comidas calientes que preparaba su madre.

El Sr. Navarro comenzó su carrera de béisbol a la edad de 17 años, cuando firmo con los Leones de Ponce en Puerto Rico y más tarde jugando con las Estrellas de Cuba, un equipo que consistía  mayormente de jugadores afro-americano o afro-Latinos. También llego a jugar en las ligas venezolana, Dominicana y la Puertorriqueña, devengando un salario semanal de $25. Luego de sus días como jugador, el Sr. Navarro trabajó como instructor atlético y entrenador para escuelas en Ponce y Caguas.

Luego de retirarse como jugador, el Sr. Navarro abrió un negocio de artículos deportivos, llegando a ser el director del Parque de Béisbol Francisco Montaner.  También fundo un negocio dedicado a la distribución de maquinas de juegos. Ahora sus hijos manejan la operación, Schuffley Alley, pero el Sr. Navarro continua trabajando como ellos.

Más noticias

0 Comentarios