The Other Guys: una comedia delirante en la que no falta la acción

The Other Guys: una comedia delirante en la que no falta la acción The Other Guys: una comedia delirante en la que no falta la acción

The Other Guys: una comedia delirante en la que no falta la acción

Cuando una persona se sienta a ver "The Other Guys", sin haber leído absolutamente nada sobre de lo que trata la película, piensa que es una de las clásicas películas de acción que suelen estrenarse en el verano.

Ya que en los primeros 5 minutos, se observa como dos brillantes policías, interpretados por Samuel L. Jackson y Dwight Johnson, intentan detener a un grupo de delincuentes en una violenta persecución por las calles de Nueva York. Sin embargo, algunos pequeños detalles hacen sospechar que no hay que tomarse a estos policías demasiado en serio.

Es que la nueva película de Adam McKay ("Anchorman", "Talladega Nights" y "Step Brothers") se distingue precisamente por ser una precisa combinación entre comedia y acción de alto vuelo.

Claro que las elaboradas escenas al estilo de lo que suele hacer Jerry Bruckheimer es apenas un condimento, ya que el principal objetivo de "The Other Guys" es hacer reír a la audiencia.

En "The Other Guys", Jackson y Johnson interpretan a P.K. Highsmith y Christopher Danson, 2 legendarios policías que cuentan con el respaldo absoluto del jefe del destacamento policial (Michael Keaton), quien refuerza sus ingresos trabajando como vendedor en una tienda de lencería.

En la película, Will Ferrell es Allen Gamble, un policía burócrata que no tiene ningún interés en salir a la calle a cuidar el orden, una actitud que difiere mucho de la de su compañero de escritorio, Terry Holtz (Mark Whalberg), quien ha sido degradado al trabajo de oficina tras haberle disparado por error a uno de los mejores jugadores de béisbol del equipo local.

Cuando algo ocurre por lo que Highsmith y Danson quedan sorpresivamente fuera de escena, será Holtz el que meterá a empujones a Gamble en la investigación de un importante caso policial que los llevará a compartir un buen número de situaciones complicadas.

Otro detalle que distingue a "The Other Guys" es que McKay ha convocado a un buen número de actores que aunque ya han trabajado en comedias, pocas veces han tenido la oportunidad de participar de filmes que proponen todo el tiempo situaciones tan descabelladas como hilarantes. El caso más claro es el de Whalberg, quien fue nominado al Oscar por su participación en "The Departed" de Martin Scorsese, y que aquí no tiene nada que envidiarle a Ferrrell a la hora de obtener las risas del público. Lo mismo vale para Jackson, en tanto que Johnson y Keaton ya han mostrado anteriormente su talento a la hora de hacer reír a los espectadores.

El reparto ideal se completa con la presencia de nuestra bella Eva Mendes, quien vuelve a demostrar sus dotes para la comedia como la despampanante esposa de Gamble.

En una de las escenas más memorables de la película, Gamble invita a Holtz a cenar a su casa. Y cuando Sheila (Mendes) le abre la puerta, no puede entender cómo es que una mujer tan atractiva como ella esté tan enamorada de un perdedor nato como su compañero de tareas.

Sheila es, además, una verdadera fantasía masculina. Trabaja de sol a sol como médica pero siempre tiene tiempo para llegar a su casa y prepararle a su marido la comida que más le gusta, recibiéndolo cada noche impecablemente vestida con la ropa más provocativa.

Mendes no es la única latina en el vasto elenco, ya que uno de los desagradables compañeros de Gamble en el departamento de policía es interpretado por el actor de origen cubano Bobby Canevale, a quien hemos visto en "Paul Blart: Mall Cop", en tanto que Rosie Pérez aparece brevemente acompañada de Brooke Shields.

Cuando una persona se sienta a ver "The Other Guys", sin haber leído absolutamente nada sobre de lo que trata la película, piensa que es una de las clásicas películas de acción que suelen estrenarse en el verano.

Ya que en los primeros 5 minutos, se observa como dos brillantes policías, interpretados por Samuel L. Jackson y Dwight Johnson, intentan detener a un grupo de delincuentes en una violenta persecución por las calles de Nueva York. Sin embargo, algunos pequeños detalles hacen sospechar que no hay que tomarse a estos policías demasiado en serio.

Es que la nueva película de Adam McKay ("Anchorman", "Talladega Nights" y "Step Brothers") se distingue precisamente por ser una precisa combinación entre comedia y acción de alto vuelo.

Claro que las elaboradas escenas al estilo de lo que suele hacer Jerry Bruckheimer es apenas un condimento, ya que el principal objetivo de "The Other Guys" es hacer reír a la audiencia.

En "The Other Guys", Jackson y Johnson interpretan a P.K. Highsmith y Christopher Danson, 2 legendarios policías que cuentan con el respaldo absoluto del jefe del destacamento policial (Michael Keaton), quien refuerza sus ingresos trabajando como vendedor en una tienda de lencería.

En la película, Will Ferrell es Allen Gamble, un policía burócrata que no tiene ningún interés en salir a la calle a cuidar el orden, una actitud que difiere mucho de la de su compañero de escritorio, Terry Holtz (Mark Whalberg), quien ha sido degradado al trabajo de oficina tras haberle disparado por error a uno de los mejores jugadores de béisbol del equipo local.

Cuando algo ocurre por lo que Highsmith y Danson quedan sorpresivamente fuera de escena, será Holtz el que meterá a empujones a Gamble en la investigación de un importante caso policial que los llevará a compartir un buen número de situaciones complicadas.

Otro detalle que distingue a "The Other Guys" es que McKay ha convocado a un buen número de actores que aunque ya han trabajado en comedias, pocas veces han tenido la oportunidad de participar de filmes que proponen todo el tiempo situaciones tan descabelladas como hilarantes. El caso más claro es el de Whalberg, quien fue nominado al Oscar por su participación en "The Departed" de Martin Scorsese, y que aquí no tiene nada que envidiarle a Ferrrell a la hora de obtener las risas del público. Lo mismo vale para Jackson, en tanto que Johnson y Keaton ya han mostrado anteriormente su talento a la hora de hacer reír a los espectadores.

El reparto ideal se completa con la presencia de nuestra bella Eva Mendes, quien vuelve a demostrar sus dotes para la comedia como la despampanante esposa de Gamble.

En una de las escenas más memorables de la película, Gamble invita a Holtz a cenar a su casa. Y cuando Sheila (Mendes) le abre la puerta, no puede entender cómo es que una mujer tan atractiva como ella esté tan enamorada de un perdedor nato como su compañero de tareas.

Sheila es, además, una verdadera fantasía masculina. Trabaja de sol a sol como médica pero siempre tiene tiempo para llegar a su casa y prepararle a su marido la comida que más le gusta, recibiéndolo cada noche impecablemente vestida con la ropa más provocativa.

Mendes no es la única latina en el vasto elenco, ya que uno de los desagradables compañeros de Gamble en el departamento de policía es interpretado por el actor de origen cubano Bobby Canevale, a quien hemos visto en "Paul Blart: Mall Cop", en tanto que Rosie Pérez aparece brevemente acompañada de Brooke Shields.

Más noticias

0 Comentarios