¡Qué no se abrace a la Reina!

¡Qué no se abrace a la Reina! ¡Qué no se abrace a la Reina!

¡Qué no se abrace a la Reina!

Si la Reina te coge por la cintura, ¿qué hay que hacer? Michelle Obama no lo dudó y ella también le pasó por encima la mano, y eso que el protocolo es estricto y claro: no se puede tocar a la Reina.

Al ser más alta -diferencia de estatura sobre la que Isabel II ya había bromeado- Michelle situó durante unos instantes su brazo en la espalda y hombro de la Reina. La foto es portada hoy en “The Times”, bajo el título: “La Reina y la primera dama sellan una relación especial”, en referencia a la “relación especial” siempre atribuida, con sus más y sus menos, a la que existe entre el Reino Unido y EE.UU.

Y tú que opinas...

¿Será que ya es hora que cambie el protocolo?

Si la Reina te coge por la cintura, ¿qué hay que hacer? Michelle Obama no lo dudó y ella también le pasó por encima la mano, y eso que el protocolo es estricto y claro: no se puede tocar a la Reina.

Al ser más alta -diferencia de estatura sobre la que Isabel II ya había bromeado- Michelle situó durante unos instantes su brazo en la espalda y hombro de la Reina. La foto es portada hoy en “The Times”, bajo el título: “La Reina y la primera dama sellan una relación especial”, en referencia a la “relación especial” siempre atribuida, con sus más y sus menos, a la que existe entre el Reino Unido y EE.UU.

Y tú que opinas...

¿Será que ya es hora que cambie el protocolo?

Más noticias

0 Comentarios