Ai Weiwei inicia recogida de Legos en Pekín tras ser "censurado" por la firma

El artista chino Ai Wei Wei posa para los medios durante la presentación de una escultura. EFE/Archivo El artista chino Ai Wei Wei posa para los medios durante la presentación de una escultura. EFE/Archivo

El artista chino Ai Wei Wei posa para los medios durante la presentación de una escultura. EFE/Archivo

El artista chino Ai Weiwei ha iniciado su campaña de recogida de piezas de Lego en Pekín después de que miles de seguidores se ofrecieran a donarle estos juguetes al enterarse de que la compañía había rechazado vender sus piezas al disidente.

El artista chino Ai Weiwei ha iniciado su campaña de recogida de piezas de Lego en Pekín después de que miles de seguidores se ofrecieran a donarle estos juguetes al enterarse de que la compañía había rechazado vender sus piezas al disidente.Ai ha colocado, en lo que parece ser la puerta de su estudio en la capital china el llamado "primer contenedor de Legos", un automóvil BMW rojo en el que pretende que sus seguidores dejen sus donaciones, según publicó en su cuenta oficial de Instagram.En esa red social, el artista publica instrucciones sobre los puntos de recogida de Legos que instalará en "diferentes ciudades", que aún, no obstante, no determina.Ai precisa que le gustaría alquilar, tomar prestado o comprar un automóvil modelo BMW 5S para usarlo como "contenedor de Lego". El vehículo, detalla, debe tener ventanas de cristal y un techo corredizo que pueda dejar abierto unos 5 centímetros para que la "gente" pueda meter sus Legos.El creador chino pretende dejar aparcado el mencionado vehículo "en puntos que puedan ser de fácil acceso para el público", "preferiblemente una ubicación relacionada con el arte o la cultura", durante un periodo de un mes o más.De momento, Ai sólo ha publicado la fotografía del vehículo en la capital china bajo el título de "El primer contenedor de Lego".La campaña responde a la negativa de Lego a vender al artista un gran pedido que había solicitado para una gran exposición sobre la libertad de expresión que tenía previsto inaugurar en Australia en diciembre en base a la "naturaleza política" del trabajo.En un correo enviado a la galería australiana, el grupo Lego señalaba que sus juguetes no podían ser utilizados en ningún proyecto que contenga declaraciones políticas, religiosas, racistas, obscenas o difamatorias.En Berlín, donde Ai se encuentra actualmente, el creador chino expresó el domingo su sorpresa por la negativa de la empresa a suministrarle piezas para su proyecto en Australia, pero se mostró convencido de que la obra se podrá realizar gracias a donaciones particulares de esos famosos ladrillos."Me quedé bastante sorprendido porque se trataba de un pedido muy respetable", declaró Ai en la capital alemana, donde ofreció una rueda de prensa antes de comenzar a ejercer como profesor invitado de la Universidad de las Artes por un periodo de tres años.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios