Artefactos móviles "al acecho" crean un nuevo espacio artístico en Miami

Fotografía de varias personas observando una rústica imprenta ambulante en la exhibición "Esto no es un museo. Artefactos móviles al acecho" llevada a cabo en el Centro Cultural de España en México (CCEMx) el pasado año y que comienza este jueves en el Ce Galería
Fotografía de la instalación de George Sánchez Calderón, que utiliza lonas a modo de carpas de circo para ironizar sobre las ferias de arte, y que forma parte de la exhibición "Esto no es un museo. Artefactos móviles al acecho" llevada a cabo en el Centro Galería

Fotografía de varias personas observando una rústica imprenta ambulante en la exhibición "Esto no es un museo. Artefactos móviles al acecho" llevada a cabo en el Centro Cultural de España en México (CCEMx) el pasado año y que comienza este jueves en el Ce

El arte callejero abre a partir de hoy en Miami las costuras del arte y su espacio tradicional, los museos, para exhibir más de 70 paneles y varios audiovisuales sobre "artefactos" móviles como un burro que tira de un carro cargado de libros o una rústica imprenta ambulante.La exhibición "Esto no es un museo. Artefactos móviles al acecho" reformula en el Centro Cultural Español (CCE) con ironía y espíritu lúdico los límites de la expresión artística y la idea tradicional del museo como espacio de exposición.No es propiamente una exposición de "aparatos", sino más bien un despliegue de 88 fichas o paneles con texto, material gráfico y vídeos que dan cuenta de un proyecto promovido por artistas y colectivos "que funciona en el espacio público como alternativa al museo convencional", dijo a Efe Martí Perán, comisario de la exposición.Este proyecto permitirá contemplar por primera vez en Miami una suerte de catálogo y archivo gráfico y audiovisual de casi un centenar de iniciativas de distintas partes del mundo, incluidos casos locales.Entre los cinco artistas nativos de Miami que se suman a este archivo en proceso figura George Sánchez Calderón, que utiliza lonas a modo de carpas de circo para ironizar sobre las ferias de arte, explicó Perán, profesor de Arte de la Universidad de Barcelona.En ese sentido, Perán explicó que, allí donde se exhibe la muestra, se lleva a cabo una "pesquisa local para añadir nuevas iniciativas" y procesos de trabajo similares a los desarrollados por este proyecto.Esta muestra itinerante ya se ha exhibido con gran éxito en países como México, Chile o Eslovenia, aunque el formato de la exposición varía sustancialmente en función de los casos locales, puntualizó el experto.En México, por ejemplo, se instaló en la sala de exposiciones carromatos de calle, al igual que en Chile; artefactos que comparten siempre con un elemento común: "la voluntad de crear dispositivos que funcionen de un modo autogestionado para llevar el arte a la calle", destacó."El factor fundamental es que todos son artefactos que circulan por el espacio público para difundir, promover o producir arte. No son obras ambulantes, sino artefactos con vocación museística", prosiguió Perán.Sirve al mismo tiempo esta exposición en Miami, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 7 de marzo, como ejercicio de documentación y reflexión sobre la construcción de artefactos móviles como alternativa al museo.Dentro de la gran variedad de propuestas, resaltó el comisario de la exposición las que recogen las fichas 11 y 12 sobre la obra de un colectivo berlinés: un "gran hinchable que se instala en espacios públicos" y puede acoger desde reuniones vecinales, encuentros o pases de películas de verano, hasta comidas o exposiciones.Otras propuestas muy llamativas son el carro tirado por un burro "que recupera libros de vertederos y va armando una biblioteca móvil" o el carromato con herramientas que se convierte en una especie de taller callejero de reciclaje.La cultura del libro tiene también su lugar con los paneles que muestran una imprenta móvil, con ruedas, abierta al público para que los más creativos y atrevidos construyan sus propios afiches y los coloquen en puntos determinados de la ciudad."Son obras de arte que se mueven por la ciudad en busca del contacto con la realidad urbana, con sus habitantes, con lo cotidiano", subrayó.Concebido como un proceso de trabajo siempre en marcha, el proyecto de dispositivos móviles conjuga investigación, formación y reflexión con la larga tradición de subvertir la lógica de los museos, iniciada con Marcel Duchamp en el siglo pasado con su obra Boite-en-valise.La muestra, organizada por el AcVic. Centre d'Arts Contemporanies, Cant Xalant y Acción Cultural Española (AC/E), tiene como objetivo "estimular un diálogo y movimiento de ideas", además de generar conferencias, talleres educativos, entre otras actividades.

El arte callejero abre a partir de hoy en Miami las costuras del arte y su espacio tradicional, los museos, para exhibir más de 70 paneles y varios audiovisuales sobre "artefactos" móviles como un burro que tira de un carro cargado de libros o una rústica imprenta ambulante.La exhibición "Esto no es un museo. Artefactos móviles al acecho" reformula en el Centro Cultural Español (CCE) con ironía y espíritu lúdico los límites de la expresión artística y la idea tradicional del museo como espacio de exposición.No es propiamente una exposición de "aparatos", sino más bien un despliegue de 88 fichas o paneles con texto, material gráfico y vídeos que dan cuenta de un proyecto promovido por artistas y colectivos "que funciona en el espacio público como alternativa al museo convencional", dijo a Efe Martí Perán, comisario de la exposición.Este proyecto permitirá contemplar por primera vez en Miami una suerte de catálogo y archivo gráfico y audiovisual de casi un centenar de iniciativas de distintas partes del mundo, incluidos casos locales.Entre los cinco artistas nativos de Miami que se suman a este archivo en proceso figura George Sánchez Calderón, que utiliza lonas a modo de carpas de circo para ironizar sobre las ferias de arte, explicó Perán, profesor de Arte de la Universidad de Barcelona.En ese sentido, Perán explicó que, allí donde se exhibe la muestra, se lleva a cabo una "pesquisa local para añadir nuevas iniciativas" y procesos de trabajo similares a los desarrollados por este proyecto.Esta muestra itinerante ya se ha exhibido con gran éxito en países como México, Chile o Eslovenia, aunque el formato de la exposición varía sustancialmente en función de los casos locales, puntualizó el experto.En México, por ejemplo, se instaló en la sala de exposiciones carromatos de calle, al igual que en Chile; artefactos que comparten siempre con un elemento común: "la voluntad de crear dispositivos que funcionen de un modo autogestionado para llevar el arte a la calle", destacó."El factor fundamental es que todos son artefactos que circulan por el espacio público para difundir, promover o producir arte. No son obras ambulantes, sino artefactos con vocación museística", prosiguió Perán.Sirve al mismo tiempo esta exposición en Miami, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 7 de marzo, como ejercicio de documentación y reflexión sobre la construcción de artefactos móviles como alternativa al museo.Dentro de la gran variedad de propuestas, resaltó el comisario de la exposición las que recogen las fichas 11 y 12 sobre la obra de un colectivo berlinés: un "gran hinchable que se instala en espacios públicos" y puede acoger desde reuniones vecinales, encuentros o pases de películas de verano, hasta comidas o exposiciones.Otras propuestas muy llamativas son el carro tirado por un burro "que recupera libros de vertederos y va armando una biblioteca móvil" o el carromato con herramientas que se convierte en una especie de taller callejero de reciclaje.La cultura del libro tiene también su lugar con los paneles que muestran una imprenta móvil, con ruedas, abierta al público para que los más creativos y atrevidos construyan sus propios afiches y los coloquen en puntos determinados de la ciudad."Son obras de arte que se mueven por la ciudad en busca del contacto con la realidad urbana, con sus habitantes, con lo cotidiano", subrayó.Concebido como un proceso de trabajo siempre en marcha, el proyecto de dispositivos móviles conjuga investigación, formación y reflexión con la larga tradición de subvertir la lógica de los museos, iniciada con Marcel Duchamp en el siglo pasado con su obra Boite-en-valise.La muestra, organizada por el AcVic. Centre d'Arts Contemporanies, Cant Xalant y Acción Cultural Española (AC/E), tiene como objetivo "estimular un diálogo y movimiento de ideas", además de generar conferencias, talleres educativos, entre otras actividades.

Más noticias

0 Comentarios