Artistas y sindicalistas piden poner fin a la austeridad en Portugal

El jefe del Estado luso, Aníbal Cavaco Silva, se opuso hoy a la exigencia de más recortes en aquellos países rescatados con el único fin de reducir el déficit público al nivel comprometido, situación en la que se encuentra Portugal.En un mensaje publicado en su perfil en una red social, Cavaco Silva se hizo eco de unas declaraciones del economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, en las que defendía una postura cercana a la exhibida por el presidente luso desde hace meses."En las actuales circunstancias, no es correcto exigir a un país sujeto a un proceso de ajuste presupuestario que cumpla a todo coste con su objetivo de déficit público, fijado en términos nominales", recalcó el político conservador, de formación economista.En su opinión, "si el crecimiento de la economía es menor de lo esperado, el déficit nominal será mayor que la meta inicialmente acordada, ya que los ingresos fiscales son inferiores a lo previsto y los gastos en apoyo a los parados son superiores".Por este motivo, recordó las palabras de Blanchard, que abogó por "no imponer medidas presupuestarias adicionales", ya que la situación del país afectado "se volvería todavía peor"."Este consejo, viniendo de quien viene, esperemos que llegue a los oídos de los políticos europeos de los llamados países acreedores y de otras organizaciones internacionales", señaló Cavaco Silva.Precisamente Portugal vive una situación similar, con un Gobierno que aplicó a rajatabla los ajustes y reformas propuestos por la Unión Europea (UE) y el FMI a cambio de su rescate y que pese a ello, tiene dificultades para cumplir con sus objetivos de déficit.Las instituciones internacionales aceptaron en septiembre flexibilizar las metas acordadas inicialmente para este año (del 4,5 al 5 % del PIB) y 2013 (del 3 al 4,5 %).Sin embargo, la suavización de los objetivos de reducción del déficit no evitan que Portugal deba adoptar medidas de austeridad adicionales para alcanzar estas cifras.En este sentido, el Ejecutivo conservador portugués presentará este lunes su propuesta de Presupuestos Generales para 2013, en la que se incluye un significativo incremento de los impuestos que ya ha sido contestado por oposición y sindicatos.Medios lusos han especulado en las últimas semanas con las diferencias que existen entre Cavaco Silva y el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, pese a pertenecer al mismo partido, y voces cercanas al jefe del Estado incluso han criticado públicamente su gestión.

El jefe del Estado luso, Aníbal Cavaco Silva, se opuso hoy a la exigencia de más recortes en aquellos países rescatados con el único fin de reducir el déficit público al nivel comprometido, situación en la que se encuentra Portugal.En un mensaje publicado en su perfil en una red social, Cavaco Silva se hizo eco de unas declaraciones del economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, en las que defendía una postura cercana a la exhibida por el presidente luso desde hace meses."En las actuales circunstancias, no es correcto exigir a un país sujeto a un proceso de ajuste presupuestario que cumpla a todo coste con su objetivo de déficit público, fijado en términos nominales", recalcó el político conservador, de formación economista.En su opinión, "si el crecimiento de la economía es menor de lo esperado, el déficit nominal será mayor que la meta inicialmente acordada, ya que los ingresos fiscales son inferiores a lo previsto y los gastos en apoyo a los parados son superiores".Por este motivo, recordó las palabras de Blanchard, que abogó por "no imponer medidas presupuestarias adicionales", ya que la situación del país afectado "se volvería todavía peor"."Este consejo, viniendo de quien viene, esperemos que llegue a los oídos de los políticos europeos de los llamados países acreedores y de otras organizaciones internacionales", señaló Cavaco Silva.Precisamente Portugal vive una situación similar, con un Gobierno que aplicó a rajatabla los ajustes y reformas propuestos por la Unión Europea (UE) y el FMI a cambio de su rescate y que pese a ello, tiene dificultades para cumplir con sus objetivos de déficit.Las instituciones internacionales aceptaron en septiembre flexibilizar las metas acordadas inicialmente para este año (del 4,5 al 5 % del PIB) y 2013 (del 3 al 4,5 %).Sin embargo, la suavización de los objetivos de reducción del déficit no evitan que Portugal deba adoptar medidas de austeridad adicionales para alcanzar estas cifras.En este sentido, el Ejecutivo conservador portugués presentará este lunes su propuesta de Presupuestos Generales para 2013, en la que se incluye un significativo incremento de los impuestos que ya ha sido contestado por oposición y sindicatos.Medios lusos han especulado en las últimas semanas con las diferencias que existen entre Cavaco Silva y el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, pese a pertenecer al mismo partido, y voces cercanas al jefe del Estado incluso han criticado públicamente su gestión.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios