Estrella Morente sostiene que un proceso judicial ha destrozado la vida de la familia

La muerte de Enrique Morente (Granada, 1942-Madrid, 2010) quebró el desarrollo de una obra única y destrozó, según su hija, la también cantaora Estrella Morente, la vida de su familia, inmersa en un proceso judicial que aún no tiene fecha de resolución.Morente falleció hace 21 meses, el 13 de diciembre en la clínica de La Luz de Madrid, tras ser operado en dos ocasiones: la primera de un tumor en el esófago y la segunda cuando empeoró a causa de una hemorragia interna.La familia considera que la muerte se debió a una "grave negligencia médica" y que murió "desangrado" y sospecha que el doctor que le había operado en la primera ocasión, el jefe del Servicio de Cirugía General, Aparato Digestivo y Trasplante de Órganos Abdominales del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Enrique Moreno, no estaba en el quirófano en la segunda intervención."Vivimos un momento muy delicado y es delicado expresarse. Vivimos emocionados y pendientes de un proceso judicial que ha destrozado nuestra vida", asegura la artista al respecto en una entrevista con Efe a propósito de la publicación hoy de su tercer disco, "Autorretrato". Prefiere no entrar en los datos puntuales del proceso porque, argumenta, "eso" lo llevan su madre, Aurora Carbonell, y su marido, el torero Javier Conde, pero no se ahorra comentarios sobre la situación que padecen desde que murió su padre."No podremos ser felices hasta que la Justicia forme parte de la medicina de nuestra casa" y remedie "algo tan tremendo, doloroso y grave", sentencia.Recuerda que su padre estuvo cantando solo horas antes de ingresar en el hospital en el Museo Reina Sofía para la grabación del documental "El barbero de Picasso" desde las ocho de la tarde a las cuatro de la madrugada, un brío que no parece propio "de una persona que va a morir inmediatamente"."Estamos convencidos de que algo pasó", insiste Estrella Morente, que quiere que la verdad sea "la herencia" para las generaciones venideras de su familia. La cantaora afirma que el legado de su padre "no se perderá nunca" y que ella y su familia siempre se apoyarán en su legado de amor absoluto y total al flamenco para defender su música.Morente, revela su hija, dejó "muchísimos libros, apuntes, documentos y música, en definitiva sueños que se quedaron truncados por la tragedia", que son susceptibles en un futuro de convertirse en "obras póstumas"."Autorretrato" es un disco concebido y producido por Enrique Morente, que canta en alguno de los temas, y en el que colaboran Michael Nyman, Path Metheny, Paco de Lucía, Tomatito, Isidro Muñoz o Ketama, entre otros colegas "de lujo".Es un disco, subraya Morente, que nada tiene que ver "con la tragedia: es el esfuerzo de un caminar musical por una obra producida por Enrique Morente, cantada con muchas ganas e ilusión tremenda por la vida y no se merece relacionarlo con una pena".Por Concha Barrigós

La muerte de Enrique Morente (Granada, 1942-Madrid, 2010) quebró el desarrollo de una obra única y destrozó, según su hija, la también cantaora Estrella Morente, la vida de su familia, inmersa en un proceso judicial que aún no tiene fecha de resolución.Morente falleció hace 21 meses, el 13 de diciembre en la clínica de La Luz de Madrid, tras ser operado en dos ocasiones: la primera de un tumor en el esófago y la segunda cuando empeoró a causa de una hemorragia interna.La familia considera que la muerte se debió a una "grave negligencia médica" y que murió "desangrado" y sospecha que el doctor que le había operado en la primera ocasión, el jefe del Servicio de Cirugía General, Aparato Digestivo y Trasplante de Órganos Abdominales del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Enrique Moreno, no estaba en el quirófano en la segunda intervención."Vivimos un momento muy delicado y es delicado expresarse. Vivimos emocionados y pendientes de un proceso judicial que ha destrozado nuestra vida", asegura la artista al respecto en una entrevista con Efe a propósito de la publicación hoy de su tercer disco, "Autorretrato". Prefiere no entrar en los datos puntuales del proceso porque, argumenta, "eso" lo llevan su madre, Aurora Carbonell, y su marido, el torero Javier Conde, pero no se ahorra comentarios sobre la situación que padecen desde que murió su padre."No podremos ser felices hasta que la Justicia forme parte de la medicina de nuestra casa" y remedie "algo tan tremendo, doloroso y grave", sentencia.Recuerda que su padre estuvo cantando solo horas antes de ingresar en el hospital en el Museo Reina Sofía para la grabación del documental "El barbero de Picasso" desde las ocho de la tarde a las cuatro de la madrugada, un brío que no parece propio "de una persona que va a morir inmediatamente"."Estamos convencidos de que algo pasó", insiste Estrella Morente, que quiere que la verdad sea "la herencia" para las generaciones venideras de su familia. La cantaora afirma que el legado de su padre "no se perderá nunca" y que ella y su familia siempre se apoyarán en su legado de amor absoluto y total al flamenco para defender su música.Morente, revela su hija, dejó "muchísimos libros, apuntes, documentos y música, en definitiva sueños que se quedaron truncados por la tragedia", que son susceptibles en un futuro de convertirse en "obras póstumas"."Autorretrato" es un disco concebido y producido por Enrique Morente, que canta en alguno de los temas, y en el que colaboran Michael Nyman, Path Metheny, Paco de Lucía, Tomatito, Isidro Muñoz o Ketama, entre otros colegas "de lujo".Es un disco, subraya Morente, que nada tiene que ver "con la tragedia: es el esfuerzo de un caminar musical por una obra producida por Enrique Morente, cantada con muchas ganas e ilusión tremenda por la vida y no se merece relacionarlo con una pena".Por Concha Barrigós

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios