Joel Edgerton, de "Exodus a "Black Mass", pasando por su debut como director

Tras protagonizar películas como "Warrior" o "Exodus", el australiano Joel Edgerton se enfrenta ahora a Johnny Depp en "Black Mass", un proyecto que le ha resultado "muy emocionante", pero duda entre elegir su faceta de actor o de director porque está encantado con su ópera prima "The Gift"."Me encanta ser director, ser un actor es maravilloso y me siento muy cómodo haciéndolo, pero habiendo dirigido mi primera película sé que quiero volver a hacerlo", asegura a Efe en una entrevista en el Festival de Venecia, donde se estrenó "Black Mass", que llega mañana a gran parte de Latinoamérica."The Gift", protagonizada por Jason Bateman y Rebeca Hall, Edgerton no solo dirige, sino que ha escrito el guion y se ha reservado un papel en esta historia que le ha valido el premio a la mejor interpretación masculina del Festival de Sitges.Un "thriller" psicológico y asfixiante del que se siente muy satisfecho porque, asegura: "una parte de mi vida son los trabajos que me ofrecen y la otra son cosas que creo yo mismo"."Es una responsabilidad completamente diferente, una enorme responsabilidad, pero me encanta es un gran desafío, definitivamente voy a hacerlo de nuevo", afirma muy sonriente el actor, que se declara apasionado de España.Edgerton recuerda además que el director de fotografía de "The Gift" es el catalán Eduard Grau, otro de sus nexos de unión con España, que también conoce por el rodaje de "Exodus", de Ridley Scott, en Almería y Canarias.Abierto y extremadamente simpático, asegura que ese buen carácter y el ser muy trabajador son características que le han ayudado en su profesión, algo que extiende a la oleada de actores australianos que inunda las producciones de Hollywood."Creo que hay muchos buenos actores australianos que lo están haciendo genial, no solo en el cine, también en televisión, y creo que lo que les une es que son gente con la que es muy fácil trabajar", reflexionó.Puso como ejemplo a Hugh Jackman, Guy Pierce o a los hermanos Chris y Liam Hemsworth, y dijo que, más allá de su talento, son "buena gente y muy trabajadores", a lo que añadió que "los australianos tienen buena naturaleza y trabajan duro".Cuando hay que trabajar cuatro o seis meses en una película no quieres hacerlo con "una persona terrible" sino con buenos compañeros, como los que se encontró en "Black Mass".Se trata de un filme dirigido por Scott Cooper y que Edgerton coprotagoniza junto a Johhny Depp, con un amplio reparto en el que están Benedict Cumberbatch, Dakota Johnson, Kevin Beacon, Julianne Nicholsson o Peter Sarsgaard."Trabajar con toda esta gente fue una verdadera bendición", asegura Edgerton.Y sobre su método de elección de los papeles, explicó que "bastante a menudo es difícil saber en qué películas vas a acabar"."A veces dices no a los proyectos equivocados esperando a que aparezcan los buenos", y mientras llegan esos personajes, continúa trabajando en sus proyectos más personales, sus cortos -"The List" y "Monkeys"- o su primer largometraje.

Tras protagonizar películas como "Warrior" o "Exodus", el australiano Joel Edgerton se enfrenta ahora a Johnny Depp en "Black Mass", un proyecto que le ha resultado "muy emocionante", pero duda entre elegir su faceta de actor o de director porque está encantado con su ópera prima "The Gift"."Me encanta ser director, ser un actor es maravilloso y me siento muy cómodo haciéndolo, pero habiendo dirigido mi primera película sé que quiero volver a hacerlo", asegura a Efe en una entrevista en el Festival de Venecia, donde se estrenó "Black Mass", que llega mañana a gran parte de Latinoamérica."The Gift", protagonizada por Jason Bateman y Rebeca Hall, Edgerton no solo dirige, sino que ha escrito el guion y se ha reservado un papel en esta historia que le ha valido el premio a la mejor interpretación masculina del Festival de Sitges.Un "thriller" psicológico y asfixiante del que se siente muy satisfecho porque, asegura: "una parte de mi vida son los trabajos que me ofrecen y la otra son cosas que creo yo mismo"."Es una responsabilidad completamente diferente, una enorme responsabilidad, pero me encanta es un gran desafío, definitivamente voy a hacerlo de nuevo", afirma muy sonriente el actor, que se declara apasionado de España.Edgerton recuerda además que el director de fotografía de "The Gift" es el catalán Eduard Grau, otro de sus nexos de unión con España, que también conoce por el rodaje de "Exodus", de Ridley Scott, en Almería y Canarias.Abierto y extremadamente simpático, asegura que ese buen carácter y el ser muy trabajador son características que le han ayudado en su profesión, algo que extiende a la oleada de actores australianos que inunda las producciones de Hollywood."Creo que hay muchos buenos actores australianos que lo están haciendo genial, no solo en el cine, también en televisión, y creo que lo que les une es que son gente con la que es muy fácil trabajar", reflexionó.Puso como ejemplo a Hugh Jackman, Guy Pierce o a los hermanos Chris y Liam Hemsworth, y dijo que, más allá de su talento, son "buena gente y muy trabajadores", a lo que añadió que "los australianos tienen buena naturaleza y trabajan duro".Cuando hay que trabajar cuatro o seis meses en una película no quieres hacerlo con "una persona terrible" sino con buenos compañeros, como los que se encontró en "Black Mass".Se trata de un filme dirigido por Scott Cooper y que Edgerton coprotagoniza junto a Johhny Depp, con un amplio reparto en el que están Benedict Cumberbatch, Dakota Johnson, Kevin Beacon, Julianne Nicholsson o Peter Sarsgaard."Trabajar con toda esta gente fue una verdadera bendición", asegura Edgerton.Y sobre su método de elección de los papeles, explicó que "bastante a menudo es difícil saber en qué películas vas a acabar"."A veces dices no a los proyectos equivocados esperando a que aparezcan los buenos", y mientras llegan esos personajes, continúa trabajando en sus proyectos más personales, sus cortos -"The List" y "Monkeys"- o su primer largometraje.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios