Uruguay evoca lucha de Gelman para hallar a su nieta víctima de la dictadura

Organizaciones de derechos humanos de Uruguay lamentaron hoy la muerte del poeta argentino Juan Gelman y ensalzaron la ardua lucha que le permitió hallar en el año 2000 con vida a su nieta Macarena, arrebatada a sus padres biológicos por los órganos represores de las dictaduras uruguaya y argentina.El vicepresidente de la Asociación de Ex Presos Políticos del Uruguay (Crysol), Waldemar Taroco, expresó la "estima y gran reconocimiento" de esta institución a Gelman, al que calificó de "gran luchador".Para Taroco, la muerte en México a los 83 años de edad del poeta argentino, Premio Cervantes 2007 y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2005, es "una perdida ireemplazable"."Lo lamentamos mucho, lo sentimos mucho", agregó el activista, al recordar que Gelman fue en vida "un gran apoyo para Macarena", su nieta uruguaya.Taroco lamentó que el literato "se muera sin saber el paradero de los restos de su nuera", María Claudia García, madre biológica de Macarena, que ahora tiene 37 años y hace apenas 14 conoció su verdadera identidad.Nacida en 1976 en Montevideo, Macarena vivió durante 23 años pensando que era hija de un matrimonio uruguayo hasta que en 2000 Juan Gelman la localizó tras una denodada búsqueda de dos décadas.Sus padres biológicos fueron en realidad los argentinos Marcelo Gelman, hijo del poeta, y María Claudia García, secuestrados ambos en Buenos Aires el 24 de agosto de 1976 y llevados a uno de los centros de detención clandestinos que funcionaron durante la dictadura militar en Argentina.Él tenía 20 años y ella, que estaba embarazada de siete meses, 19. Marcelo fue asesinado y su cadáver fue hallado en Buenos Aires, pero María Claudia fue trasladada a Uruguay como parte de la cooperación entre los regímenes militares uruguayo y argentino.García desapareció tras dar a luz en cautiverio en Montevideo a Macarena, que siendo aun una bebé fue entregada a un policía y su esposa en Montevideo. El agente falleció antes de que su hija adoptiva supiera quién era.Tras conocer la noticia de la muerte de su abuelo, Macarena viajó la pasada madrugada a Ciudad de México, donde él vivía desde hacía décadas, para asistir a su entierro, confirmó hoy a Efe una fuente diplomática en Montevideo.Antes de su partida, logró hablar con ella Raúl Olivera, el director del Observatorio Luz Ibarburu de Uruguay, entidad que realiza un seguimiento de las denuncias penales por violaciones de los derechos humanos.Olivera reveló a Efe que la sintió "muy afectada por la noticia" porque "ella tenía una relación personal con Juan que fue muy trabajosa" "En los últimos tiempos (ambos) habían conseguido establecer una relación muy importante" y el poeta "era uno de los pocos pilares que le quedaban de su familia" biológica, remarcó.Para Olivera, la incansable búsqueda de su nieta por parte de Gelman "desnudó algo que en el Uruguay no se había evaluado como un elemento importante"."Acá se decía que no había niños desaparecidos y que no se hicieron las mismas cosas que se hicieron en Argentina" y Gelman "demostró" lo contrario, que "los pocos desaparecidos" no habían sido "excesos aislados" sino "una política sistemática", ahondó.Además, en 2011 abuelo y nieta consiguieron que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), con sede en Costa Rica, condenara por primera vez al Estado uruguayo por una causa de aquella época.En una sentencia que levantó gran revuelo en Uruguay, la CorteIDH obligó al país a realizar una investigación sobre el llamado caso Gelman y localizar los "restos mortales" de María Claudia, algo que todavía no ha sido posible.

Organizaciones de derechos humanos de Uruguay lamentaron hoy la muerte del poeta argentino Juan Gelman y ensalzaron la ardua lucha que le permitió hallar en el año 2000 con vida a su nieta Macarena, arrebatada a sus padres biológicos por los órganos represores de las dictaduras uruguaya y argentina.El vicepresidente de la Asociación de Ex Presos Políticos del Uruguay (Crysol), Waldemar Taroco, expresó la "estima y gran reconocimiento" de esta institución a Gelman, al que calificó de "gran luchador".Para Taroco, la muerte en México a los 83 años de edad del poeta argentino, Premio Cervantes 2007 y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2005, es "una perdida ireemplazable"."Lo lamentamos mucho, lo sentimos mucho", agregó el activista, al recordar que Gelman fue en vida "un gran apoyo para Macarena", su nieta uruguaya.Taroco lamentó que el literato "se muera sin saber el paradero de los restos de su nuera", María Claudia García, madre biológica de Macarena, que ahora tiene 37 años y hace apenas 14 conoció su verdadera identidad.Nacida en 1976 en Montevideo, Macarena vivió durante 23 años pensando que era hija de un matrimonio uruguayo hasta que en 2000 Juan Gelman la localizó tras una denodada búsqueda de dos décadas.Sus padres biológicos fueron en realidad los argentinos Marcelo Gelman, hijo del poeta, y María Claudia García, secuestrados ambos en Buenos Aires el 24 de agosto de 1976 y llevados a uno de los centros de detención clandestinos que funcionaron durante la dictadura militar en Argentina.Él tenía 20 años y ella, que estaba embarazada de siete meses, 19. Marcelo fue asesinado y su cadáver fue hallado en Buenos Aires, pero María Claudia fue trasladada a Uruguay como parte de la cooperación entre los regímenes militares uruguayo y argentino.García desapareció tras dar a luz en cautiverio en Montevideo a Macarena, que siendo aun una bebé fue entregada a un policía y su esposa en Montevideo. El agente falleció antes de que su hija adoptiva supiera quién era.Tras conocer la noticia de la muerte de su abuelo, Macarena viajó la pasada madrugada a Ciudad de México, donde él vivía desde hacía décadas, para asistir a su entierro, confirmó hoy a Efe una fuente diplomática en Montevideo.Antes de su partida, logró hablar con ella Raúl Olivera, el director del Observatorio Luz Ibarburu de Uruguay, entidad que realiza un seguimiento de las denuncias penales por violaciones de los derechos humanos.Olivera reveló a Efe que la sintió "muy afectada por la noticia" porque "ella tenía una relación personal con Juan que fue muy trabajosa" "En los últimos tiempos (ambos) habían conseguido establecer una relación muy importante" y el poeta "era uno de los pocos pilares que le quedaban de su familia" biológica, remarcó.Para Olivera, la incansable búsqueda de su nieta por parte de Gelman "desnudó algo que en el Uruguay no se había evaluado como un elemento importante"."Acá se decía que no había niños desaparecidos y que no se hicieron las mismas cosas que se hicieron en Argentina" y Gelman "demostró" lo contrario, que "los pocos desaparecidos" no habían sido "excesos aislados" sino "una política sistemática", ahondó.Además, en 2011 abuelo y nieta consiguieron que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), con sede en Costa Rica, condenara por primera vez al Estado uruguayo por una causa de aquella época.En una sentencia que levantó gran revuelo en Uruguay, la CorteIDH obligó al país a realizar una investigación sobre el llamado caso Gelman y localizar los "restos mortales" de María Claudia, algo que todavía no ha sido posible.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios