El escritor madrileño Lorenzo Silva gana la 61ª edición del Premio Planeta

El escritor madrileño Lorenzo Silva ha apelado al ganar el Premio Planeta a un entendimiento entre Madrid y Barcelona.El autor madrileño ha agradecido el premio a su familia y a Barcelona, "la ciudad en la que gané mis primeros premios (Nadal) y que me dio la mujer a la que quiero y la casa en la que vivo".En un tono político, Silva ha pedido que "las líneas divisorias que haya entre Madrid, mi ciudad natal, y Barcelona, también mi ciudad, no sean más que ese meridiano de Greenwich -a que hace alusión el título de la novela ganadora-, que no es más que una línea imaginaria, que no necesitan pasaportes para cruzarla".El autor de "La flaqueza del bolchevique" ha confesado que comparte la vivencia de dos lugares diferentes, que "tienen matices, pero que tienen muchísimos elementos en común" y ha añadido: "percibo cierta frustración al ver que esos matices se imponen a los muchos elementos que tienen en común".Silva ha asegurado que "nos falta vivirnos más y visitarnos menos, porque vamos mucho de visita, pero nos vivimos muy poco"."Cuando tú vives en un barrio del Baix Llobregat o en mi barrio de la periferia de Madrid no vives esos problemas que salen en el telediario", ha repuesto.El autor ha explicado estas ideas en un breve discurso pronunciado en catalán, que ha sido fuertemente aplaudido por una gran parte de las personas que han asistido a la tradicional velada literaria del Planeta.Las palabras de Silva ha resonado justo un día después de que el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, invitara a los políticos del gobierno central y de la Generalitat a que no rompieran el diálogo.

El escritor madrileño Lorenzo Silva ha apelado al ganar el Premio Planeta a un entendimiento entre Madrid y Barcelona.El autor madrileño ha agradecido el premio a su familia y a Barcelona, "la ciudad en la que gané mis primeros premios (Nadal) y que me dio la mujer a la que quiero y la casa en la que vivo".En un tono político, Silva ha pedido que "las líneas divisorias que haya entre Madrid, mi ciudad natal, y Barcelona, también mi ciudad, no sean más que ese meridiano de Greenwich -a que hace alusión el título de la novela ganadora-, que no es más que una línea imaginaria, que no necesitan pasaportes para cruzarla".El autor de "La flaqueza del bolchevique" ha confesado que comparte la vivencia de dos lugares diferentes, que "tienen matices, pero que tienen muchísimos elementos en común" y ha añadido: "percibo cierta frustración al ver que esos matices se imponen a los muchos elementos que tienen en común".Silva ha asegurado que "nos falta vivirnos más y visitarnos menos, porque vamos mucho de visita, pero nos vivimos muy poco"."Cuando tú vives en un barrio del Baix Llobregat o en mi barrio de la periferia de Madrid no vives esos problemas que salen en el telediario", ha repuesto.El autor ha explicado estas ideas en un breve discurso pronunciado en catalán, que ha sido fuertemente aplaudido por una gran parte de las personas que han asistido a la tradicional velada literaria del Planeta.Las palabras de Silva ha resonado justo un día después de que el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, invitara a los políticos del gobierno central y de la Generalitat a que no rompieran el diálogo.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios