Las seductoras imágenes de Gauguin y de sus herederos, en el Thyssen

Las imágenes de lo exótico de Gauguin, las más seductoras del arte moderno, y las de los artistas que heredaron su visión idílica del hombre en relación con la naturaleza forman la gran exposición con la que el Museo Thyssen-Bornemisza celebra su veinte aniversario."Gauguin y el viaje a lo exótico", presentada hoy y que inaugurarán oficialmente los Reyes de España el próximo lunes, es una ambiciosa muestra no tanto por el número de piezas -en total un centenar de las que 33 son de Gauguin- como por los contenidos, ya que se exhiben destacadas obras maestras del artista francés y de sus seguidores.En un recorrido que comienza estableciendo un diálogo entre Gauguin, con "Parau api", y Delacroix, el primer viajero que tiene una respuesta moderna con "Mujeres de Argel en un interior", la comisaria Paloma Alarcó ha querido mostrar al pintor francés como protagonista de una historia "y padre de una modernidad que también está presente en nuestro museo".Para la comisaria, Gauguin (1848-1903) es un artista radical que lo dejó todo en busca de sus orígenes "para dar un paso adelante" y la exposición permitirá ver a los visitantes "la importancia capital que tuvieron sus viajes para la historia del arte", ya que no solo habla de Gauguin "sino que relata otras historias".Paloma Alarcó ha querido mostrar a Gauguin como primer viajero moderno que no solo emprende un viaje espacial, sino que va hacia atrás en el tiempo en busca de civilizaciones antiguas alejadas del corsé de la sociedad occidental, "algo que también ocurre con los otros artistas presentes en la exposición".La comisaria aborda tres cuestiones que van encajándose en el recorrido. La primera es la figura de Gauguin, cuyas pinturas icónicas "no solo se han convertido en las imágenes más seductoras del arte moderno" sino que además ejercieron una poderosa influencia en los movimientos artísticos de las primeras décadas del siglo XX, como el fauvismo francés y el expresionismo alemán.Tras su viaje a Martinica junto con Charles Laval, ilustrado con pinturas de ambos artistas, se puede contemplar una de las más bellas paredes de la exposición que muestra "Mata mua", de la colección de Carmen Thyssen, junto a "Matamoe", procedente del museo Pushkin de Moscú.En el mismo espacio se exhiben destacadas obras como "Dos mujeres tahitianas", del Metropolitan de Nueva York o "Adán y Eva", procedente de Copenhague.La segunda cuestión plateada por Paloma Alarcó es el viaje como escape de las civilización, "que servirá de impulso renovador a la vanguardia", ya que el mundo de la jungla se convirtió en uno de los motivos recurrentes de la temática moderna.Aquí se exhiben algunas de las ensoñaciones de Gauguin junto a pinturas de Claude Monet, Henri Rousseau, Emil Nolde, Ernst Ludwig Kirchner, Henri Matisse, Otto Muller o Franz Marc.Finalmente, para Alarcón tiene especial relevancia la concepción moderna de lo exótico y sus vinculaciones con la etnografía.Gauguin, apunta, supo inventar una nueva forma de aprehender un mundo desconocido y misterioso "convirtiéndose en un adelantado de la etnografía moderna", al igual que los expresionistas franceses y alemanes que se vieron influidos por él, como lo muestra la serie de Emil Nolde sobre los nativos de los Mares del Sur.Obras de Kirchner, André Derain, Mijail Lariónov o Henri Manguin reflejan en el espacio dedicado a "Gauguin, el canon exótico" cómo el artista francés se convirtió en los primeros años del siglo XX en el nuevo canon para los expresionistas alemanes, los primitivistas rusos y los fauves alemanes.Una importante selección de obras de Kandinsky, junto a pinturas de August Macke, Paul Klee o Sonia y Robert Delaunay se han reunido en torno al espacio dedicado a los viajes que emprendieron algunos artistas a comienzos del siglo XX en busca de un nuevo lenguaje basado en la luz y el color.La exposición finaliza con la proyección de "Tabu. Una historia de los Mares del Sur" (1931), del director de cine alemán Friedrich Wilhelm Murnau, cuyo rodaje coincidió con el viaje que hizo Matisse a la Polinesia francesa, y que supuso para este pintor el punto de arranque de una nueva etapa artística, reflejada en la muestra.La presentación de "Gauguin y el viaje a lo exótico" contó con la presencia de Carmen Thyssen, para quien el francés es uno de sus "pintores preferidos", muy representado en su colección. Por Mila Trenas

Las imágenes de lo exótico de Gauguin, las más seductoras del arte moderno, y las de los artistas que heredaron su visión idílica del hombre en relación con la naturaleza forman la gran exposición con la que el Museo Thyssen-Bornemisza celebra su veinte aniversario."Gauguin y el viaje a lo exótico", presentada hoy y que inaugurarán oficialmente los Reyes de España el próximo lunes, es una ambiciosa muestra no tanto por el número de piezas -en total un centenar de las que 33 son de Gauguin- como por los contenidos, ya que se exhiben destacadas obras maestras del artista francés y de sus seguidores.En un recorrido que comienza estableciendo un diálogo entre Gauguin, con "Parau api", y Delacroix, el primer viajero que tiene una respuesta moderna con "Mujeres de Argel en un interior", la comisaria Paloma Alarcó ha querido mostrar al pintor francés como protagonista de una historia "y padre de una modernidad que también está presente en nuestro museo".Para la comisaria, Gauguin (1848-1903) es un artista radical que lo dejó todo en busca de sus orígenes "para dar un paso adelante" y la exposición permitirá ver a los visitantes "la importancia capital que tuvieron sus viajes para la historia del arte", ya que no solo habla de Gauguin "sino que relata otras historias".Paloma Alarcó ha querido mostrar a Gauguin como primer viajero moderno que no solo emprende un viaje espacial, sino que va hacia atrás en el tiempo en busca de civilizaciones antiguas alejadas del corsé de la sociedad occidental, "algo que también ocurre con los otros artistas presentes en la exposición".La comisaria aborda tres cuestiones que van encajándose en el recorrido. La primera es la figura de Gauguin, cuyas pinturas icónicas "no solo se han convertido en las imágenes más seductoras del arte moderno" sino que además ejercieron una poderosa influencia en los movimientos artísticos de las primeras décadas del siglo XX, como el fauvismo francés y el expresionismo alemán.Tras su viaje a Martinica junto con Charles Laval, ilustrado con pinturas de ambos artistas, se puede contemplar una de las más bellas paredes de la exposición que muestra "Mata mua", de la colección de Carmen Thyssen, junto a "Matamoe", procedente del museo Pushkin de Moscú.En el mismo espacio se exhiben destacadas obras como "Dos mujeres tahitianas", del Metropolitan de Nueva York o "Adán y Eva", procedente de Copenhague.La segunda cuestión plateada por Paloma Alarcó es el viaje como escape de las civilización, "que servirá de impulso renovador a la vanguardia", ya que el mundo de la jungla se convirtió en uno de los motivos recurrentes de la temática moderna.Aquí se exhiben algunas de las ensoñaciones de Gauguin junto a pinturas de Claude Monet, Henri Rousseau, Emil Nolde, Ernst Ludwig Kirchner, Henri Matisse, Otto Muller o Franz Marc.Finalmente, para Alarcón tiene especial relevancia la concepción moderna de lo exótico y sus vinculaciones con la etnografía.Gauguin, apunta, supo inventar una nueva forma de aprehender un mundo desconocido y misterioso "convirtiéndose en un adelantado de la etnografía moderna", al igual que los expresionistas franceses y alemanes que se vieron influidos por él, como lo muestra la serie de Emil Nolde sobre los nativos de los Mares del Sur.Obras de Kirchner, André Derain, Mijail Lariónov o Henri Manguin reflejan en el espacio dedicado a "Gauguin, el canon exótico" cómo el artista francés se convirtió en los primeros años del siglo XX en el nuevo canon para los expresionistas alemanes, los primitivistas rusos y los fauves alemanes.Una importante selección de obras de Kandinsky, junto a pinturas de August Macke, Paul Klee o Sonia y Robert Delaunay se han reunido en torno al espacio dedicado a los viajes que emprendieron algunos artistas a comienzos del siglo XX en busca de un nuevo lenguaje basado en la luz y el color.La exposición finaliza con la proyección de "Tabu. Una historia de los Mares del Sur" (1931), del director de cine alemán Friedrich Wilhelm Murnau, cuyo rodaje coincidió con el viaje que hizo Matisse a la Polinesia francesa, y que supuso para este pintor el punto de arranque de una nueva etapa artística, reflejada en la muestra.La presentación de "Gauguin y el viaje a lo exótico" contó con la presencia de Carmen Thyssen, para quien el francés es uno de sus "pintores preferidos", muy representado en su colección. Por Mila Trenas

Más noticias

0 Comentarios