La ATF niega acuerdos con el cártel de Sinaloa en México

El desmentido de ATF responde a un reportaje publicado esta semana por el periódico mexicano 'El Universal' y retomado por varios medios de Estados Unidos acerca de una presunta conexión entre agencias federales estadounidenses y la organización del narco El desmentido de ATF responde a un reportaje publicado esta semana por el periódico mexicano 'El Universal' y retomado por varios medios de Estados Unidos acerca de una presunta conexión entre agencias federales estadounidenses y la organización del narco

El desmentido de ATF responde a un reportaje publicado esta semana por el periódico mexicano 'El Universal' y retomado por varios medios de Estados Unidos acerca de una presunta conexión entre agencias federales estadounidenses y la organización del narco

La Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) negó hoy haber tenido acuerdos con el cártel de Sinaloa para ayudarle en sus operaciones de narcotráfico a cambio de información de interés para las agencias federales relacionada con los grupos rivales."Sobre las teorías que han circulado acerca de que (la operación) 'Rápido y Furioso' fue parte de un acuerdo para financiar y armar al cártel de la droga a cambio de información, son teorías infundadas y no son ciertas", dijo a Efe Janice L. Kemp, portavoz de la agencia.La operación denominada "Rápido y Furioso", un programa encubierto de ATF que arrancó en 2009, permitió que cerca de dos mil armas fueran adquiridas por organizaciones criminales mexicanas bajo conocimiento de la ATF.La ATF reconoció en su momento que el plan pretendía "dejar pasar las armas" a México con el fin de detectar en qué manos terminaban para después capturar a los capos criminales.Pero el plan fracasó y quedó en evidencia después de que un agente de la patrulla fronteriza estadounidense, Brian Terry, fuera asesinado en un tiroteo en el que presuntamente se empleó una de esas armas.El desmentido de ATF responde a un reportaje publicado esta semana por el periódico mexicano 'El Universal' y retomado por varios medios de Estados Unidos acerca de una presunta conexión entre agencias federales estadounidenses y la organización del narcotráfico que lidera Joaquín 'El Chapo' Guzmán.El Universal publicó que entre 2000 y 2012 las autoridades de Estados Unidos acordaron con el cartel de Sinaloa el permiso para traficar miles de millones de dólares en drogas a cambio de información sobre narcotraficantes rivales.El rotativo publicó una serie de documentos de la corte federal de Chicago que incluyen la declaración de Jesús Vicente Zambada Niebla, extraditado de México a Estados Unidos, y quien era presuntamente el coordinador logístico del tráfico de drogas desde América Latina hasta Estados Unidos, y que es hijo de uno de los presuntos jefes del cártel de Sinaloa, Ismael 'El Mayo' Zambada.La declaración se presentó el 29 de julio de 2011 ante el juez federal Rubén Castillo, después de que Zambada Niebla fuera extraditado a Chicago en febrero de 2010.En ella, Zambada Niebla responsabilizaba a "Rápido y Furioso" de miles de asesinatos en México, y aseguraba que él era "inmune al arresto o el enjuiciamiento" debido a la información que proporcionó a los agentes federales de Estados Unidos.Sobre el mismo caso, un agente de la DEA (Agencia Antidrogas), Manuel Castañón, testificó después al tribunal federal que, en efecto, él se reunió con el presunto narcotraficante en un hotel de la Ciudad de México.De acuerdo con los documentos de la corte federal de Chicago, la declaración de Zambada Niebla coincide con la del agente Castañón.El Universal publicó la declaración del agente antidrogas como la confirmación de la conexión entre las agencias estadounidenses y el cártel de Sinaloa.Zambada indicó que la operación denominada "Rápido y Furioso" fue parte de un acuerdo para financiar y armar al cartel a cambio de información para capturar a miembros de grupos rivales en el negocio de las drogas ilegales.El hijo de 'El Mayo' Zambada declaró en su defensa que como resultado de "Rápido y Furioso", tres mil personas fueron asesinadas en México.Entre aquellos que recibieron armamento procedente de Estados Unidos a través de la operación de la ATF había informantes de la DEA y el FBI trabajando para narcotraficantes, incluyendo los jefes de esos grupos, según su declaración."La evidencia parece indicar que el Departamento de Justicia no sólo permitió que criminales contrabandearan armas, sino que el dinero de los contribuyentes en la forma de pagos a informantes pudo haber financiado esas actividades. Está claro que algunas armas deliberadamente fueron permitidas por el FBI y otros representantes del gobierno para terminar en el Cártel de Sinaloa y entre los muertos por esas armas se encuentran policías", declaró.De acuerdo con las confesiones ante el tribunal, las autoridades mexicanas nunca se enteraron de esta estrategia del gobierno de Estados Unidos, para haberlas prevenido en su momento.

La Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) negó hoy haber tenido acuerdos con el cártel de Sinaloa para ayudarle en sus operaciones de narcotráfico a cambio de información de interés para las agencias federales relacionada con los grupos rivales."Sobre las teorías que han circulado acerca de que (la operación) 'Rápido y Furioso' fue parte de un acuerdo para financiar y armar al cártel de la droga a cambio de información, son teorías infundadas y no son ciertas", dijo a Efe Janice L. Kemp, portavoz de la agencia.La operación denominada "Rápido y Furioso", un programa encubierto de ATF que arrancó en 2009, permitió que cerca de dos mil armas fueran adquiridas por organizaciones criminales mexicanas bajo conocimiento de la ATF.La ATF reconoció en su momento que el plan pretendía "dejar pasar las armas" a México con el fin de detectar en qué manos terminaban para después capturar a los capos criminales.Pero el plan fracasó y quedó en evidencia después de que un agente de la patrulla fronteriza estadounidense, Brian Terry, fuera asesinado en un tiroteo en el que presuntamente se empleó una de esas armas.El desmentido de ATF responde a un reportaje publicado esta semana por el periódico mexicano 'El Universal' y retomado por varios medios de Estados Unidos acerca de una presunta conexión entre agencias federales estadounidenses y la organización del narcotráfico que lidera Joaquín 'El Chapo' Guzmán.El Universal publicó que entre 2000 y 2012 las autoridades de Estados Unidos acordaron con el cartel de Sinaloa el permiso para traficar miles de millones de dólares en drogas a cambio de información sobre narcotraficantes rivales.El rotativo publicó una serie de documentos de la corte federal de Chicago que incluyen la declaración de Jesús Vicente Zambada Niebla, extraditado de México a Estados Unidos, y quien era presuntamente el coordinador logístico del tráfico de drogas desde América Latina hasta Estados Unidos, y que es hijo de uno de los presuntos jefes del cártel de Sinaloa, Ismael 'El Mayo' Zambada.La declaración se presentó el 29 de julio de 2011 ante el juez federal Rubén Castillo, después de que Zambada Niebla fuera extraditado a Chicago en febrero de 2010.En ella, Zambada Niebla responsabilizaba a "Rápido y Furioso" de miles de asesinatos en México, y aseguraba que él era "inmune al arresto o el enjuiciamiento" debido a la información que proporcionó a los agentes federales de Estados Unidos.Sobre el mismo caso, un agente de la DEA (Agencia Antidrogas), Manuel Castañón, testificó después al tribunal federal que, en efecto, él se reunió con el presunto narcotraficante en un hotel de la Ciudad de México.De acuerdo con los documentos de la corte federal de Chicago, la declaración de Zambada Niebla coincide con la del agente Castañón.El Universal publicó la declaración del agente antidrogas como la confirmación de la conexión entre las agencias estadounidenses y el cártel de Sinaloa.Zambada indicó que la operación denominada "Rápido y Furioso" fue parte de un acuerdo para financiar y armar al cartel a cambio de información para capturar a miembros de grupos rivales en el negocio de las drogas ilegales.El hijo de 'El Mayo' Zambada declaró en su defensa que como resultado de "Rápido y Furioso", tres mil personas fueron asesinadas en México.Entre aquellos que recibieron armamento procedente de Estados Unidos a través de la operación de la ATF había informantes de la DEA y el FBI trabajando para narcotraficantes, incluyendo los jefes de esos grupos, según su declaración."La evidencia parece indicar que el Departamento de Justicia no sólo permitió que criminales contrabandearan armas, sino que el dinero de los contribuyentes en la forma de pagos a informantes pudo haber financiado esas actividades. Está claro que algunas armas deliberadamente fueron permitidas por el FBI y otros representantes del gobierno para terminar en el Cártel de Sinaloa y entre los muertos por esas armas se encuentran policías", declaró.De acuerdo con las confesiones ante el tribunal, las autoridades mexicanas nunca se enteraron de esta estrategia del gobierno de Estados Unidos, para haberlas prevenido en su momento.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios