Cadena perpetua para pandillero hispano condenado por dos asesinatos

Oficiales de policía permanecen en el lugar del asesinato. EFE/Archivo Oficiales de policía permanecen en el lugar del asesinato. EFE/Archivo

Oficiales de policía permanecen en el lugar del asesinato. EFE/Archivo

Un pandillero hispano de 25 años fue condenado hoy a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por el asesinato de dos personas en Santa Mónica, al oeste de Los Ángeles, ocurridos en unos ataques contra miembros de pandillas rivales.José Contreras Zapien Jr., quien había sido declarado culpable el 12 de noviembre de dos asesinatos y 12 cargos de intento de asesinato, recibió además 95 años adicionales de cárcel en sentencia dictada hoy por el juez George Lomeli, de la Corte Superior del Condado de Los Ángeles."Un peligroso individuo que decidió acabar con la vida de dos jóvenes y puso en riesgo a toda una comunidad ha sido retirado de las calles para siempre", dijo hoy el fiscal Andrew Cooper, del Distrito de Los Ángeles al anunciarse la sentencia.Zapien, arrestado por la policía cuando tenía 18 años, fue declarado culpable de los asesinatos de Eduardo López, de 15 años, ocurrido el 28 febrero 2006 y de Miguel "Bootsie" Martín, de 22 años, el 27 diciembre del mismo año. Los intentos de asesinato ocurrieron además en varias ocasiones en septiembre del 2004 y en julio y octubre del 2006.Según el Departamento de Policía de Santa Mónica, López, un estudiante de la preparatoria Santa Mónica, era un atleta destacado que no tenía conexión con ninguna pandilla. El joven fue asesinado mientras conversaba con un grupo de amigos, contra los cuales Zapien disparó varias veces.Martín era miembro de la pandilla Santa Mónica 13 pero según declararon algunos familiares durante la investigación, estaba trabajando para reorganizar su vida, cuando fue tiroteado por la espalda tratando de huir de los disparos del pandillero condenado hoy.Según demostró la fiscalía, los ataques de Zapién, miembro de la pandilla Sotel 13, ocurrieron buscando revancha por el asesinato de su amigo y compañero de pandilla Alain Castillo, muerto por miembros de la pandilla Santa Mónica 13.

Un pandillero hispano de 25 años fue condenado hoy a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por el asesinato de dos personas en Santa Mónica, al oeste de Los Ángeles, ocurridos en unos ataques contra miembros de pandillas rivales.José Contreras Zapien Jr., quien había sido declarado culpable el 12 de noviembre de dos asesinatos y 12 cargos de intento de asesinato, recibió además 95 años adicionales de cárcel en sentencia dictada hoy por el juez George Lomeli, de la Corte Superior del Condado de Los Ángeles."Un peligroso individuo que decidió acabar con la vida de dos jóvenes y puso en riesgo a toda una comunidad ha sido retirado de las calles para siempre", dijo hoy el fiscal Andrew Cooper, del Distrito de Los Ángeles al anunciarse la sentencia.Zapien, arrestado por la policía cuando tenía 18 años, fue declarado culpable de los asesinatos de Eduardo López, de 15 años, ocurrido el 28 febrero 2006 y de Miguel "Bootsie" Martín, de 22 años, el 27 diciembre del mismo año. Los intentos de asesinato ocurrieron además en varias ocasiones en septiembre del 2004 y en julio y octubre del 2006.Según el Departamento de Policía de Santa Mónica, López, un estudiante de la preparatoria Santa Mónica, era un atleta destacado que no tenía conexión con ninguna pandilla. El joven fue asesinado mientras conversaba con un grupo de amigos, contra los cuales Zapien disparó varias veces.Martín era miembro de la pandilla Santa Mónica 13 pero según declararon algunos familiares durante la investigación, estaba trabajando para reorganizar su vida, cuando fue tiroteado por la espalda tratando de huir de los disparos del pandillero condenado hoy.Según demostró la fiscalía, los ataques de Zapién, miembro de la pandilla Sotel 13, ocurrieron buscando revancha por el asesinato de su amigo y compañero de pandilla Alain Castillo, muerto por miembros de la pandilla Santa Mónica 13.

Más noticias

0 Comentarios