Club nudista se enfrenta a autoridades por cierre de local donde bailó menor

La Oficina Federald de Investigaciones (FBI) tras la conclusión del operativo llevado a cabo durante tres días en 29 ciudades estadounidenses para combatir el tráfico sexual de menores de edad. EFE/ SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS/Archivo La Oficina Federald de Investigaciones (FBI) tras la conclusión del operativo llevado a cabo durante tres días en 29 ciudades estadounidenses para combatir el tráfico sexual de menores de edad. EFE/ SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS/Archivo

La Oficina Federald de Investigaciones (FBI) tras la conclusión del operativo llevado a cabo durante tres días en 29 ciudades estadounidenses para combatir el tráfico sexual de menores de edad. EFE/ SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS/Archivo

El propietario del conocido club nudista "Madonna", que ha sido cerrado temporalmente por las autoridades tras descubrir que una menor de 13 años trabajó en ese local de Miami Beach como stripper (bailarina), presentó este martes una demanda en un tribunal para lograr su reapertura.El caso de la menor ha conmocionado a la opinión pública, principalmente por el hecho de que la chica, tras huir de su hogar, fue captada en Miami por tres adultos, dos hombres y una mujer, y obligada a prostituirse y trabajar en el citado club como stripper.El propietario del club nocturno, Leroy Griffith, insiste en que no tenía conocimiento de que una menor de edad hubiese bailado durante un tiempo en su establecimiento de South Beach, aunque reconoció a la Policía que había escuchado que la adolescente realizó algunas actuaciones en su local, visitado lo mismo por turistas que por celebridades y hombres de negocios.El empresario quiere que las autoridades locales le devuelvan la licencia operacional del local, por lo que presentó una demanda en un tribunal federal con la esperanza de que un juez anule la orden que establece su cierre por un período de seis meses, mientras la investigación del caso sigue su curso.El pasado fin de semana las autoridades de Miami Beach retiraron la licencia de uso del citado club (que no expende bebidas alcohólicas) sobre la base de "la gravedad de las recientes acusaciones" que pesaban sobre el local y las "pruebas" de que Griffith admitió que "no tenía el conocimiento requerido de la actividad ilegal que se produjo en el Club Madonna".El administrador de la ciudad, Jimmy L. Morales indicó en un comunicado que había determinado que "esta actividad representa una verdadera amenaza para la salud, el bienestar y la seguridad de nuestra comunidad".La orden de cierre fue entregada el viernes por la noche por la policía local a un administrador del club y se le indicó que el administrador de la ciudad "tiene el poder y la autoridad de revocar una licencia de negocio" si estima que esa actividad entraña una "amenaza para la salud o el bienestar público".El caso de la menor salto a las portadas de los medios la semana pasada, cuando la Policía arrestó a dos hombres y una mujer y les acusó de tráfico de menores y otros delitos, por presuntamente obligar a la menor, cuya identidad no ha sido revelada, a prostituirse y trabajar como "stripper" del 13 de diciembre al 4 de enero en el club Madonna.Los arrestados son Vilbert Jean, de 37 años, Marlene San Vincente, de 22, y DeWayne Ward, de 18, sobre los que pesan, además del delito de tráfico humano, los cargos de conducta lasciva, posesión de sustancias prohibidas y suministrar éstas a una menor de 18 años.Según el informe policial, la adolescente (identificada como D.J. en el reporte) trabajó como bailarina exótica en el club "Madonna", hasta que su madre la localizó el pasado 6 de enero y la menor informó a las autoridades de lo sucedido.Al parecer, D.J. se fugó de su casa el pasado 10 de diciembre y fue a dar a la casa de los sospechosos, en donde se presume fue obligada a mantener relaciones sexuales con un adulto para luego ser forzada a bailar en el club nocturno.Pero los abogados de Griffith defienden que "si la chica bailó, fue tan solo un caso aislado", para nada indicativo de cómo, durante cuarenta años, el local ha funcionado cumpliendo estrictamente con las leyes."Guardias de seguridad han sido contratados para asegurarnos de que esto no vuelva a pasar nunca más", dijo Richard Wolfe, abogado del club nocturno, quien sostiene que la suspensión temporal de la licencia del club "no tiene nada que ver con la seguridad o la salud pública".En su opinión, se trata de una medida "en represalia por una disputa con las autoridades de Miami Beach por una licencia de 30.000 dólares para la venta de bebidas alcohólicas".Al parecer, durante años, Griffith ha intentado infructuosamente la anulación de una normativa de la ciudad que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en clubes nudistas, como es el de su propiedad.Curiosamente, en lugar de estar en nómina, las stripper, que viven de la propina, tienen que pagar al club Madonna una cantidad determinada de dinero por el "privilegio" de bailar y actuar en un escenario de este, recogió el diario The Miami Herald.

El propietario del conocido club nudista "Madonna", que ha sido cerrado temporalmente por las autoridades tras descubrir que una menor de 13 años trabajó en ese local de Miami Beach como stripper (bailarina), presentó este martes una demanda en un tribunal para lograr su reapertura.El caso de la menor ha conmocionado a la opinión pública, principalmente por el hecho de que la chica, tras huir de su hogar, fue captada en Miami por tres adultos, dos hombres y una mujer, y obligada a prostituirse y trabajar en el citado club como stripper.El propietario del club nocturno, Leroy Griffith, insiste en que no tenía conocimiento de que una menor de edad hubiese bailado durante un tiempo en su establecimiento de South Beach, aunque reconoció a la Policía que había escuchado que la adolescente realizó algunas actuaciones en su local, visitado lo mismo por turistas que por celebridades y hombres de negocios.El empresario quiere que las autoridades locales le devuelvan la licencia operacional del local, por lo que presentó una demanda en un tribunal federal con la esperanza de que un juez anule la orden que establece su cierre por un período de seis meses, mientras la investigación del caso sigue su curso.El pasado fin de semana las autoridades de Miami Beach retiraron la licencia de uso del citado club (que no expende bebidas alcohólicas) sobre la base de "la gravedad de las recientes acusaciones" que pesaban sobre el local y las "pruebas" de que Griffith admitió que "no tenía el conocimiento requerido de la actividad ilegal que se produjo en el Club Madonna".El administrador de la ciudad, Jimmy L. Morales indicó en un comunicado que había determinado que "esta actividad representa una verdadera amenaza para la salud, el bienestar y la seguridad de nuestra comunidad".La orden de cierre fue entregada el viernes por la noche por la policía local a un administrador del club y se le indicó que el administrador de la ciudad "tiene el poder y la autoridad de revocar una licencia de negocio" si estima que esa actividad entraña una "amenaza para la salud o el bienestar público".El caso de la menor salto a las portadas de los medios la semana pasada, cuando la Policía arrestó a dos hombres y una mujer y les acusó de tráfico de menores y otros delitos, por presuntamente obligar a la menor, cuya identidad no ha sido revelada, a prostituirse y trabajar como "stripper" del 13 de diciembre al 4 de enero en el club Madonna.Los arrestados son Vilbert Jean, de 37 años, Marlene San Vincente, de 22, y DeWayne Ward, de 18, sobre los que pesan, además del delito de tráfico humano, los cargos de conducta lasciva, posesión de sustancias prohibidas y suministrar éstas a una menor de 18 años.Según el informe policial, la adolescente (identificada como D.J. en el reporte) trabajó como bailarina exótica en el club "Madonna", hasta que su madre la localizó el pasado 6 de enero y la menor informó a las autoridades de lo sucedido.Al parecer, D.J. se fugó de su casa el pasado 10 de diciembre y fue a dar a la casa de los sospechosos, en donde se presume fue obligada a mantener relaciones sexuales con un adulto para luego ser forzada a bailar en el club nocturno.Pero los abogados de Griffith defienden que "si la chica bailó, fue tan solo un caso aislado", para nada indicativo de cómo, durante cuarenta años, el local ha funcionado cumpliendo estrictamente con las leyes."Guardias de seguridad han sido contratados para asegurarnos de que esto no vuelva a pasar nunca más", dijo Richard Wolfe, abogado del club nocturno, quien sostiene que la suspensión temporal de la licencia del club "no tiene nada que ver con la seguridad o la salud pública".En su opinión, se trata de una medida "en represalia por una disputa con las autoridades de Miami Beach por una licencia de 30.000 dólares para la venta de bebidas alcohólicas".Al parecer, durante años, Griffith ha intentado infructuosamente la anulación de una normativa de la ciudad que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en clubes nudistas, como es el de su propiedad.Curiosamente, en lugar de estar en nómina, las stripper, que viven de la propina, tienen que pagar al club Madonna una cantidad determinada de dinero por el "privilegio" de bailar y actuar en un escenario de este, recogió el diario The Miami Herald.

Más noticias

0 Comentarios