Declaran varios médicos en caso del robo de bebés en España con una monja acusada

Tres testigos, dos de ellos médicos y una administradora del hospital de Madrid donde ocurrieron los hechos, declararon hoy en relación al supuesto robo de una niña recién nacida en 1982 por el que está imputada la monja española María Gómez Valbuena, "sor María".El caso es uno de los muchos de este tipo que investigan las fiscalías de varias provincias españolas, pero generó una gran conmoción social ya que la religiosa, que tiene cerca de 80 años y vive en un convento en Madrid, fue la primera persona imputada en España por el robo de niños durante el franquismo y los primeros años de la democracia.Mientras declaraban los testigos, un grupo de madres de la asociación SOS Bebés Robados Madrid se concentró a las puertas de los juzgados portando carteles con corazones rotos para pedir a la justicia que aclare dónde están sus hijos.Ante el juez de instrucción de Madrid Adolfo Carretero comparecieron hoy la neonatóloga María del Sol Jesús Martín Romero, la responsable de administración de la Clínica Santa Cristina, María Antonia García Alonso, y la ginecóloga María Teresa Freire.Otros tres médicos estaban convocados a declarar pero no lo hicieron al no poder ser localizados en sus domicilios.Los testigos declararon a petición del abogado de María Luisa Torres, la mujer que denunció el robo de su hija recién nacida en marzo de 1982, así como del letrado de "sor María".El pasado mes de abril, Torres ratificó ante el juez que la religiosa le dijo que le quitaba el bebé "por adúltera", ya que el padre de la criatura no era su marido.Dos de los testigos confirmaron hoy que la responsable de tramitar las adopciones en ese hospital en 1982 era "sor María"."Sor María", que está imputada por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento público, se acogió entonces a su derecho a no declarar ante el juez, aunque, en una carta abierta a los medios de comunicación, rechazó las acusaciones y dijo que le "repugnaba" separar a un recién nacido de su madre.Las testigos -según dijeron fuentes jurídicas- describieron a la religiosa, en unos casos como una persona "con un carácter seco y adusto" y en otros como "afable".También dijeron que, de haber sucedido los hechos de la denuncia, el robo de la niña recién nacida, no tienen ninguna explicación lógica para lo ocurrido ni en el protocolo del hospital, ni en la forma de actuar del centro, y que no conocían ni se acordaban del caso de María Luisa Torres.A la salida del juzgado, la responsable de administración de la Clínica Santa Cristina en 1982, María Antonia García Alonso, al ser preguntada por los periodistas si presenció algún caso de robo de niños, aseguró que "por supuesto, nunca. ¿Cómo van a robar niños?".Por su parte, María Teresa Freire, que fue médico residente en la Clínica Santa Cristina, dijo que en ese centro público "no había secretos, no había escondrijos, era todo muy sabido y muy visto".Y al ser preguntada si conocía a "sor María", Freire subrayó que "ella iba a lo suyo, a hacer su labor de asistente social con la gente humilde".También aseguró que nunca vio "nada irregular" ni que le hiciera "sospechar lo más mínimo" y que le sorprende "muchísimo" la supuesta desaparición de niños en un hospital público."Me extrañaba que una mujer joven y sana diera a su hijo, pero así era", recalcó la médica.La portavoz de la Asociación SOS Bebés Robados Madrid, María Cruz Rodrigo, señaló que "sor María" es "una pieza del engranaje" y se mostró convencida de que hay mucha gente implicada en una trama que se dedicaba al robo de bebés."Queremos saber dónde están nuestros hijos", subrayó la representante de la asociación.El proceso continuará el próximo 9 de octubre, cuando está previsto que otros seis doctores de la Clínica Santa Cristina comparezcan ante el mismo juez.Y el mismo magistrado volverá a investigar otro caso de un bebé robado, esta vez en 1978, después de que ayer, la Audiencia Provincial de Madrid lo reabriera tras considerar que los delitos no habían prescrito. En él también podría estar implicada "sor María".

Tres testigos, dos de ellos médicos y una administradora del hospital de Madrid donde ocurrieron los hechos, declararon hoy en relación al supuesto robo de una niña recién nacida en 1982 por el que está imputada la monja española María Gómez Valbuena, "sor María".El caso es uno de los muchos de este tipo que investigan las fiscalías de varias provincias españolas, pero generó una gran conmoción social ya que la religiosa, que tiene cerca de 80 años y vive en un convento en Madrid, fue la primera persona imputada en España por el robo de niños durante el franquismo y los primeros años de la democracia.Mientras declaraban los testigos, un grupo de madres de la asociación SOS Bebés Robados Madrid se concentró a las puertas de los juzgados portando carteles con corazones rotos para pedir a la justicia que aclare dónde están sus hijos.Ante el juez de instrucción de Madrid Adolfo Carretero comparecieron hoy la neonatóloga María del Sol Jesús Martín Romero, la responsable de administración de la Clínica Santa Cristina, María Antonia García Alonso, y la ginecóloga María Teresa Freire.Otros tres médicos estaban convocados a declarar pero no lo hicieron al no poder ser localizados en sus domicilios.Los testigos declararon a petición del abogado de María Luisa Torres, la mujer que denunció el robo de su hija recién nacida en marzo de 1982, así como del letrado de "sor María".El pasado mes de abril, Torres ratificó ante el juez que la religiosa le dijo que le quitaba el bebé "por adúltera", ya que el padre de la criatura no era su marido.Dos de los testigos confirmaron hoy que la responsable de tramitar las adopciones en ese hospital en 1982 era "sor María"."Sor María", que está imputada por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento público, se acogió entonces a su derecho a no declarar ante el juez, aunque, en una carta abierta a los medios de comunicación, rechazó las acusaciones y dijo que le "repugnaba" separar a un recién nacido de su madre.Las testigos -según dijeron fuentes jurídicas- describieron a la religiosa, en unos casos como una persona "con un carácter seco y adusto" y en otros como "afable".También dijeron que, de haber sucedido los hechos de la denuncia, el robo de la niña recién nacida, no tienen ninguna explicación lógica para lo ocurrido ni en el protocolo del hospital, ni en la forma de actuar del centro, y que no conocían ni se acordaban del caso de María Luisa Torres.A la salida del juzgado, la responsable de administración de la Clínica Santa Cristina en 1982, María Antonia García Alonso, al ser preguntada por los periodistas si presenció algún caso de robo de niños, aseguró que "por supuesto, nunca. ¿Cómo van a robar niños?".Por su parte, María Teresa Freire, que fue médico residente en la Clínica Santa Cristina, dijo que en ese centro público "no había secretos, no había escondrijos, era todo muy sabido y muy visto".Y al ser preguntada si conocía a "sor María", Freire subrayó que "ella iba a lo suyo, a hacer su labor de asistente social con la gente humilde".También aseguró que nunca vio "nada irregular" ni que le hiciera "sospechar lo más mínimo" y que le sorprende "muchísimo" la supuesta desaparición de niños en un hospital público."Me extrañaba que una mujer joven y sana diera a su hijo, pero así era", recalcó la médica.La portavoz de la Asociación SOS Bebés Robados Madrid, María Cruz Rodrigo, señaló que "sor María" es "una pieza del engranaje" y se mostró convencida de que hay mucha gente implicada en una trama que se dedicaba al robo de bebés."Queremos saber dónde están nuestros hijos", subrayó la representante de la asociación.El proceso continuará el próximo 9 de octubre, cuando está previsto que otros seis doctores de la Clínica Santa Cristina comparezcan ante el mismo juez.Y el mismo magistrado volverá a investigar otro caso de un bebé robado, esta vez en 1978, después de que ayer, la Audiencia Provincial de Madrid lo reabriera tras considerar que los delitos no habían prescrito. En él también podría estar implicada "sor María".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios