La Justicia paquistaní obliga a comparecer a Musharraf a pesar del informe médico

Retrato del expresidente paquistaní Pervez Musharraf colocado este lunes en una valla delante del hospital del Instituto Militar de Cardiología en Rawalpindi (Pakistán). EFE Retrato del expresidente paquistaní Pervez Musharraf colocado este lunes en una valla delante del hospital del Instituto Militar de Cardiología en Rawalpindi (Pakistán). EFE

Retrato del expresidente paquistaní Pervez Musharraf colocado este lunes en una valla delante del hospital del Instituto Militar de Cardiología en Rawalpindi (Pakistán). EFE

El tribunal especial que juzga al exdictador paquistaní Pervez Musharraf por presunto delito de alta traición decretó hoy que el exjefe del Ejército comparezca ante la justicia el próximo jueves 16 de enero y desoyó las alegaciones de este sobre su mala salud.Los magistrados consideraron que los informes médicos aportados por los representantes de Mushárraf no justifican su ausencia ya que su estado no reviste una gravedad tal que le impida acudir a las dependencias judiciales.Musharraf logró evitar en el último momento una comparecencia prevista hace una semana tras sufrir un dolor en el pecho cuando se dirigía al juzgado ubicado en Islamabad y fue ingresado en un hospital militar de la cercana ciudad de Rawalpindi.El pasado lunes, el tribunal accedió a retrasar las vistas hasta estudiar los informes médicos, pero hoy ha convocado al exmilitar, de 70 años, para la semana que viene.El fiscal del caso, Akram Sheikh, denunció hace unos días que Musharraf se "oculta" en el hospital y que ya antes de su supuesta enfermedad había evadido otras vistas del caso cuando se hallaron explosivos en las cercanías de su residencia.La hospitalización del exmilitar ha disparado los rumores sobre su inminente salida del país fruto de un acuerdo tácito entre las autoridades civiles y militares, para cerrar un caso embarazoso que puede tensar el ya frágil balance institucional del país asiático.A pesar de estar en libertad provisional, Mushárraf tiene prohibido salir de territorio paquistaní.A instancias del actual Gobierno, el exjefe del Ejército fue acusado en el Tribunal Supremo por suspender el orden constitucional en 2007, lo cual ha derivado en el actual juicio por alta traición, delito que se castiga hasta con la pena de muerte.El exmilitar impuso en noviembre de 2007 el estado de emergencia, suspendió el Parlamento y ordenó la detención de 60 jueces, hechos que según el Ministerio del Interior suponen traición de acuerdo con el artículo 6 de la Carta Magna paquistaní.Musharraf llegó al poder el 12 de octubre de 1999 tras dar un golpe de Estado contra el entonces primer ministro Nawaz Sharif, que volvió a la jefatura de Gobierno tras vencer en las elecciones en mayo pasado.El exgeneral, único de los cuatro dictadores militares de Pakistán que ha sido arrestado, intentó el año pasado reanudar su carrera política al volver al país para participar en los comicios generales, pero la justicia se lo impidió y acabó detenido.

El tribunal especial que juzga al exdictador paquistaní Pervez Musharraf por presunto delito de alta traición decretó hoy que el exjefe del Ejército comparezca ante la justicia el próximo jueves 16 de enero y desoyó las alegaciones de este sobre su mala salud.Los magistrados consideraron que los informes médicos aportados por los representantes de Mushárraf no justifican su ausencia ya que su estado no reviste una gravedad tal que le impida acudir a las dependencias judiciales.Musharraf logró evitar en el último momento una comparecencia prevista hace una semana tras sufrir un dolor en el pecho cuando se dirigía al juzgado ubicado en Islamabad y fue ingresado en un hospital militar de la cercana ciudad de Rawalpindi.El pasado lunes, el tribunal accedió a retrasar las vistas hasta estudiar los informes médicos, pero hoy ha convocado al exmilitar, de 70 años, para la semana que viene.El fiscal del caso, Akram Sheikh, denunció hace unos días que Musharraf se "oculta" en el hospital y que ya antes de su supuesta enfermedad había evadido otras vistas del caso cuando se hallaron explosivos en las cercanías de su residencia.La hospitalización del exmilitar ha disparado los rumores sobre su inminente salida del país fruto de un acuerdo tácito entre las autoridades civiles y militares, para cerrar un caso embarazoso que puede tensar el ya frágil balance institucional del país asiático.A pesar de estar en libertad provisional, Mushárraf tiene prohibido salir de territorio paquistaní.A instancias del actual Gobierno, el exjefe del Ejército fue acusado en el Tribunal Supremo por suspender el orden constitucional en 2007, lo cual ha derivado en el actual juicio por alta traición, delito que se castiga hasta con la pena de muerte.El exmilitar impuso en noviembre de 2007 el estado de emergencia, suspendió el Parlamento y ordenó la detención de 60 jueces, hechos que según el Ministerio del Interior suponen traición de acuerdo con el artículo 6 de la Carta Magna paquistaní.Musharraf llegó al poder el 12 de octubre de 1999 tras dar un golpe de Estado contra el entonces primer ministro Nawaz Sharif, que volvió a la jefatura de Gobierno tras vencer en las elecciones en mayo pasado.El exgeneral, único de los cuatro dictadores militares de Pakistán que ha sido arrestado, intentó el año pasado reanudar su carrera política al volver al país para participar en los comicios generales, pero la justicia se lo impidió y acabó detenido.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios