La ONU alerta contra la compra de falsificaciones pues financia a las mafias

Fotografía facilitada por la Agencia Tributaria durante la operación "Bella Durmiente". EFE/Archivo Fotografía facilitada por la Agencia Tributaria durante la operación "Bella Durmiente". EFE/Archivo

Fotografía facilitada por la Agencia Tributaria durante la operación "Bella Durmiente". EFE/Archivo

Los productos falsificados son un riesgo para la salud, promueven la explotación laboral y generan un negocio ilícito de 250.000 millones de dólares que en gran parte acaba en los bolsillos del crimen organizado, advirtió hoy la ONU en una campaña de concienciación.La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) lanzó hoy la campaña "Productos falsificados - no apoyes el crimen organizado", en la que informa que comprar esos artículos, además de poner en riesgo la salud, financia el tráfico ilegal de inmigrantes, destruye trabajo legal y genera daños medioambientales."La producción y distribución de productos falsificados presenta un negocio de bajo riesgo y alta rentabilidad para los delincuentes. La falsificación alimenta las actividades de blanqueo de dinero y propicia la corrupción", declaró el director ejecutivo de la ONUDD, Yury Fedotov, en un comunicado emitido en Viena.En la web http://www.unodc.org/counterfeit/ se puede obtener más información de la campaña y ver un vídeo sobre las implicaciones de la compra de un producto falsificado.Además, la ONU denuncia que "existen pruebas de cierta participación o solapamiento (de las redes de falsificación) con el tráfico de drogas y otros delitos graves".En 2013, un programa de la ONU junto con la Organización Mundial de Aduanas detectó mercancías falsificadas en un tercio de los contenedores incautados, a pesar de que el operativo se concibió inicialmente para interceptar drogas.Entre los productos falsificados más frecuentes se encuentran las ruedas de vehículos, discos de freno, los "airbags", alimentos para bebés, los juguetes para niños e incluso componentes de aviones, cuyo uso puede poner en serio riesgo la salud y la seguridad de los consumidores, advierte la ONUDD.Por otro lado, este organismo de la ONU hace especial hincapié en el tráfico de medicamentos fraudulentos, una actividad criminal que mueve unos 5.000 millones de dólares cada año solo en Asia y África, y que se ha intensificado gracias a Internet."En el mejor de los casos, este tipo de medicamentos puede no contener ningún ingrediente activo. En el peor, los medicamentos pueden contener sustancias químicas desconocidas o potencialmente dañinas", advierte la ONUDD.Además de los riesgos directos contra la seguridad y salud que puede conllevar el consumo de falsificaciones, la ONU recordó que la producción de estos bienes se suele realizar mediante redes de trabajo irregular que muchas veces implican la explotación laboral y el tráfico ilícito de inmigrantes."Los trabajadores inmigrantes irregulares son obligados a vender mercancías falsificadas para pagar las deudas en que incurrieron con sus traficantes", asegura la ONU en su comunicado.Por otra parte, también se denuncia que el medio ambiente también sale perjudicado por la fabricación de productos falsificados."Al no existir normativas al respecto, hay muchas probabilidades de que tintes tóxicos y sustancias químicas usados en la producción no tengan una gestión de residuos apropiada", concluye la ONU.

Los productos falsificados son un riesgo para la salud, promueven la explotación laboral y generan un negocio ilícito de 250.000 millones de dólares que en gran parte acaba en los bolsillos del crimen organizado, advirtió hoy la ONU en una campaña de concienciación.La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) lanzó hoy la campaña "Productos falsificados - no apoyes el crimen organizado", en la que informa que comprar esos artículos, además de poner en riesgo la salud, financia el tráfico ilegal de inmigrantes, destruye trabajo legal y genera daños medioambientales."La producción y distribución de productos falsificados presenta un negocio de bajo riesgo y alta rentabilidad para los delincuentes. La falsificación alimenta las actividades de blanqueo de dinero y propicia la corrupción", declaró el director ejecutivo de la ONUDD, Yury Fedotov, en un comunicado emitido en Viena.En la web http://www.unodc.org/counterfeit/ se puede obtener más información de la campaña y ver un vídeo sobre las implicaciones de la compra de un producto falsificado.Además, la ONU denuncia que "existen pruebas de cierta participación o solapamiento (de las redes de falsificación) con el tráfico de drogas y otros delitos graves".En 2013, un programa de la ONU junto con la Organización Mundial de Aduanas detectó mercancías falsificadas en un tercio de los contenedores incautados, a pesar de que el operativo se concibió inicialmente para interceptar drogas.Entre los productos falsificados más frecuentes se encuentran las ruedas de vehículos, discos de freno, los "airbags", alimentos para bebés, los juguetes para niños e incluso componentes de aviones, cuyo uso puede poner en serio riesgo la salud y la seguridad de los consumidores, advierte la ONUDD.Por otro lado, este organismo de la ONU hace especial hincapié en el tráfico de medicamentos fraudulentos, una actividad criminal que mueve unos 5.000 millones de dólares cada año solo en Asia y África, y que se ha intensificado gracias a Internet."En el mejor de los casos, este tipo de medicamentos puede no contener ningún ingrediente activo. En el peor, los medicamentos pueden contener sustancias químicas desconocidas o potencialmente dañinas", advierte la ONUDD.Además de los riesgos directos contra la seguridad y salud que puede conllevar el consumo de falsificaciones, la ONU recordó que la producción de estos bienes se suele realizar mediante redes de trabajo irregular que muchas veces implican la explotación laboral y el tráfico ilícito de inmigrantes."Los trabajadores inmigrantes irregulares son obligados a vender mercancías falsificadas para pagar las deudas en que incurrieron con sus traficantes", asegura la ONU en su comunicado.Por otra parte, también se denuncia que el medio ambiente también sale perjudicado por la fabricación de productos falsificados."Al no existir normativas al respecto, hay muchas probabilidades de que tintes tóxicos y sustancias químicas usados en la producción no tengan una gestión de residuos apropiada", concluye la ONU.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios