El Supremo español confirma la disolución de los "Latin Kings" en Madrid

El Tribunal Supremo (TS) español confirmó la disolución de la banda latina de los "Latin Kings" en Madrid y la condena a 4 años de cárcel a su fundador, el ecuatoriano Eric Javier Jara Velastegui, alias "El Padrino".Además confirmó las condenas a tres y dos años de prisión a otros dos dirigentes -José Fabricio Icaza, "El Príncipe", y María Torres, "La Madrina"- por el delito de asociación ilícita.La Sala de lo Penal del alto tribunal español desestimó los recursos interpuestos por "El Padrino", los dos cabecillas y otros tres dirigentes de la banda a los que la Audiencia Provincial de Madrid también condenó a 2 años de prisión.Según la sentencia, la legalidad de esa banda "se ve violada al tratarse de un organización que, por sus fines, comportamientos y objetivos, ha de calificarse como ilícita incurriendo incluso en una ilicitud de naturaleza criminal".La banda de los "Latin Kings" es una de las principales pandillas de jóvenes -mayoritariamente de origen latinoamericano- que se implantaron en España a inicio de la década del 2000 y que las autoridades vinculan con numerosos casos de riñas callejeras y al menos unas 16 muertes.Su ilegalización en Madrid contrasta con su situación en otras regiones de España, como Cataluña, donde están registrados como una asociación cultural.El Tribunal Supremo español adoptó esta decisión después de haber anulado en mayo de 2009 la disolución de los "Latin Kings" en Madrid, acordada por la Audiencia Provincial en junio de 2007.El Alto Tribunal ordenó entonces repetir el juicio para once integrantes de esa organización, entre los que se encontraban los seis cabecillas que recurrieron la nueva sentencia condenatoria de la Audiencia de Madrid y que ahora confirma el Supremo.En aquella ocasión, el alto tribunal español admitió los recursos atendiendo a la alegación de que los testigos protegidos declararon con la voz distorsionada y su identidad fue ocultada a las defensas, lo que para el TS cercenó su estrategia, ya que esas manifestaciones eran "los únicos elementos de prueba" en que se basó la condena.Solventado ese problema, el juicio se volvió a celebrar con otros magistrados entre septiembre y noviembre de 2010 y ahora el Supremo valora las manifestaciones de los testigos protegidos como prueba incriminatoria porque supusieron un "serio riesgo para su integridad física, lo que obviamente incrementa su credibilidad".La Audiencia Provincial, que condenó a los diez procesados por estos hechos a penas de entre un año y cuatro meses y 4 años de cárcel, acordó textualmente: "la disolución de la Sagrada Tribu América Spain (STAS) de la Todopoderosa Nación de los Reyes y Reinas Latinos en lo que respecta a la sección o 'Reino' establecido en la Comunidad Autónoma de Madrid (Reino Inca)".Consideró probado que Eric Javier fundó la banda el 14 de febrero de 2000, que era el autor de su "Manifiesto" fundacional y que siguió dirigiendo la organización desde la cárcel, en la que ingresó el 14 de mayo de 2003 por violación.La sentencia confirmada explicaba que los "Latin Kings" es una organización "directamente orientada" hacia la "violencia interna" sobre sus miembros para mantenerlos sometidos, y la "violencia externa" contra bandas enemigas, especialmente "los Ñetas".La estructura de los "Latin Kins" en España estaba formada por cuatro "reinos" que se corresponden a las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia y Murcia, cada uno de los cuáles estaba integrado por "capítulos", que tenían al frente cinco oficiales denominados Inca, Cacique, Jefe de Guerra, Tesorero y Maestro.Analistas policiales expertos en bandas latinas coinciden en que su desarrollo en España está en fase embrionaria y su modo de actuación no coincide exactamente con el modelo americano de crimen organizado y narcotráfico.

El Tribunal Supremo (TS) español confirmó la disolución de la banda latina de los "Latin Kings" en Madrid y la condena a 4 años de cárcel a su fundador, el ecuatoriano Eric Javier Jara Velastegui, alias "El Padrino".Además confirmó las condenas a tres y dos años de prisión a otros dos dirigentes -José Fabricio Icaza, "El Príncipe", y María Torres, "La Madrina"- por el delito de asociación ilícita.La Sala de lo Penal del alto tribunal español desestimó los recursos interpuestos por "El Padrino", los dos cabecillas y otros tres dirigentes de la banda a los que la Audiencia Provincial de Madrid también condenó a 2 años de prisión.Según la sentencia, la legalidad de esa banda "se ve violada al tratarse de un organización que, por sus fines, comportamientos y objetivos, ha de calificarse como ilícita incurriendo incluso en una ilicitud de naturaleza criminal".La banda de los "Latin Kings" es una de las principales pandillas de jóvenes -mayoritariamente de origen latinoamericano- que se implantaron en España a inicio de la década del 2000 y que las autoridades vinculan con numerosos casos de riñas callejeras y al menos unas 16 muertes.Su ilegalización en Madrid contrasta con su situación en otras regiones de España, como Cataluña, donde están registrados como una asociación cultural.El Tribunal Supremo español adoptó esta decisión después de haber anulado en mayo de 2009 la disolución de los "Latin Kings" en Madrid, acordada por la Audiencia Provincial en junio de 2007.El Alto Tribunal ordenó entonces repetir el juicio para once integrantes de esa organización, entre los que se encontraban los seis cabecillas que recurrieron la nueva sentencia condenatoria de la Audiencia de Madrid y que ahora confirma el Supremo.En aquella ocasión, el alto tribunal español admitió los recursos atendiendo a la alegación de que los testigos protegidos declararon con la voz distorsionada y su identidad fue ocultada a las defensas, lo que para el TS cercenó su estrategia, ya que esas manifestaciones eran "los únicos elementos de prueba" en que se basó la condena.Solventado ese problema, el juicio se volvió a celebrar con otros magistrados entre septiembre y noviembre de 2010 y ahora el Supremo valora las manifestaciones de los testigos protegidos como prueba incriminatoria porque supusieron un "serio riesgo para su integridad física, lo que obviamente incrementa su credibilidad".La Audiencia Provincial, que condenó a los diez procesados por estos hechos a penas de entre un año y cuatro meses y 4 años de cárcel, acordó textualmente: "la disolución de la Sagrada Tribu América Spain (STAS) de la Todopoderosa Nación de los Reyes y Reinas Latinos en lo que respecta a la sección o 'Reino' establecido en la Comunidad Autónoma de Madrid (Reino Inca)".Consideró probado que Eric Javier fundó la banda el 14 de febrero de 2000, que era el autor de su "Manifiesto" fundacional y que siguió dirigiendo la organización desde la cárcel, en la que ingresó el 14 de mayo de 2003 por violación.La sentencia confirmada explicaba que los "Latin Kings" es una organización "directamente orientada" hacia la "violencia interna" sobre sus miembros para mantenerlos sometidos, y la "violencia externa" contra bandas enemigas, especialmente "los Ñetas".La estructura de los "Latin Kins" en España estaba formada por cuatro "reinos" que se corresponden a las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia y Murcia, cada uno de los cuáles estaba integrado por "capítulos", que tenían al frente cinco oficiales denominados Inca, Cacique, Jefe de Guerra, Tesorero y Maestro.Analistas policiales expertos en bandas latinas coinciden en que su desarrollo en España está en fase embrionaria y su modo de actuación no coincide exactamente con el modelo americano de crimen organizado y narcotráfico.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios