La justicia se muestra escéptica ante críticas a la ley del aborto en Texas

La Corte de Apelaciones de EE.UU. del circuito 5, con sede en Nueva Orleans, deberá posicionarse sobre la ley en vigor desde el pasado otoño y hoy escuchó a ambas partes: el estado de Texas, por un lado, y los grupos que representan a las clínicas abortiv La Corte de Apelaciones de EE.UU. del circuito 5, con sede en Nueva Orleans, deberá posicionarse sobre la ley en vigor desde el pasado otoño y hoy escuchó a ambas partes: el estado de Texas, por un lado, y los grupos que representan a las clínicas abortiv

La Corte de Apelaciones de EE.UU. del circuito 5, con sede en Nueva Orleans, deberá posicionarse sobre la ley en vigor desde el pasado otoño y hoy escuchó a ambas partes: el estado de Texas, por un lado, y los grupos que representan a las clínicas abortiv

Los grupos pro-aborto de Texas se toparon hoy con el escepticismo de las tres jueces que conforman la Corte de Apelaciones de EE.UU. que deberá decidir sobre dos puntos polémicos de la ley que restringe la interrupción voluntaria del embarazo en Texas.La Corte de Apelaciones de EE.UU. del circuito 5, con sede en Nueva Orleans, deberá posicionarse sobre la ley en vigor desde el pasado otoño y hoy escuchó a ambas partes: el estado de Texas, por un lado, y los grupos que representan a las clínicas abortivas por otro.En juego está la sección de la ley que obliga a los médicos que trabajan para los centros de aborto a estar afiliados a un hospital de la zona y también la limitación del uso de medicamentos que inducen a la expulsión del feto."Las mujeres de Texas se enfrentan a una desastrosa atención sanitaria por culpa de un pequeño grupo de políticos extremistas", declaró en un comunicado Melaney Linton, presidenta de Planned Parenthood en los estados del Golfo de México.Las clínicas abortivas argumentan que unas 22.000 mujeres se quedaron sin acceso al aborto, que en el sureño valle de Río Grande ya no hay centros de este tipo y que un cuarto de las clínicas tejanas se vieron obligadas a cerrar.Sin embargo, desde la entrada en vigor de la ley, algunas clínicas han conseguido los permisos y han ido reabriendo poco a poco, lo que debilitó hoy los argumentos de los abortistas."¿Saben cuánto tiempo se tarda en Texas a 75 millas por hora? Son carreteras especialmente planas", dijo escéptica hoy la juez Edith Jones sobre la falta de acceso al aborto en algunas zonas, según recogen los diarios "San Antonio Express-News" y "Houston Chronicle".En este sentido, Jonathan Mitchell, abogado de la Fiscalía General de Texas, destacó varias reaperturas en Austin y San Antonio: "Lo que ha pasado es que clínicas que Planned Parenthood dijo que cerraría están ahora abiertas", explicó.En un comunicado posterior, el grupo provida Texas Right to Life celebró la incredulidad de las jueces y dijo que la sesión puso en entredicho los argumentos de los abortistas.Los dos puntos en cuestión, presentes en una ley global de restricción del aborto, fueron declarados inconstitucionales en octubre por el juez federal Lee Yeakel.La resolución fue recurrida por el Fiscal General de Texas ante la corte de apelaciones con sede en Nueva Orleans, que deberá decidir sobre la suspensión de parte de la ley.

Los grupos pro-aborto de Texas se toparon hoy con el escepticismo de las tres jueces que conforman la Corte de Apelaciones de EE.UU. que deberá decidir sobre dos puntos polémicos de la ley que restringe la interrupción voluntaria del embarazo en Texas.La Corte de Apelaciones de EE.UU. del circuito 5, con sede en Nueva Orleans, deberá posicionarse sobre la ley en vigor desde el pasado otoño y hoy escuchó a ambas partes: el estado de Texas, por un lado, y los grupos que representan a las clínicas abortivas por otro.En juego está la sección de la ley que obliga a los médicos que trabajan para los centros de aborto a estar afiliados a un hospital de la zona y también la limitación del uso de medicamentos que inducen a la expulsión del feto."Las mujeres de Texas se enfrentan a una desastrosa atención sanitaria por culpa de un pequeño grupo de políticos extremistas", declaró en un comunicado Melaney Linton, presidenta de Planned Parenthood en los estados del Golfo de México.Las clínicas abortivas argumentan que unas 22.000 mujeres se quedaron sin acceso al aborto, que en el sureño valle de Río Grande ya no hay centros de este tipo y que un cuarto de las clínicas tejanas se vieron obligadas a cerrar.Sin embargo, desde la entrada en vigor de la ley, algunas clínicas han conseguido los permisos y han ido reabriendo poco a poco, lo que debilitó hoy los argumentos de los abortistas."¿Saben cuánto tiempo se tarda en Texas a 75 millas por hora? Son carreteras especialmente planas", dijo escéptica hoy la juez Edith Jones sobre la falta de acceso al aborto en algunas zonas, según recogen los diarios "San Antonio Express-News" y "Houston Chronicle".En este sentido, Jonathan Mitchell, abogado de la Fiscalía General de Texas, destacó varias reaperturas en Austin y San Antonio: "Lo que ha pasado es que clínicas que Planned Parenthood dijo que cerraría están ahora abiertas", explicó.En un comunicado posterior, el grupo provida Texas Right to Life celebró la incredulidad de las jueces y dijo que la sesión puso en entredicho los argumentos de los abortistas.Los dos puntos en cuestión, presentes en una ley global de restricción del aborto, fueron declarados inconstitucionales en octubre por el juez federal Lee Yeakel.La resolución fue recurrida por el Fiscal General de Texas ante la corte de apelaciones con sede en Nueva Orleans, que deberá decidir sobre la suspensión de parte de la ley.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios