Cruz Roja entrega ayuda a 30.000 personas en Awerial, centro de Sudán del Sur

Fotografía que muestra a una enfermera surcoreana atendiendo a un bebé en Bor (Sudán del Sur), el pasado 27 de diciembre. EFE Fotografía que muestra a una enfermera surcoreana atendiendo a un bebé en Bor (Sudán del Sur), el pasado 27 de diciembre. EFE

Fotografía que muestra a una enfermera surcoreana atendiendo a un bebé en Bor (Sudán del Sur), el pasado 27 de diciembre. EFE

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha repartido ayuda humanitaria a 30.000 personas desplazadas en Awerial, una región situada en el centro de Sudán del Sur, que huyen principalmente de la violencia desatada en el estado de Jonglei, al otro lado del Nilo.Se trata de la mayor concentración de gente desplazada en todo el país, personas con necesidades humanitarias "urgentes", a medida que llega gente nueva cada día, informó en un comunicado el CICR, que está distribuyendo entre ellos ayuda para cubrir las necesidades básicas de alimento y refugio."La carretera que va hacia el río es una fila india de miles de personas, con otras esperando que lleguen barcos para poder cruzar al otro lado", señaló, desde Awerial, el vicepresidente de la delegación del CICR en el país, François Moreillon.En el marco de esta operación, la Cruz Roja suministrará a 30.000 personas artículos básicos como mantas, toldos, artículos de cocina, bidones de combustible y comida suficiente para dos semanas.Además se están distribuyendo unos 16.000 equipos de pesca entre los residentes de Awerial, afectados por la falta de recursos como resultado de la llegada continua de desplazados."Estamos explorando nuevas maneras de ayudar a los afectados, ante la previsible llegada de miles de personas en los próximos días", indicó Moreillon.Desde la Cruz Roja también solicitaron a las partes en conflicto que faciliten la entrada de ayuda humanitaria y que tomen las medidas para evitar muertes de civiles.La organización informó de que cientos de civiles han sido heridos en los episodios de violencia desde el pasado 15 de diciembre y recordó que estas personas tienen derecho a atención médica y que el personal médico debe poder atenderles en condiciones de seguridad.Desde el inicio del conflicto, el CICR ha desplegado tres equipos quirúrgicos en los hospitales de Juba, Malakal y Bentiu para prestar atención de urgencia a los heridos, además de proveerlos con material médico y medicinas para tratar a unas 500 personas en Juba, 250 en Bentiu y más de un centenar en Malakal.Además ha repartido toldos para 6.000 personas desplazadas en el campo de Juba, tiendas entre 7.200 y ha ayudado a familias separadas por el conflicto a restablecer el contacto.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha repartido ayuda humanitaria a 30.000 personas desplazadas en Awerial, una región situada en el centro de Sudán del Sur, que huyen principalmente de la violencia desatada en el estado de Jonglei, al otro lado del Nilo.Se trata de la mayor concentración de gente desplazada en todo el país, personas con necesidades humanitarias "urgentes", a medida que llega gente nueva cada día, informó en un comunicado el CICR, que está distribuyendo entre ellos ayuda para cubrir las necesidades básicas de alimento y refugio."La carretera que va hacia el río es una fila india de miles de personas, con otras esperando que lleguen barcos para poder cruzar al otro lado", señaló, desde Awerial, el vicepresidente de la delegación del CICR en el país, François Moreillon.En el marco de esta operación, la Cruz Roja suministrará a 30.000 personas artículos básicos como mantas, toldos, artículos de cocina, bidones de combustible y comida suficiente para dos semanas.Además se están distribuyendo unos 16.000 equipos de pesca entre los residentes de Awerial, afectados por la falta de recursos como resultado de la llegada continua de desplazados."Estamos explorando nuevas maneras de ayudar a los afectados, ante la previsible llegada de miles de personas en los próximos días", indicó Moreillon.Desde la Cruz Roja también solicitaron a las partes en conflicto que faciliten la entrada de ayuda humanitaria y que tomen las medidas para evitar muertes de civiles.La organización informó de que cientos de civiles han sido heridos en los episodios de violencia desde el pasado 15 de diciembre y recordó que estas personas tienen derecho a atención médica y que el personal médico debe poder atenderles en condiciones de seguridad.Desde el inicio del conflicto, el CICR ha desplegado tres equipos quirúrgicos en los hospitales de Juba, Malakal y Bentiu para prestar atención de urgencia a los heridos, además de proveerlos con material médico y medicinas para tratar a unas 500 personas en Juba, 250 en Bentiu y más de un centenar en Malakal.Además ha repartido toldos para 6.000 personas desplazadas en el campo de Juba, tiendas entre 7.200 y ha ayudado a familias separadas por el conflicto a restablecer el contacto.

Más noticias

0 Comentarios