Varias ONG surcoreanas envían nueva ayuda humanitaria al Norte tras las inundaciones del verano

Una coalición de varias ONG de Corea del Sur mandó hoy 500 toneladas de harina a Corea del Norte, en el segundo envío surcoreano de este tipo al país vecino tras las inundaciones de este verano, que se cree dejaron unos 300 muertos.Once delegados del Consejo Para la Cooperación con Corea del Norte, en representación de 51 donantes privados, cruzaron hoy la frontera terrestre en dirección a la ciudad norcoreana de Kaesong, cerca de la militarizada franja divisoria con el Sur, informó la agencia surcoreana Yonhap.Los enviados de la coalición de ONG surcoreanas supervisarán la distribución en el Norte de la ayuda alimentaria, cuyo valor se estima en 260 millones de wones (unos 179.000 euros).Se trata del segundo envío privado de ayuda humanitaria del Sur al Norte desde el verano, después de que a mediados de septiembre una asociación budista enviara un cargamento idéntico de 500 toneladas de harina.Antes, el hermético país comunista rechazó una propuesta de ayuda del Gobierno de Corea del Sur consistente en 10.000 toneladas de harina, fideos instantáneos y medicinas, por considerarla no apropiada.El contingente no incluía arroz y cemento, que eran los materiales solicitados por Corea del Norte de forma prioritaria tras las inundaciones de este verano pero que el Sur rechazó enviar al considerar que podían ser desviados para usos no humanitarios.Las lluvias torrenciales, producto de los habituales tifones estivales, causaron este verano unos 300 muertos y 600 heridos o desaparecidos, según medios norcoreanos, además de dejar a miles de personas sin hogar, campos de cultivo anegados e infraestructuras destruidas.El Gobierno surcoreano vigila de cerca toda la ayuda que se envía al Norte, ya que teme que el régimen de Kim Jong-un pueda desviarla hacia el poderoso Ejército del país, principal garante del poder de la dinastía Kim.Las relaciones entre las dos Coreas permanecen seriamente deterioradas desde 2010, por el hundimiento en marzo de ese año de una corbeta surcoreana y el ataque en noviembre a la isla de Yeonpyeong, dos sucesos que se saldaron con 50 muertos y de los que Seúl acusa a Pyongyang.

Una coalición de varias ONG de Corea del Sur mandó hoy 500 toneladas de harina a Corea del Norte, en el segundo envío surcoreano de este tipo al país vecino tras las inundaciones de este verano, que se cree dejaron unos 300 muertos.Once delegados del Consejo Para la Cooperación con Corea del Norte, en representación de 51 donantes privados, cruzaron hoy la frontera terrestre en dirección a la ciudad norcoreana de Kaesong, cerca de la militarizada franja divisoria con el Sur, informó la agencia surcoreana Yonhap.Los enviados de la coalición de ONG surcoreanas supervisarán la distribución en el Norte de la ayuda alimentaria, cuyo valor se estima en 260 millones de wones (unos 179.000 euros).Se trata del segundo envío privado de ayuda humanitaria del Sur al Norte desde el verano, después de que a mediados de septiembre una asociación budista enviara un cargamento idéntico de 500 toneladas de harina.Antes, el hermético país comunista rechazó una propuesta de ayuda del Gobierno de Corea del Sur consistente en 10.000 toneladas de harina, fideos instantáneos y medicinas, por considerarla no apropiada.El contingente no incluía arroz y cemento, que eran los materiales solicitados por Corea del Norte de forma prioritaria tras las inundaciones de este verano pero que el Sur rechazó enviar al considerar que podían ser desviados para usos no humanitarios.Las lluvias torrenciales, producto de los habituales tifones estivales, causaron este verano unos 300 muertos y 600 heridos o desaparecidos, según medios norcoreanos, además de dejar a miles de personas sin hogar, campos de cultivo anegados e infraestructuras destruidas.El Gobierno surcoreano vigila de cerca toda la ayuda que se envía al Norte, ya que teme que el régimen de Kim Jong-un pueda desviarla hacia el poderoso Ejército del país, principal garante del poder de la dinastía Kim.Las relaciones entre las dos Coreas permanecen seriamente deterioradas desde 2010, por el hundimiento en marzo de ese año de una corbeta surcoreana y el ataque en noviembre a la isla de Yeonpyeong, dos sucesos que se saldaron con 50 muertos y de los que Seúl acusa a Pyongyang.

Más noticias

0 Comentarios