Alemania creció y minimizó su déficit en 2013 pese a la crisis de sus socios

En la imagen, línea de montaje del BMW serie 6 en la planta que la firma de automóviles tiene en Dingolfing (Alemania). EFE/Archivo En la imagen, línea de montaje del BMW serie 6 en la planta que la firma de automóviles tiene en Dingolfing (Alemania). EFE/Archivo

En la imagen, línea de montaje del BMW serie 6 en la planta que la firma de automóviles tiene en Dingolfing (Alemania). EFE/Archivo

La economía alemana firmó en 2013 su peor año desde el estallido de la crisis de la deuda por la recesión que lastró a muchos de sus socios en la eurozona, pero logró seguir creciendo y reducir al mínimo su déficit público.El producto interior bruto (PIB) de la mayor economía de Europa se incrementó el pasado ejercicio en términos interanuales un 0,4 % y el déficit público conjunto del Estado alemán ascendió al 0,1 %, informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis).El ministro de Economía y Energía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, consideró "positivos" estos datos, pese a que se encuentran por debajo de los valores de los últimos ejercicios, teniendo en cuenta la débil coyuntura global y las dificultades en la eurozona.Contrariamente al patrón de años anteriores, la demanda interna fue el elemento que tiró de la economía nacional y el sector exterior -tradicional puntal de Alemania- tuvo una aportación negativa al PIB."La economía alemana se ha visto afectada por la persistente recesión en algunos países europeos y el frenazo de la evolución económica a nivel global. La fuerte demanda interna sólo ha podido compensar esto en parte", explicó en rueda de prensa Roderich Egeler, presidente de Destatis.El consumo de empresas y familias avanzó un 0,9 % en 2013 y el del Estado se incrementó en un 1,1 % en términos interanuales, mientras que las inversiones se contrajeron en un 2,2 %.Las exportaciones de bienes y servicios alemanes crecieron un 0,6 %, mientras que las importaciones repuntaron un 1,3 %, con lo que la aportación del sector exterior a la evolución del PIB fue negativa, del -0,3%.No obstante, las exportaciones alemanes continuaron superando a las importaciones en términos absolutos, manteniendo el superávit comercial que algunos expertos y gobiernos han tachado de desequilibrio y elemento desestabilizador.Estas cifras de crecimiento coinciden con las que habían pronosticado la mayoría de institutos de estudios económicos y se encuentran ligeramente por debajo del 0,5 % estimado por el Ministerio de Economía.Frente a este magro 0,4 %, la economía alemana creció un 0,7 % en 2012, un 3,3 % en 2011 y un 3,6 % en 2010, año en el que rebotó tras la caída del 4,7 % de 2009, en el que se vio lastrada por la crisis financiera global.Por su parte, el Estado alemán cerró el pasado ejercicio con un déficit público equivalente al 0,1 % del PIB, algo peor que el superávit del 0,1 % de 2012, pero claramente por debajo de las exigencias de la Comisión Europea y de los registro de la mayoría de sus socios de la eurozona.El Estado alemán -concepto que incluye la federación, los "Länder", los municipios y la seguridad social- cerró el pasado ejercicio con un déficit de 1.700 millones de euros, según cálculos provisionales.Destatis explicó que el estado federal y los "Länder" redujeron su déficit notablemente en relación al año anterior, mientras que los municipios y la seguridad social obtuvieron un claro superávit.Con respecto a las cuentas de la federación, el Ministerio de Finanzas indicó que el nuevo endeudamiento ascendió en 2013 a 22.100 millones de euros, 400 millones menos que el año anterior y 3.000 euros menos de lo previsto, a pesar del desembolso extraordinario a que obligaron las inundaciones del verano.Las previsiones del Ejecutivo alemán y los principales centros de estudios económicos para 2014 pronostican un crecimiento de entre un 1,5 y un 2,0 % ligado al inicio de la recuperación en la eurozona.A este respecto, Gabriel destacó que "todos los indicadores apuntan actualmente a que consumidores y empresas se muestran confiados en un crecimiento sólido" para este ejercicio.Los últimos pronósticos de expertos y empresarios estiman que, además de crecer con fuerza, Alemania romperá un nuevo récord de exportaciones, seguirá reduciendo su déficit público y mantendrá su tasa de desempleo en mínimos.Las cifras presentadas en Berlín, junto a los pronósticos mejorados que ha anunciado el Banco Mundial, llevaron al índice selectivo de la bolsa de Fráncfort a alcanzar a primera hora de la mañana los 9.631,56 puntos, un máximo histórico intradía.

La economía alemana firmó en 2013 su peor año desde el estallido de la crisis de la deuda por la recesión que lastró a muchos de sus socios en la eurozona, pero logró seguir creciendo y reducir al mínimo su déficit público.El producto interior bruto (PIB) de la mayor economía de Europa se incrementó el pasado ejercicio en términos interanuales un 0,4 % y el déficit público conjunto del Estado alemán ascendió al 0,1 %, informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis).El ministro de Economía y Energía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, consideró "positivos" estos datos, pese a que se encuentran por debajo de los valores de los últimos ejercicios, teniendo en cuenta la débil coyuntura global y las dificultades en la eurozona.Contrariamente al patrón de años anteriores, la demanda interna fue el elemento que tiró de la economía nacional y el sector exterior -tradicional puntal de Alemania- tuvo una aportación negativa al PIB."La economía alemana se ha visto afectada por la persistente recesión en algunos países europeos y el frenazo de la evolución económica a nivel global. La fuerte demanda interna sólo ha podido compensar esto en parte", explicó en rueda de prensa Roderich Egeler, presidente de Destatis.El consumo de empresas y familias avanzó un 0,9 % en 2013 y el del Estado se incrementó en un 1,1 % en términos interanuales, mientras que las inversiones se contrajeron en un 2,2 %.Las exportaciones de bienes y servicios alemanes crecieron un 0,6 %, mientras que las importaciones repuntaron un 1,3 %, con lo que la aportación del sector exterior a la evolución del PIB fue negativa, del -0,3%.No obstante, las exportaciones alemanes continuaron superando a las importaciones en términos absolutos, manteniendo el superávit comercial que algunos expertos y gobiernos han tachado de desequilibrio y elemento desestabilizador.Estas cifras de crecimiento coinciden con las que habían pronosticado la mayoría de institutos de estudios económicos y se encuentran ligeramente por debajo del 0,5 % estimado por el Ministerio de Economía.Frente a este magro 0,4 %, la economía alemana creció un 0,7 % en 2012, un 3,3 % en 2011 y un 3,6 % en 2010, año en el que rebotó tras la caída del 4,7 % de 2009, en el que se vio lastrada por la crisis financiera global.Por su parte, el Estado alemán cerró el pasado ejercicio con un déficit público equivalente al 0,1 % del PIB, algo peor que el superávit del 0,1 % de 2012, pero claramente por debajo de las exigencias de la Comisión Europea y de los registro de la mayoría de sus socios de la eurozona.El Estado alemán -concepto que incluye la federación, los "Länder", los municipios y la seguridad social- cerró el pasado ejercicio con un déficit de 1.700 millones de euros, según cálculos provisionales.Destatis explicó que el estado federal y los "Länder" redujeron su déficit notablemente en relación al año anterior, mientras que los municipios y la seguridad social obtuvieron un claro superávit.Con respecto a las cuentas de la federación, el Ministerio de Finanzas indicó que el nuevo endeudamiento ascendió en 2013 a 22.100 millones de euros, 400 millones menos que el año anterior y 3.000 euros menos de lo previsto, a pesar del desembolso extraordinario a que obligaron las inundaciones del verano.Las previsiones del Ejecutivo alemán y los principales centros de estudios económicos para 2014 pronostican un crecimiento de entre un 1,5 y un 2,0 % ligado al inicio de la recuperación en la eurozona.A este respecto, Gabriel destacó que "todos los indicadores apuntan actualmente a que consumidores y empresas se muestran confiados en un crecimiento sólido" para este ejercicio.Los últimos pronósticos de expertos y empresarios estiman que, además de crecer con fuerza, Alemania romperá un nuevo récord de exportaciones, seguirá reduciendo su déficit público y mantendrá su tasa de desempleo en mínimos.Las cifras presentadas en Berlín, junto a los pronósticos mejorados que ha anunciado el Banco Mundial, llevaron al índice selectivo de la bolsa de Fráncfort a alcanzar a primera hora de la mañana los 9.631,56 puntos, un máximo histórico intradía.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios