El BCE dejará inalterados los tipos de interés en el 0,25 por ciento, según los expertos

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. EFE/Archivo El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. EFE/Archivo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. EFE/Archivo

El Banco Central Europeo (BCE) dejará inalterados los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25 % pese a que la inflación a vuelto a caer, prevén los expertos.Asimismo descartan que el presidente del BCE, Mario Draghi, vaya a anunciar nuevas medidas no convencionales de política monetaria.El BCE bajó inesperadamente a comienzos de noviembre el precio del dinero en un cuarto de punto, hasta el nivel actual del 0,25 %, porque prevé "un periodo prolongado de inflación baja".La inflación interanual en la zona del euro bajó en diciembre una décima y se situó en el 0,8 %, frente al mes anterior.La inflación subyacente, si se excluyen los precios de los alimentos y de la energía, que son muy volátiles, se situó en el 0,7 % en diciembre, el nivel más bajo desde la creación de la zona del euro.La tasa de inflación había bajado en octubre hasta el 0,7 %, nivel que llevó al BCE a actuar al mes siguiente."Estamos seguros de que la tasa de inflación no va a caer más los próximos meses. Sin embargo, es posible que el BCE adopte más medidas de expansión monetaria para impulsar el bajo nivel de préstamo", considera el analista de Commerzbank Christoph Weil.La reducción de la inflación en el segundo semestre de 2013 se debe a la caída de los precios de la energía, tendencia que probablemente no continuará porque los precios del petróleo en euros han alcanzado niveles mínimos, señala Weil.El objetivo a medio plazo del BCE es una inflación algo por debajo del 2 %.El BCE prevé una inflación media del 1,4 % en 2013, del 1,1 % en 2014 y del 1,3 % en 2015 y descarta una deflación en el conjunto de la zona del euro, pero el problema son las grandes divergencias entre países.Pese a que las tasas de interés rectoras se sitúan en el mínimo del 0,25 %, muchas empresas y hogares de varios países de la zona del euro tienen dificultades para conseguir créditos.Draghi dijo en diciembre que si el BCE acomete este año una nueva inyección de liquidez a largo plazo se asegurará que llega a la economía real, que los bancos destinen los préstamos a la concesión de crédito a empresas y familias y no a comprar deuda soberana, como hicieron con los préstamos de las dos operaciones de liquidez anteriores.Algunos miembros del Consejo de gobierno del BCE han manifestado en las últimas semanas su escepticismo respecto a introducir condiciones a las provisiones de liquidez.El BCE inyectó casi un billón de euros en dos operaciones con un vencimiento de hasta tres años, la primera en diciembre de 2011 y la segunda en febrero de 2012.La baja inflación en la zona del euro es la consecuencia de la débil actividad económica en países como España, Portugal, Grecia e Italia.La concesión de créditos cayó en noviembre en Alemania un 1,4 %, pero se redujo un 5,9 % en Italia y un 19 % en España.

El Banco Central Europeo (BCE) dejará inalterados los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,25 % pese a que la inflación a vuelto a caer, prevén los expertos.Asimismo descartan que el presidente del BCE, Mario Draghi, vaya a anunciar nuevas medidas no convencionales de política monetaria.El BCE bajó inesperadamente a comienzos de noviembre el precio del dinero en un cuarto de punto, hasta el nivel actual del 0,25 %, porque prevé "un periodo prolongado de inflación baja".La inflación interanual en la zona del euro bajó en diciembre una décima y se situó en el 0,8 %, frente al mes anterior.La inflación subyacente, si se excluyen los precios de los alimentos y de la energía, que son muy volátiles, se situó en el 0,7 % en diciembre, el nivel más bajo desde la creación de la zona del euro.La tasa de inflación había bajado en octubre hasta el 0,7 %, nivel que llevó al BCE a actuar al mes siguiente."Estamos seguros de que la tasa de inflación no va a caer más los próximos meses. Sin embargo, es posible que el BCE adopte más medidas de expansión monetaria para impulsar el bajo nivel de préstamo", considera el analista de Commerzbank Christoph Weil.La reducción de la inflación en el segundo semestre de 2013 se debe a la caída de los precios de la energía, tendencia que probablemente no continuará porque los precios del petróleo en euros han alcanzado niveles mínimos, señala Weil.El objetivo a medio plazo del BCE es una inflación algo por debajo del 2 %.El BCE prevé una inflación media del 1,4 % en 2013, del 1,1 % en 2014 y del 1,3 % en 2015 y descarta una deflación en el conjunto de la zona del euro, pero el problema son las grandes divergencias entre países.Pese a que las tasas de interés rectoras se sitúan en el mínimo del 0,25 %, muchas empresas y hogares de varios países de la zona del euro tienen dificultades para conseguir créditos.Draghi dijo en diciembre que si el BCE acomete este año una nueva inyección de liquidez a largo plazo se asegurará que llega a la economía real, que los bancos destinen los préstamos a la concesión de crédito a empresas y familias y no a comprar deuda soberana, como hicieron con los préstamos de las dos operaciones de liquidez anteriores.Algunos miembros del Consejo de gobierno del BCE han manifestado en las últimas semanas su escepticismo respecto a introducir condiciones a las provisiones de liquidez.El BCE inyectó casi un billón de euros en dos operaciones con un vencimiento de hasta tres años, la primera en diciembre de 2011 y la segunda en febrero de 2012.La baja inflación en la zona del euro es la consecuencia de la débil actividad económica en países como España, Portugal, Grecia e Italia.La concesión de créditos cayó en noviembre en Alemania un 1,4 %, pero se redujo un 5,9 % en Italia y un 19 % en España.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios