Draghi apunta a que un supervisor bancario único euro estará operativo en 2014

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, consideró hoy en Tokio que la situación en la zona euro es mejor ahora "que a principios de este año" y apuntó a los avances en la recapitalización de los bancos europeos y "el grado de respuesta fiscal"."Pero no debemos caer en la complacencia. Todos los gobiernos, tanto los nacionales como europeos, deben proseguir los esfuerzos para restaurar el crecimiento", agregó en una rueda de prensa en Tokio en la asamblea del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.Para Draghi, la respuesta fiscal por parte de todos los países de la zona del euro y "especialmente los vulnerables" ha sido muy significativa, "sobre todo cuando la comparamos con lo que pasa en otras partes del mundo, como Estados Unidos y el Reino Unido".Los bancos de la eurozona han demostrado ser "bastante resistentes", aseguró, antes de señalar que los últimos datos muestran que han aumentado su capital en unos 200.000 millones de euros.Sobre la creación de un supervisor bancario, consideró que es el área que ha registrado el "mayor avance" y recordó que su regulación se aprobará el próximo primero de enero con un "paso institucional" que, sin embargo, no significa que la supervisión vaya a estar activa en ese momento "desde el punto de vista operativo", advirtió.Draghi opinó que hasta que esté en función puede transcurrir "aproximadamente un año" y mostró su esperanza de que para enero de 2014 pueda haber "un marco operativo".Que sea en 2013 o en 2014 "no supondrá una gran diferencia si el compromiso (de los miembros de la eurozona) es firme", insistió.Consideró que en los últimos tres meses "los mercados financieros parecen menos volátiles" y apuntó como probable razón al programa de transacciones monetarias directas (OMT), aunque "también por los progresos nacionales y europeos".En la misma rueda de prensa, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, aseguró ser "menos pesimista" que en primavera sobre las posibilidades de superar la crisis "y volver a la senda de sostenibilidad y mejora de empleo".No obstante, recalcó que los miembros deben mantener el ritmo de las reformas y la consolidación fiscal, porque "es el único medio de restaurar una confianza duradera e impulsar el crecimiento".Recordó además que ahora la eurozona tiene a su disposición instrumentos "flexibles y eficientes" para estabilización a corto lazo, que permiten que los Estados "bajo intensa presión de los mercados" tengan el tiempo y espacio necesario para proseguir con sus reformas.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, consideró hoy en Tokio que la situación en la zona euro es mejor ahora "que a principios de este año" y apuntó a los avances en la recapitalización de los bancos europeos y "el grado de respuesta fiscal"."Pero no debemos caer en la complacencia. Todos los gobiernos, tanto los nacionales como europeos, deben proseguir los esfuerzos para restaurar el crecimiento", agregó en una rueda de prensa en Tokio en la asamblea del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.Para Draghi, la respuesta fiscal por parte de todos los países de la zona del euro y "especialmente los vulnerables" ha sido muy significativa, "sobre todo cuando la comparamos con lo que pasa en otras partes del mundo, como Estados Unidos y el Reino Unido".Los bancos de la eurozona han demostrado ser "bastante resistentes", aseguró, antes de señalar que los últimos datos muestran que han aumentado su capital en unos 200.000 millones de euros.Sobre la creación de un supervisor bancario, consideró que es el área que ha registrado el "mayor avance" y recordó que su regulación se aprobará el próximo primero de enero con un "paso institucional" que, sin embargo, no significa que la supervisión vaya a estar activa en ese momento "desde el punto de vista operativo", advirtió.Draghi opinó que hasta que esté en función puede transcurrir "aproximadamente un año" y mostró su esperanza de que para enero de 2014 pueda haber "un marco operativo".Que sea en 2013 o en 2014 "no supondrá una gran diferencia si el compromiso (de los miembros de la eurozona) es firme", insistió.Consideró que en los últimos tres meses "los mercados financieros parecen menos volátiles" y apuntó como probable razón al programa de transacciones monetarias directas (OMT), aunque "también por los progresos nacionales y europeos".En la misma rueda de prensa, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, aseguró ser "menos pesimista" que en primavera sobre las posibilidades de superar la crisis "y volver a la senda de sostenibilidad y mejora de empleo".No obstante, recalcó que los miembros deben mantener el ritmo de las reformas y la consolidación fiscal, porque "es el único medio de restaurar una confianza duradera e impulsar el crecimiento".Recordó además que ahora la eurozona tiene a su disposición instrumentos "flexibles y eficientes" para estabilización a corto lazo, que permiten que los Estados "bajo intensa presión de los mercados" tengan el tiempo y espacio necesario para proseguir con sus reformas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios