Estiman que el auge de venta de marihuana perjudicaría a otras industrias

El éxito comercial que ha alcanzado la marihuana recreativa, que habría superado el millón de dólares en su primer día de ventas legales en Colorado, podría perjudicar a otras industrias al restarles fondos y recursos, según advirtieron dirigentes empresariales locales.De acuerdo a reportes iniciales del Medical Marijuana Industry Group, la organización que impulsó las nuevas leyes en Colorado, el 1 de enero las 24 tiendas de venta de marihuana recreativa (casi todas ellas en Denver) habrían sobrepasado el millón de dólares en ventas. Durante los días siguientes, varias de esas tiendas agotaron su inventario.Para Kelly Brough, presidente de la Cámara de Comercio de Denver, el éxito de este nuevo "experimento social" podría desviar la atención de la "diversa y fuerte economía" de Colorado."Aunque en este momento la atención se centra en la venta de pequeñas cantidades de marihuana, nosotros nos seguiremos enfocando en las muchas industrias que ya tenemos y que continuarán alimentando a nuestra economía", declaró Brough durante una consulta pública organizada por el concejal de Denver Charlie Brown.Tami Door, presidente de la organización Denver Downtown Partnership, consideró por su parte que "el consumo de marihuana en público ya es un serio problema" en el centro de la capital estatal, en especial para los negocios de esa zona.El tesorero de Colorado, Walker Stapleton, mostró su esperanza de que se pueda "regular y controlar esta nueva industria para minimizar su impacto negativo" en los niños y en la comunidad en general."Esperamos que no les cueste dinero adicional a los contribuyentes impositivos, sino que genere ingresos para las arcas estatales", señaló.El Departamento de Impuestos de Colorado estima que el impuesto a las ventas de marihuana recreativa (que en la actualidad es del 25 por ciento) proveerá casi 70 millones de dólares adicionales para el estado durante los primeros dos años, período en el que sólo los antiguos dispensarios de marihuana medicinal podrán vender la variedad recreacional.Esos fondos podrían aumentar de manera considerable a partir de 2016, cuando otros interesados puedan abrir sus propias tiendas, previa aprobación por parte del gobierno estatal. Se anticipa que para ese entonces ya habrán más de 300 tiendas operando.La ley que legalizó la marihuana recreativa exige que los primeros 40 millones de dólares recaudados por la tasa impositiva deberán ser destinados a la construcción o reparación de edificios escolares, decisión que ha encontrado una cierta oposición ciudadana.Para Fidel Montoya, exjefe de seguridad de la ciudad y opositor a la marihuana recreativa, esa conexión entre marihuana y educación resulta peligrosa. "Rezo para que no estemos creando un nuevo grupo de jóvenes adictos", confesó a Efe."Pasarán años antes de que sepamos si hemos tomado la decisión correcta al legalizar esta droga", aventuró. EFEUSA

El éxito comercial que ha alcanzado la marihuana recreativa, que habría superado el millón de dólares en su primer día de ventas legales en Colorado, podría perjudicar a otras industrias al restarles fondos y recursos, según advirtieron dirigentes empresariales locales.De acuerdo a reportes iniciales del Medical Marijuana Industry Group, la organización que impulsó las nuevas leyes en Colorado, el 1 de enero las 24 tiendas de venta de marihuana recreativa (casi todas ellas en Denver) habrían sobrepasado el millón de dólares en ventas. Durante los días siguientes, varias de esas tiendas agotaron su inventario.Para Kelly Brough, presidente de la Cámara de Comercio de Denver, el éxito de este nuevo "experimento social" podría desviar la atención de la "diversa y fuerte economía" de Colorado."Aunque en este momento la atención se centra en la venta de pequeñas cantidades de marihuana, nosotros nos seguiremos enfocando en las muchas industrias que ya tenemos y que continuarán alimentando a nuestra economía", declaró Brough durante una consulta pública organizada por el concejal de Denver Charlie Brown.Tami Door, presidente de la organización Denver Downtown Partnership, consideró por su parte que "el consumo de marihuana en público ya es un serio problema" en el centro de la capital estatal, en especial para los negocios de esa zona.El tesorero de Colorado, Walker Stapleton, mostró su esperanza de que se pueda "regular y controlar esta nueva industria para minimizar su impacto negativo" en los niños y en la comunidad en general."Esperamos que no les cueste dinero adicional a los contribuyentes impositivos, sino que genere ingresos para las arcas estatales", señaló.El Departamento de Impuestos de Colorado estima que el impuesto a las ventas de marihuana recreativa (que en la actualidad es del 25 por ciento) proveerá casi 70 millones de dólares adicionales para el estado durante los primeros dos años, período en el que sólo los antiguos dispensarios de marihuana medicinal podrán vender la variedad recreacional.Esos fondos podrían aumentar de manera considerable a partir de 2016, cuando otros interesados puedan abrir sus propias tiendas, previa aprobación por parte del gobierno estatal. Se anticipa que para ese entonces ya habrán más de 300 tiendas operando.La ley que legalizó la marihuana recreativa exige que los primeros 40 millones de dólares recaudados por la tasa impositiva deberán ser destinados a la construcción o reparación de edificios escolares, decisión que ha encontrado una cierta oposición ciudadana.Para Fidel Montoya, exjefe de seguridad de la ciudad y opositor a la marihuana recreativa, esa conexión entre marihuana y educación resulta peligrosa. "Rezo para que no estemos creando un nuevo grupo de jóvenes adictos", confesó a Efe."Pasarán años antes de que sepamos si hemos tomado la decisión correcta al legalizar esta droga", aventuró. EFEUSA

Más noticias

0 Comentarios