De Guindos dice que España tiene ya información sobre la implicación de una ayuda

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, aseguró hoy que respeta "muchísimo" las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el PIB español de 2012 y 2013, pero que éstas "no están escritas en bronce".El Gobierno español cree que sus propias proyecciones no son demasiado optimistas respecto a este año y para 2013 intentará evitar que se cumplan los pronósticos, señaló el ministro."Respeto muchísimo las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero son como las que hacen otros analistas internacionales o también analistas privados; son absolutamente respetables pero no están escritas en bronce", señaló el ministro en rueda de prensa tras la reunión del Ecofin (ministros de Economía de la UE).El FMI calcula que la economía española caerá un 1,5 % este año y un 1,3 % el próximo y cerrará este ejercicio con un desequilibrio del 7 % del PIB y el de 2013 con uno del 5,7 %, muy por encima de lo exigido por la UE, pero también alertó de que los problemas de los países periféricos afectan cada vez más a otras naciones.De Guindos recordó que el FMI ha dado una nota más negativa con respecto a las perspectivas económicas mundiales y para la zona del euro, pero que, en lo que se refiere a España las previsiones del Gobierno para este año no son demasiado optimistas."El Gobierno empezó para 2012 con una proyección de una contracción del -1,7 % del PIB y luego la mejoró ligeramente al -1,5 %, y datos que vamos teniendo disponibles del tercer trimestre ponen de manifiesto que la proyección que tenemos para el conjunto del año es una previsión prudente", señaló.De hecho, recalcó el ministro, tiene una cierta holgura en lo que que puede ser el resultado final del PIB español."Por tanto, no creo que el Gobierno haya sido excesivamente optimista en la proyección de este año", sostuvo.Con respecto al año próximo, De Guindos reiteró que lo que tiene que hacer el Gobierno -que prevé una contracción del 0,5 % del PIB- "es intentar modificar las previsiones económicas, que surgen de modelos macroeconómicos que tienen cierta capacidad predictiva, pero que no siempre se cumplen en la realidad y que se pueden modificar en función de la política económica"."Eso tiene que ser la voluntad del Gobierno, intentar modificar unas proyecciones negativas, de una caída del 1,3 % y hacerlo a través de sus políticas económicas", recalcó.De acuerdo con De Guindos, "no existe absolutamente nadie, ni instituciones europeas ni países que hayan puesto en duda lo más mínimo el esfuerzo que está haciendo España para, partiendo de una situación difícil del año 2011, corregir sus cuentas y hacerlo de una forma que sea sensata a la hora de minimizar el impacto sobre la actividad económica".El ministro español reiteró que unos 200 puntos básicos de la prima de riesgo española se pueden atribuir a dudas sobre la irreversibilidad o no del proyecto del euro."Tenemos que avanzar en diferentes frentes. Desde el marco institucional el BCE ha hecho una aportación (con su anuncio del programa de compra de deuda), pero el problema es mucho más global", sostuvo."Siempre digo lo mismo tanto cuando sube la prima como cuando baja: lo que me interesa es la permanencia" a medio plazo, porque aunque España haya cubierto ya casi el 90 % de sus necesidades financieras del año y a un coste inferior al del año pasado, con un diferencial tan elevado y con 200 puntos incluidos en el riesgo país "es muy difícil que el sector financiero se financie", concluyó.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, aseguró hoy que respeta "muchísimo" las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el PIB español de 2012 y 2013, pero que éstas "no están escritas en bronce".El Gobierno español cree que sus propias proyecciones no son demasiado optimistas respecto a este año y para 2013 intentará evitar que se cumplan los pronósticos, señaló el ministro."Respeto muchísimo las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero son como las que hacen otros analistas internacionales o también analistas privados; son absolutamente respetables pero no están escritas en bronce", señaló el ministro en rueda de prensa tras la reunión del Ecofin (ministros de Economía de la UE).El FMI calcula que la economía española caerá un 1,5 % este año y un 1,3 % el próximo y cerrará este ejercicio con un desequilibrio del 7 % del PIB y el de 2013 con uno del 5,7 %, muy por encima de lo exigido por la UE, pero también alertó de que los problemas de los países periféricos afectan cada vez más a otras naciones.De Guindos recordó que el FMI ha dado una nota más negativa con respecto a las perspectivas económicas mundiales y para la zona del euro, pero que, en lo que se refiere a España las previsiones del Gobierno para este año no son demasiado optimistas."El Gobierno empezó para 2012 con una proyección de una contracción del -1,7 % del PIB y luego la mejoró ligeramente al -1,5 %, y datos que vamos teniendo disponibles del tercer trimestre ponen de manifiesto que la proyección que tenemos para el conjunto del año es una previsión prudente", señaló.De hecho, recalcó el ministro, tiene una cierta holgura en lo que que puede ser el resultado final del PIB español."Por tanto, no creo que el Gobierno haya sido excesivamente optimista en la proyección de este año", sostuvo.Con respecto al año próximo, De Guindos reiteró que lo que tiene que hacer el Gobierno -que prevé una contracción del 0,5 % del PIB- "es intentar modificar las previsiones económicas, que surgen de modelos macroeconómicos que tienen cierta capacidad predictiva, pero que no siempre se cumplen en la realidad y que se pueden modificar en función de la política económica"."Eso tiene que ser la voluntad del Gobierno, intentar modificar unas proyecciones negativas, de una caída del 1,3 % y hacerlo a través de sus políticas económicas", recalcó.De acuerdo con De Guindos, "no existe absolutamente nadie, ni instituciones europeas ni países que hayan puesto en duda lo más mínimo el esfuerzo que está haciendo España para, partiendo de una situación difícil del año 2011, corregir sus cuentas y hacerlo de una forma que sea sensata a la hora de minimizar el impacto sobre la actividad económica".El ministro español reiteró que unos 200 puntos básicos de la prima de riesgo española se pueden atribuir a dudas sobre la irreversibilidad o no del proyecto del euro."Tenemos que avanzar en diferentes frentes. Desde el marco institucional el BCE ha hecho una aportación (con su anuncio del programa de compra de deuda), pero el problema es mucho más global", sostuvo."Siempre digo lo mismo tanto cuando sube la prima como cuando baja: lo que me interesa es la permanencia" a medio plazo, porque aunque España haya cubierto ya casi el 90 % de sus necesidades financieras del año y a un coste inferior al del año pasado, con un diferencial tan elevado y con 200 puntos incluidos en el riesgo país "es muy difícil que el sector financiero se financie", concluyó.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios