Iberdrola y Neoenergía inician en Brasil las obras de un complejo eólico de 150 MW

Iberdrola y el consorcio brasileño Neoenergia, en el que la eléctrica controla el 39 %, han iniciado las obras de construcción del complejo eólico brasileño de Carlango, que contará con una potencia de 150 megavatios (MW) y que una vez que concluyan los trabajos será uno de los más grandes del país.El complejo, que se espera que entre en funcionamiento a finales del próximo año, se ubica en el estado de Rio Grande Do Norte y estará integrado por cinco parques eólicos de 30 MW de potencia unitaria.Los aerogeneradores que se montarán en estas instalaciones serán de Gamesa, en virtud del acuerdo firmado entre ambas compañías españolas en 2010, y se construirán en la fábrica que esta tiene en Camaçarí, en el estado de Bahía.Con este proyecto, Iberdrola y Neoenergia tienen en fase de construcción los 10 parques eólicos que están promoviendo de manera conjunta en este país y que alcanzarán una capacidad de 288 MW.Las otras cinco instalaciones -Mel 2 (20 MW) y Arizona 1 (28 MW), en el estado de Rio Grande, y el complejo de Caetité (90 MW), formado por tres parques de 30 MW de potencia- ya se encuentran en avanzado estado de desarrollo.La potencia de estas 10 infraestructuras eólicas permitirá generar la energía suficiente para suministrar electricidad a cerca 450.000 brasileños y evitar la emisión a la atmósfera de 510.000 toneladas anuales de CO2.La fase de construcción de todos estos parques propiciará la creación de unos 200 puestos de trabajo y, una vez que se ponga en marcha, se contratarán otros 20 profesionales para su operación y mantenimiento.Todos los proyectos están siendo financiando a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) y el Banco de Brasil, gracias a la firma de 10 créditos que suman un montante total de 300 millones de euros.

Iberdrola y el consorcio brasileño Neoenergia, en el que la eléctrica controla el 39 %, han iniciado las obras de construcción del complejo eólico brasileño de Carlango, que contará con una potencia de 150 megavatios (MW) y que una vez que concluyan los trabajos será uno de los más grandes del país.El complejo, que se espera que entre en funcionamiento a finales del próximo año, se ubica en el estado de Rio Grande Do Norte y estará integrado por cinco parques eólicos de 30 MW de potencia unitaria.Los aerogeneradores que se montarán en estas instalaciones serán de Gamesa, en virtud del acuerdo firmado entre ambas compañías españolas en 2010, y se construirán en la fábrica que esta tiene en Camaçarí, en el estado de Bahía.Con este proyecto, Iberdrola y Neoenergia tienen en fase de construcción los 10 parques eólicos que están promoviendo de manera conjunta en este país y que alcanzarán una capacidad de 288 MW.Las otras cinco instalaciones -Mel 2 (20 MW) y Arizona 1 (28 MW), en el estado de Rio Grande, y el complejo de Caetité (90 MW), formado por tres parques de 30 MW de potencia- ya se encuentran en avanzado estado de desarrollo.La potencia de estas 10 infraestructuras eólicas permitirá generar la energía suficiente para suministrar electricidad a cerca 450.000 brasileños y evitar la emisión a la atmósfera de 510.000 toneladas anuales de CO2.La fase de construcción de todos estos parques propiciará la creación de unos 200 puestos de trabajo y, una vez que se ponga en marcha, se contratarán otros 20 profesionales para su operación y mantenimiento.Todos los proyectos están siendo financiando a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) y el Banco de Brasil, gracias a la firma de 10 créditos que suman un montante total de 300 millones de euros.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios