Mário Soares ve acabado al Gobierno luso y pide al jefe de Estado que actúe

El histórico dirigente portugués Mário Soares consideró que el actual Gobierno luso está "moribundo" tras haber perdido la confianza de los ciudadanos y solicitó al jefe del Estado que intervenga y tome "decisiones".En su artículo de opinión semanal, divulgado hoy por el "Diário de Notícias", el político socialista alertó de las diferencias insalvables entre los dos partidos conservadores que gobiernan en coalición en Portugal, socialdemócratas (PSD) y democratacristianos (CDS-PP), y pidió por ello que pongan punto y final a su alianza."Paulo Portas -titular de la cartera de Exteriores y a su vez líder del CDS-PP- no puede continuar como ministro sin perder totalmente su dignidad y prestigio", señaló Soares, quien ocupó los cargos de primer ministro y presidente de la República entre 1976 y 1996.En su opinión, detrás de estas divergencias se encuentra el fuerte incremento de la presión fiscal aprobado por el Ejecutivo durante el último año y medio, ya que los democratacristianos siempre se han opuesto a cualquier tipo de subida de impuestos.Soares aseguró que el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, no ha entendido todavía el expreso rechazo de los ciudadanos a sus políticas, reflejado en las multitudinarias manifestaciones del 15 de septiembre, y le pidió un "cambio de rumbo"."La propia troika teme seriamente por lo que pueda ocurrir en nuestro país en el plano social, dado el desespero creciente entre los portugueses", resaltó.El histórico dirigente portugués, conocido también por su papel contra la dictadura de Salazar, consideró "inconveniente" celebrar elecciones 16 meses después de la última vez, y puso el ejemplo de Italia y su primer ministro, Mario Monti, quien "ha realizado un trabajo notable" pese a no haber sido elegido por el pueblo.En este contexto, Soares reclamó al jefe del Estado, el conservador Aníbal Cavaco Silva, que asuma sus competencias, deje los "discursos vacíos" y "tome decisiones"."Dada la profunda crisis de Gobierno, es al presidente de la República al que le compete actuar, por mucho que le cueste. Cómo no lo sé, pero para eso fue elegido", insistió.Las palabras del político socialista, de 87 años, llegan en un momento delicado para el Ejecutivo portugués, que anunció la semana pasada un nuevo aumento de impuestos para 2013 -entre ellos el de la renta- para cumplir con las metas de reducción del déficit exigidas por la troika, mientras su popularidad se desploma en los sondeos.

El histórico dirigente portugués Mário Soares consideró que el actual Gobierno luso está "moribundo" tras haber perdido la confianza de los ciudadanos y solicitó al jefe del Estado que intervenga y tome "decisiones".En su artículo de opinión semanal, divulgado hoy por el "Diário de Notícias", el político socialista alertó de las diferencias insalvables entre los dos partidos conservadores que gobiernan en coalición en Portugal, socialdemócratas (PSD) y democratacristianos (CDS-PP), y pidió por ello que pongan punto y final a su alianza."Paulo Portas -titular de la cartera de Exteriores y a su vez líder del CDS-PP- no puede continuar como ministro sin perder totalmente su dignidad y prestigio", señaló Soares, quien ocupó los cargos de primer ministro y presidente de la República entre 1976 y 1996.En su opinión, detrás de estas divergencias se encuentra el fuerte incremento de la presión fiscal aprobado por el Ejecutivo durante el último año y medio, ya que los democratacristianos siempre se han opuesto a cualquier tipo de subida de impuestos.Soares aseguró que el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, no ha entendido todavía el expreso rechazo de los ciudadanos a sus políticas, reflejado en las multitudinarias manifestaciones del 15 de septiembre, y le pidió un "cambio de rumbo"."La propia troika teme seriamente por lo que pueda ocurrir en nuestro país en el plano social, dado el desespero creciente entre los portugueses", resaltó.El histórico dirigente portugués, conocido también por su papel contra la dictadura de Salazar, consideró "inconveniente" celebrar elecciones 16 meses después de la última vez, y puso el ejemplo de Italia y su primer ministro, Mario Monti, quien "ha realizado un trabajo notable" pese a no haber sido elegido por el pueblo.En este contexto, Soares reclamó al jefe del Estado, el conservador Aníbal Cavaco Silva, que asuma sus competencias, deje los "discursos vacíos" y "tome decisiones"."Dada la profunda crisis de Gobierno, es al presidente de la República al que le compete actuar, por mucho que le cueste. Cómo no lo sé, pero para eso fue elegido", insistió.Las palabras del político socialista, de 87 años, llegan en un momento delicado para el Ejecutivo portugués, que anunció la semana pasada un nuevo aumento de impuestos para 2013 -entre ellos el de la renta- para cumplir con las metas de reducción del déficit exigidas por la troika, mientras su popularidad se desploma en los sondeos.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios