Monti cree que faltan pocos meses para que emerjan señales de recuperación

Miles de personas participaron hoy en un acto en Roma para defender los derechos de los trabajadores y para denunciar el fracaso de las políticas de austeridad acometidas por el Gobierno italiano.Convocado por el principal sindicato del país, la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL), y bajo el lema "El trabajo antes que todo" miles de personas se concentraron en la plaza San Giovanni de la capital italiana, donde se había instalado un escenario y una treintena de casetas informativas de las diferentes federaciones sindicales.La CGIL reclamó una política industrial con las inversiones necesarias que permita asegurar un futuro de innovación en la industria y los servicios, así como medidas que favorezcan el trabajo entre los jóvenes y las mujeres.Asimismo, pidió la modificación de algunas medidas fiscales y que se encuentren soluciones para el caso de los llamados "esodati", término con el que en Italia se hace referencia a las decenas de miles de trabajadores que se encuentran en una situación de "limbo" laboral por la reforma de la edad de jubilación.En esta ocasión, la CGIL quiso organizar un evento diferente y por eso, en lugar de celebrar una manifestación, optó por habilitar este espacio en el que durante toda la jornada se alternaron conciertos con los testimonios de diferentes trabajadores."La política del rigor y de la austeridad no solo ha fracasado, sino que es la gran culpable de las dificultades del país", lamentó la secretaria general de la CGIL, Susanna Camuso, quien agregó que se ha "escogido invertir en el mundo de las finanzas y no en el de la producción y la industria".La secretaria general de la CGIL aseguró en la clausura del acto que "la luz al fondo del túnel existe siempre que se cuide y se defienda el trabajo cada día, ya que de otro modo el país no se salvará".En Roma, según informaron los medios de comunicación locales, se concentraron tanto afiliados al sindicato, como trabajadores precarios o irregulares venidos de diferentes partes de Italia y pertenecientes a diferentes sectores económicos, desde la construcción a la industria."Una plaza abierta para dar voz y rostro al trabajo", sobre todo "a los más invisibles entre los invisible", señalaron los organizadores.Camusso anunció además que el próximo 14 de noviembre volverían a salir a la calle con motivo de la jornada de movilización en toda la UE acordada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES).La protesta de hoy recibió el apoyo de la mayor formación de izquierdas del país, el Partido Democrático (PD), cuyo líder, Pierluigi Bersani, manifestó que los motivos para salir a la calle de la CGIL "son buenos", así como de los también progresistas Italia de los Valores y SEL.

Miles de personas participaron hoy en un acto en Roma para defender los derechos de los trabajadores y para denunciar el fracaso de las políticas de austeridad acometidas por el Gobierno italiano.Convocado por el principal sindicato del país, la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL), y bajo el lema "El trabajo antes que todo" miles de personas se concentraron en la plaza San Giovanni de la capital italiana, donde se había instalado un escenario y una treintena de casetas informativas de las diferentes federaciones sindicales.La CGIL reclamó una política industrial con las inversiones necesarias que permita asegurar un futuro de innovación en la industria y los servicios, así como medidas que favorezcan el trabajo entre los jóvenes y las mujeres.Asimismo, pidió la modificación de algunas medidas fiscales y que se encuentren soluciones para el caso de los llamados "esodati", término con el que en Italia se hace referencia a las decenas de miles de trabajadores que se encuentran en una situación de "limbo" laboral por la reforma de la edad de jubilación.En esta ocasión, la CGIL quiso organizar un evento diferente y por eso, en lugar de celebrar una manifestación, optó por habilitar este espacio en el que durante toda la jornada se alternaron conciertos con los testimonios de diferentes trabajadores."La política del rigor y de la austeridad no solo ha fracasado, sino que es la gran culpable de las dificultades del país", lamentó la secretaria general de la CGIL, Susanna Camuso, quien agregó que se ha "escogido invertir en el mundo de las finanzas y no en el de la producción y la industria".La secretaria general de la CGIL aseguró en la clausura del acto que "la luz al fondo del túnel existe siempre que se cuide y se defienda el trabajo cada día, ya que de otro modo el país no se salvará".En Roma, según informaron los medios de comunicación locales, se concentraron tanto afiliados al sindicato, como trabajadores precarios o irregulares venidos de diferentes partes de Italia y pertenecientes a diferentes sectores económicos, desde la construcción a la industria."Una plaza abierta para dar voz y rostro al trabajo", sobre todo "a los más invisibles entre los invisible", señalaron los organizadores.Camusso anunció además que el próximo 14 de noviembre volverían a salir a la calle con motivo de la jornada de movilización en toda la UE acordada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES).La protesta de hoy recibió el apoyo de la mayor formación de izquierdas del país, el Partido Democrático (PD), cuyo líder, Pierluigi Bersani, manifestó que los motivos para salir a la calle de la CGIL "son buenos", así como de los también progresistas Italia de los Valores y SEL.

Más noticias

0 Comentarios