La OIT propone la vuelta al campo como posible motor de crecimiento económico

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) propone potenciar de nuevo las zonas rurales para convertirlas en motor de crecimiento y de creación de empleo."Las zonas rurales no son solo el último recurso. Merecen ser redescubiertas como economías reales en las cuales vale la pena invertir. Pueden convertirse en el motor de un crecimiento que beneficia a las comunidades y a la economía en general", afirmó hoy la coordinadora para el empleo rural de la OIT, Loretta de Luca..De Luca denunció que las ciudades en muchas ocasiones "están saturadas en términos de empleo y vivienda, y la calidad de vida y los tipos de empleo en ocasiones son muy malos", y explicó que por este motivo la OIT ha lanzado un plan de acción para potenciar las zonas rurales.La coordinadora de empleo rural de la OIT recordó que en África muchas personas que habían emigrado a zonas urbanas ahora están regresando al campo y aseguró que Asia y América Latina también tienen problemas de superpoblación en las ciudades."Dejemos de hablar de las zonas rurales solo en términos de pobreza, reconozcamos que mediante políticas adecuadas se puede crear trabajo decente" allí, agregó, al tiempo que consideró el campo como "un posible trampolín para el crecimiento económico, ya que tiene potencial para los recursos humanos y físicos".Sin embargo, la experta de la OIT puntualizó que esa vuelta al campo no puede completarse sin un apoyo político adecuado, ya que de lo contrario "habrá más pobreza y tensión" entre quienes vuelven.En este sentido, la OIT apostó por una estrategia que una empleo, protección social y diálogo, así como la promoción de micro, pequeñas y medianas empresas, y el apoyo a cooperativas y organizaciones comunitarias rurales.Según apuntó De Luca, actualmente la mitad de la población del mundo vive y trabaja en zonas rurales y el 75 % de los pobres viven en estas regiones.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) propone potenciar de nuevo las zonas rurales para convertirlas en motor de crecimiento y de creación de empleo."Las zonas rurales no son solo el último recurso. Merecen ser redescubiertas como economías reales en las cuales vale la pena invertir. Pueden convertirse en el motor de un crecimiento que beneficia a las comunidades y a la economía en general", afirmó hoy la coordinadora para el empleo rural de la OIT, Loretta de Luca..De Luca denunció que las ciudades en muchas ocasiones "están saturadas en términos de empleo y vivienda, y la calidad de vida y los tipos de empleo en ocasiones son muy malos", y explicó que por este motivo la OIT ha lanzado un plan de acción para potenciar las zonas rurales.La coordinadora de empleo rural de la OIT recordó que en África muchas personas que habían emigrado a zonas urbanas ahora están regresando al campo y aseguró que Asia y América Latina también tienen problemas de superpoblación en las ciudades."Dejemos de hablar de las zonas rurales solo en términos de pobreza, reconozcamos que mediante políticas adecuadas se puede crear trabajo decente" allí, agregó, al tiempo que consideró el campo como "un posible trampolín para el crecimiento económico, ya que tiene potencial para los recursos humanos y físicos".Sin embargo, la experta de la OIT puntualizó que esa vuelta al campo no puede completarse sin un apoyo político adecuado, ya que de lo contrario "habrá más pobreza y tensión" entre quienes vuelven.En este sentido, la OIT apostó por una estrategia que una empleo, protección social y diálogo, así como la promoción de micro, pequeñas y medianas empresas, y el apoyo a cooperativas y organizaciones comunitarias rurales.Según apuntó De Luca, actualmente la mitad de la población del mundo vive y trabaja en zonas rurales y el 75 % de los pobres viven en estas regiones.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios