Samarás defiende la estabilidad del Gobierno y asegura que se mantendrá hasta 2016

El primer ministro griego, Andonis Samarás (d), recibe al presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso (i), en el palacio de exposiciones y congresos Zappeion de Atenas (Grecia) hoy. EFE El primer ministro griego, Andonis Samarás (d), recibe al presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso (i), en el palacio de exposiciones y congresos Zappeion de Atenas (Grecia) hoy. EFE

El primer ministro griego, Andonis Samarás (d), recibe al presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso (i), en el palacio de exposiciones y congresos Zappeion de Atenas (Grecia) hoy. EFE

El primer ministro de Grecia, el conservador Andonis Samarás, defendió hoy la estabilidad de su Gobierno y aseguró que se mantendrá en el poder hasta 2016 a pesar de lo que consideró ataques de las fuerzas antieuropeas."Este es un Gobierno estable que permanecerá estable hasta las próximas elecciones, que tendrán lugar, espero, en 2016", afirmó el mandatario, elegido en junio de 2012, en una rueda de prensa conjunta con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, con motivo de la inauguración de la presidencia helena de la Unión Europea.El Ejecutivo griego, formado por los conservadores de Nueva Democracia (ND) y los socialdemócratas del Pasok, ha perdido en 15 meses de legislatura el apoyo de más de 25 diputados, reduciendo la bancada oficialista hasta los 153 escaños, sólo dos por encima de la mayoría absoluta.Sobre las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mayo, el primer ministro griego afirmó que los votantes tendrán que decir "si quieren Europa o no quieren Europa".Respecto al principal partido de la oposición, el izquierdista Syriza, que actualmente marcha primero en las encuestas de intención de voto, Samarás lo acusó de ser "antieuropeo" y "antioccidental" por su oposición a las actuales políticas europeas y a la OTAN.Grecia celebra a finales de mayo no solo elecciones europeas, sino también municipales y regionales, que pueden convertirse en una prueba para la supervivencia del Gobierno.El jefe del Gobierno de Grecia achacó el incremento de la intención de voto de partidos "extremistas", especialmente del neonazi Amanecer Dorado, a la "rabia por los sacrificios" que ha tenido que hacer el pueblo griego, sometido a "unas medidas de austeridad extremas".Aunque aseguró "entender" la rabia de esta gente, les pidió votar "por sus hijos y por el futuro del país que aman. Para ello la solución es más y mejor Europa", dijo.Por su parte, Barroso se mostró convencido de que en los comicios al Parlamento Europeo "se impondrán las fuerzas proeuropeas", si bien reconoció que posiblemente haya un alza de partidos populistas, que sacarán provecho del descontento social que ha generado la crisis económica y el elevado desempleo."Es posible que aumenten las fuerzas populistas, no solo en Grecia, sino también en los países más prósperos", dijo Barroso.

El primer ministro de Grecia, el conservador Andonis Samarás, defendió hoy la estabilidad de su Gobierno y aseguró que se mantendrá en el poder hasta 2016 a pesar de lo que consideró ataques de las fuerzas antieuropeas."Este es un Gobierno estable que permanecerá estable hasta las próximas elecciones, que tendrán lugar, espero, en 2016", afirmó el mandatario, elegido en junio de 2012, en una rueda de prensa conjunta con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, con motivo de la inauguración de la presidencia helena de la Unión Europea.El Ejecutivo griego, formado por los conservadores de Nueva Democracia (ND) y los socialdemócratas del Pasok, ha perdido en 15 meses de legislatura el apoyo de más de 25 diputados, reduciendo la bancada oficialista hasta los 153 escaños, sólo dos por encima de la mayoría absoluta.Sobre las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mayo, el primer ministro griego afirmó que los votantes tendrán que decir "si quieren Europa o no quieren Europa".Respecto al principal partido de la oposición, el izquierdista Syriza, que actualmente marcha primero en las encuestas de intención de voto, Samarás lo acusó de ser "antieuropeo" y "antioccidental" por su oposición a las actuales políticas europeas y a la OTAN.Grecia celebra a finales de mayo no solo elecciones europeas, sino también municipales y regionales, que pueden convertirse en una prueba para la supervivencia del Gobierno.El jefe del Gobierno de Grecia achacó el incremento de la intención de voto de partidos "extremistas", especialmente del neonazi Amanecer Dorado, a la "rabia por los sacrificios" que ha tenido que hacer el pueblo griego, sometido a "unas medidas de austeridad extremas".Aunque aseguró "entender" la rabia de esta gente, les pidió votar "por sus hijos y por el futuro del país que aman. Para ello la solución es más y mejor Europa", dijo.Por su parte, Barroso se mostró convencido de que en los comicios al Parlamento Europeo "se impondrán las fuerzas proeuropeas", si bien reconoció que posiblemente haya un alza de partidos populistas, que sacarán provecho del descontento social que ha generado la crisis económica y el elevado desempleo."Es posible que aumenten las fuerzas populistas, no solo en Grecia, sino también en los países más prósperos", dijo Barroso.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios