Solo el 25 % de los bienes y servicios cumplen la meta de inflación en Japón

Dos mujeres miran los precios en un mercado en Tokio (Japón). EFE/Archivo Dos mujeres miran los precios en un mercado en Tokio (Japón). EFE/Archivo

Dos mujeres miran los precios en un mercado en Tokio (Japón). EFE/Archivo

Según un informe del Gobierno nipón presentado hoy solo el 25 por ciento de los bienes y servicios en Japón se encarecen a un ritmo del 2 por ciento o más, meta que se marcó el banco central del país asiático al activar su programa de estímulo en 2013.El informe destaca aún así que, pese a que la meta quede lejos aún y a que el IPC de agosto registrara una caída del 0,1 por ciento interanual -su primer retroceso en más de dos años- ahogado por la caída del precio del crudo, el consumidor japonés ya está sintiendo la subida de precios en el bolsillo.Mientras que en la actualidad las facturas del gas y de la luz se han abaratado, los japoneses ya están pagando más por comestibles, ropa o servicios hosteleros.Concretamente, el informe muestra subidas del 18,5 por ciento interanual en el precio del chocolate o del 2,2 por ciento en el del pan o los jerseys y camisetas.Por su parte, las estancias hoteleras han subido un 4,5 por ciento interanual, al tiempo que los restaurantes han encarecido un 1,8 por ciento la cuenta.Pero al margen de esos dos datos, es precisamente el sector servicios donde la floreciente inflación japonesa alimentada durante los dos últimos años se está viendo más sofocada.Las peluquerías apenas han subido los precios un 0,1 por ciento, mientras que el transporte solo se ha encarecido un 0,4 por ciento."Los precios de los servicios no están subiendo a no ser que sea por factores excepcionales como la caída del precio de los alimentos o el aumento en el número de turistas extranjeros que visitan Japón", explicó Mari Iwashita, analista de SMBC Friend Securities, al diario Nikkei.Los economistas prevén una nueva caída del IPC en septiembre, en esta ocasión del 0,2 por ciento, lo que parece complicar aún más las metas planteadas por el Banco de Japón (BoJ).La entidad activó en la primavera de 2013 un gigantesco paquete de compra de activos de cara a lograr una inflación de en torno al 2 por ciento interanual para 2015 y cerrar así el ciclo deflacionario que el país ha sufrido desde finales de los noventa.

Según un informe del Gobierno nipón presentado hoy solo el 25 por ciento de los bienes y servicios en Japón se encarecen a un ritmo del 2 por ciento o más, meta que se marcó el banco central del país asiático al activar su programa de estímulo en 2013.El informe destaca aún así que, pese a que la meta quede lejos aún y a que el IPC de agosto registrara una caída del 0,1 por ciento interanual -su primer retroceso en más de dos años- ahogado por la caída del precio del crudo, el consumidor japonés ya está sintiendo la subida de precios en el bolsillo.Mientras que en la actualidad las facturas del gas y de la luz se han abaratado, los japoneses ya están pagando más por comestibles, ropa o servicios hosteleros.Concretamente, el informe muestra subidas del 18,5 por ciento interanual en el precio del chocolate o del 2,2 por ciento en el del pan o los jerseys y camisetas.Por su parte, las estancias hoteleras han subido un 4,5 por ciento interanual, al tiempo que los restaurantes han encarecido un 1,8 por ciento la cuenta.Pero al margen de esos dos datos, es precisamente el sector servicios donde la floreciente inflación japonesa alimentada durante los dos últimos años se está viendo más sofocada.Las peluquerías apenas han subido los precios un 0,1 por ciento, mientras que el transporte solo se ha encarecido un 0,4 por ciento."Los precios de los servicios no están subiendo a no ser que sea por factores excepcionales como la caída del precio de los alimentos o el aumento en el número de turistas extranjeros que visitan Japón", explicó Mari Iwashita, analista de SMBC Friend Securities, al diario Nikkei.Los economistas prevén una nueva caída del IPC en septiembre, en esta ocasión del 0,2 por ciento, lo que parece complicar aún más las metas planteadas por el Banco de Japón (BoJ).La entidad activó en la primavera de 2013 un gigantesco paquete de compra de activos de cara a lograr una inflación de en torno al 2 por ciento interanual para 2015 y cerrar así el ciclo deflacionario que el país ha sufrido desde finales de los noventa.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios