El presidente del BM quiere que se transforme "en un banco de soluciones"

La lucha contra la pobreza y el debate sobre la energía nuclear a raíz de la crisis nuclear en Fukushima se abrieron hoy un hueco en Tokio, más allá de los encuentros oficiales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), con reuniones e iniciativas civiles.Bajo la premisa de terminar con la energía atómica, el seminario "Post Fukushima. El papel del sector financiero en la energía de futuro", abordó los desafíos de la industria apenas 18 meses después de que se produjera en la central nuclear de Fukushima, al noreste de Japón, el peor accidente atómico desde Chernóbil.Por su parte, la lucha contra la pobreza ha formado parte de los discursos de la asamblea pero también de seminarios como en el que ha participado hoy el ministro peruano de Economía, Luis Miguel Castilla, quien en encuentro sobre desarrollo social pidió "trabajar" por lograr la sostenibilidad, el crecimiento y el desarrollo global.En su opinión, Perú, un país en el que la pobreza golpea a cerca del 30 % de su población, según un estudio elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática de Lima, necesita progresar y mirar más "en los indicadores de educación"."Una cosa es la pobreza. Pero la equidad es algo más difícil" de lograr, advirtió Castilla, que apuntó a la necesidad de vincular la política económica con las políticas sociales para "lograr sus objetivos" de desarrollo.El debate también se extendió fuera de las salas oficiales. La iniciativa más vistosa ha tenido lugar en el vestíbulo del Foro Internacional de Tokio, sede de las asambleas, donde el Banco Mundial ha instalado varios paneles con miles de mensajes anónimos de participantes de todo el mundo.A través de postales con estampas de recónditos lugares y personas afectadas con dureza por la pobreza en varios lugares del planeta, los paneles ponen voz a los participantes en las asambleas y repasan algunos de los puntos discutidos durante la cumbre."Empleos para los jóvenes y las mujeres", pedía un mensaje de un participante de Tanzania, mientras que otro de Birmania instaba a los gobiernos a "dejar que el pueblo decida lo que piensa" y otro simplemente reza "más oportunidades, menos codicia".

La lucha contra la pobreza y el debate sobre la energía nuclear a raíz de la crisis nuclear en Fukushima se abrieron hoy un hueco en Tokio, más allá de los encuentros oficiales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), con reuniones e iniciativas civiles.Bajo la premisa de terminar con la energía atómica, el seminario "Post Fukushima. El papel del sector financiero en la energía de futuro", abordó los desafíos de la industria apenas 18 meses después de que se produjera en la central nuclear de Fukushima, al noreste de Japón, el peor accidente atómico desde Chernóbil.Por su parte, la lucha contra la pobreza ha formado parte de los discursos de la asamblea pero también de seminarios como en el que ha participado hoy el ministro peruano de Economía, Luis Miguel Castilla, quien en encuentro sobre desarrollo social pidió "trabajar" por lograr la sostenibilidad, el crecimiento y el desarrollo global.En su opinión, Perú, un país en el que la pobreza golpea a cerca del 30 % de su población, según un estudio elaborado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática de Lima, necesita progresar y mirar más "en los indicadores de educación"."Una cosa es la pobreza. Pero la equidad es algo más difícil" de lograr, advirtió Castilla, que apuntó a la necesidad de vincular la política económica con las políticas sociales para "lograr sus objetivos" de desarrollo.El debate también se extendió fuera de las salas oficiales. La iniciativa más vistosa ha tenido lugar en el vestíbulo del Foro Internacional de Tokio, sede de las asambleas, donde el Banco Mundial ha instalado varios paneles con miles de mensajes anónimos de participantes de todo el mundo.A través de postales con estampas de recónditos lugares y personas afectadas con dureza por la pobreza en varios lugares del planeta, los paneles ponen voz a los participantes en las asambleas y repasan algunos de los puntos discutidos durante la cumbre."Empleos para los jóvenes y las mujeres", pedía un mensaje de un participante de Tanzania, mientras que otro de Birmania instaba a los gobiernos a "dejar que el pueblo decida lo que piensa" y otro simplemente reza "más oportunidades, menos codicia".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios