El primer ministro finlandés dice que su país no quiere pagar los fallos ajenos

El primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, aseguró hoy en una entrevista concedida a "Le Figaro" que aunque Finlandia no quiere pagar por "los fallos de los demás", está dispuesta a ofrecer su ayuda, con condiciones, si países como España acaban solicitando un rescate."Queremos ayudar cuando haya una urgencia, pero no hay razón para pedir a un banco sano que financie un banco malo, o a un país riguroso que pague por los fallos de sus vecinos", indicó el líder conservador, que ayer se reunió en París con el presidente frances, François Hollande.Katainen subrayó que desde el segundo plan de ayuda a Grecia su país exige garantías específicas para "limitar los riesgos", y apuntó que cada vez que Finlandia critica el funcionamiento de Europa lo hace bajo criterios económicos, que no implican "euroescepticismo".El jefe del Gobierno finlandés destacó, no obstante, que no cree que España vaya a demandar un rescate total "porque le interesa mantener el acceso a los mercados", algo en lo que a su juicio debe recibir el apoyo del resto de socios europeos."Respecto a España, soy más optimista que hace un mes. Ha emprendido muchas reformas, va a ser más competitiva que antes, sus medidas de austeridad son creíbles", señala en ese rotativo, en el que expresa su creencia de que "estamos próximos a una solución a la crisis de la eurozona".Katainen recalcó que especular sobre la petición de ayuda no sirve más que para empeorar la situación, pero subrayó al mismo tiempo que "Europa debe estar preparada si España la necesita".Si se llegara a dar esa situación, el primer ministro avanzó que Europa la analizaría "con atención", y que Finlandia en concreto plantearía ciertas condiciones."Si la ayuda pasa por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), exigiríamos (garantías) colaterales a cambio de nuestra ayuda. Si pasa por el mecanismo europeo de estabilidad (MEDE), que entra en vigor el 8 de octubre, a falta de las colaterales, insistimos en que el MEDE sea el prestamista preferencial", explicó.Katainen añadió que su país podría estudiar además la posibilidad de que el MEDE actúe sobre el mercado primario, para conservar el acceso a los mercados y que la eurozona "gaste menos".El representante finlandés apuntó que con esos puntos no está intentando "deshacer" el acuerdo alcanzado en la última cumbre europea, pero consideró que sobre el resultado de la misma ha habido "muchos malentendidos"."Se dijo por ejemplo que la eurozona iba a comprar automáticamente deuda estatal en el mercado secundario, lo que no es exacto", concluyó en esa entrevista.

El primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, aseguró hoy en una entrevista concedida a "Le Figaro" que aunque Finlandia no quiere pagar por "los fallos de los demás", está dispuesta a ofrecer su ayuda, con condiciones, si países como España acaban solicitando un rescate."Queremos ayudar cuando haya una urgencia, pero no hay razón para pedir a un banco sano que financie un banco malo, o a un país riguroso que pague por los fallos de sus vecinos", indicó el líder conservador, que ayer se reunió en París con el presidente frances, François Hollande.Katainen subrayó que desde el segundo plan de ayuda a Grecia su país exige garantías específicas para "limitar los riesgos", y apuntó que cada vez que Finlandia critica el funcionamiento de Europa lo hace bajo criterios económicos, que no implican "euroescepticismo".El jefe del Gobierno finlandés destacó, no obstante, que no cree que España vaya a demandar un rescate total "porque le interesa mantener el acceso a los mercados", algo en lo que a su juicio debe recibir el apoyo del resto de socios europeos."Respecto a España, soy más optimista que hace un mes. Ha emprendido muchas reformas, va a ser más competitiva que antes, sus medidas de austeridad son creíbles", señala en ese rotativo, en el que expresa su creencia de que "estamos próximos a una solución a la crisis de la eurozona".Katainen recalcó que especular sobre la petición de ayuda no sirve más que para empeorar la situación, pero subrayó al mismo tiempo que "Europa debe estar preparada si España la necesita".Si se llegara a dar esa situación, el primer ministro avanzó que Europa la analizaría "con atención", y que Finlandia en concreto plantearía ciertas condiciones."Si la ayuda pasa por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), exigiríamos (garantías) colaterales a cambio de nuestra ayuda. Si pasa por el mecanismo europeo de estabilidad (MEDE), que entra en vigor el 8 de octubre, a falta de las colaterales, insistimos en que el MEDE sea el prestamista preferencial", explicó.Katainen añadió que su país podría estudiar además la posibilidad de que el MEDE actúe sobre el mercado primario, para conservar el acceso a los mercados y que la eurozona "gaste menos".El representante finlandés apuntó que con esos puntos no está intentando "deshacer" el acuerdo alcanzado en la última cumbre europea, pero consideró que sobre el resultado de la misma ha habido "muchos malentendidos"."Se dijo por ejemplo que la eurozona iba a comprar automáticamente deuda estatal en el mercado secundario, lo que no es exacto", concluyó en esa entrevista.

Más noticias

0 Comentarios