El Nobel de Medicina busca iniciar la investigación clínica con células iPS en "3 o 4 años"

El científico japonés Shinya Yamanaka, reconocido con el Nobel de Medicina 2012 junto con el británico John B. Gurdon, agradeció hoy el galardón y, en declaraciones a Efe, afirmó que espera empezar investigaciones clínicas con el uso de células iPS en "tres o cuatro años"."Es difícil determinar un tiempo, pero nuestro objetivo es empezar la investigación clínica dentro de tres ó cuatro años" para ciertos tratamientos, como daños medulares o Parkinson, dijo Yamanaka en una entrevista telefónica desde Kioto (centro de Japón).Este médico de 50 años especializado en cirugía ortopédica logró en 2006, junto con su equipo, generar las llamadas células madre pluripotentes inducidas (iPS) con características que, hasta entonces, los investigadores creían que sólo poseían las células madre embrionarias.La revolución que supuso la generación de las iPS, capaces de convertirse en cualquier tipo celular especializado, han valido a Yamanaka el Nobel de Medicina 2012 compartido con Gurdon, el precursor que puso en entredicho el dogma de que las células adultas especializadas eran irreversibles.Sin embargo, el científico nipón ha advertido en varias ocasiones de que aún queda un largo camino por recorrer antes de lograr aplicaciones clínicas, tal y como recordó hoy a Efe."Para que se puedan aplicar a tratamientos, como el caso de la retina, es fácil que pasen unos 5 o 10 años después de la investigación clínica", subrayó Yamanaka, que por eso considera necesario que la financiación para estudios de este tipo sea a largo plazo.El Gobierno japonés otorga el llamado "fondo de competición" para mejorar la competitividad de los laboratorios, pero según Yamanaka únicamente con este tipo de financiación "a corto plazo, los investigadores no pueden llevar adelante su trabajo"."Este tipo de investigaciones tardan diez, o veinte años. Por eso se necesita un equipo que va más allá de los investigadores, y que incluye por ejemplo al equipo de prensa o a expertos legales. Sin embargo, sólo con los fondos de competición no es posible hacer contratos a largo plazo", dijo.En el caso del uso de las células iPS para el desarrollo de medicamentos, el médico apuntó a que se trata de un proceso "que tarda mucho más", ya que implica procedimientos largos para garantizar la seguridad de los fármacos: "Llevará al menos una decena de años", estimó.Yamanaka es padre de dos hijas que ya han superado la veintena y está casado con una médico, Chika Yamanaka, quien hoy estuvo a su lado en una rueda de prensa en la Universidad de Kioto y reveló, entre risas, que su marido se enteró de la concesión del Nobel "mientras estaba en casa arreglando la lavadora".El científico, que considera el galardón como una "responsabilidad", explicó a Efe que, si su recorrido como investigador fuera el ascenso al Monte Fuji, él se encuentra aún en plena subida y "sin mapa", ya que el suyo es un terreno inexplorado."Hasta que no alcance la cima, no podré saber a qué lugar he llegado. Ahora creo que estoy en un punto en el que puedo entreverla, pero seguiré dando pasos para llegar sin perderme en el camino", concluyó. Yoko Kaneko

El científico japonés Shinya Yamanaka, reconocido con el Nobel de Medicina 2012 junto con el británico John B. Gurdon, agradeció hoy el galardón y, en declaraciones a Efe, afirmó que espera empezar investigaciones clínicas con el uso de células iPS en "tres o cuatro años"."Es difícil determinar un tiempo, pero nuestro objetivo es empezar la investigación clínica dentro de tres ó cuatro años" para ciertos tratamientos, como daños medulares o Parkinson, dijo Yamanaka en una entrevista telefónica desde Kioto (centro de Japón).Este médico de 50 años especializado en cirugía ortopédica logró en 2006, junto con su equipo, generar las llamadas células madre pluripotentes inducidas (iPS) con características que, hasta entonces, los investigadores creían que sólo poseían las células madre embrionarias.La revolución que supuso la generación de las iPS, capaces de convertirse en cualquier tipo celular especializado, han valido a Yamanaka el Nobel de Medicina 2012 compartido con Gurdon, el precursor que puso en entredicho el dogma de que las células adultas especializadas eran irreversibles.Sin embargo, el científico nipón ha advertido en varias ocasiones de que aún queda un largo camino por recorrer antes de lograr aplicaciones clínicas, tal y como recordó hoy a Efe."Para que se puedan aplicar a tratamientos, como el caso de la retina, es fácil que pasen unos 5 o 10 años después de la investigación clínica", subrayó Yamanaka, que por eso considera necesario que la financiación para estudios de este tipo sea a largo plazo.El Gobierno japonés otorga el llamado "fondo de competición" para mejorar la competitividad de los laboratorios, pero según Yamanaka únicamente con este tipo de financiación "a corto plazo, los investigadores no pueden llevar adelante su trabajo"."Este tipo de investigaciones tardan diez, o veinte años. Por eso se necesita un equipo que va más allá de los investigadores, y que incluye por ejemplo al equipo de prensa o a expertos legales. Sin embargo, sólo con los fondos de competición no es posible hacer contratos a largo plazo", dijo.En el caso del uso de las células iPS para el desarrollo de medicamentos, el médico apuntó a que se trata de un proceso "que tarda mucho más", ya que implica procedimientos largos para garantizar la seguridad de los fármacos: "Llevará al menos una decena de años", estimó.Yamanaka es padre de dos hijas que ya han superado la veintena y está casado con una médico, Chika Yamanaka, quien hoy estuvo a su lado en una rueda de prensa en la Universidad de Kioto y reveló, entre risas, que su marido se enteró de la concesión del Nobel "mientras estaba en casa arreglando la lavadora".El científico, que considera el galardón como una "responsabilidad", explicó a Efe que, si su recorrido como investigador fuera el ascenso al Monte Fuji, él se encuentra aún en plena subida y "sin mapa", ya que el suyo es un terreno inexplorado."Hasta que no alcance la cima, no podré saber a qué lugar he llegado. Ahora creo que estoy en un punto en el que puedo entreverla, pero seguiré dando pasos para llegar sin perderme en el camino", concluyó. Yoko Kaneko

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios