ACNUR asume la ayuda a una fracción de los desplazados en el interior de Siria

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) asumió hoy que las agencias humanitarias que trabajan en el interior de Siria sólo están pudiendo asistir a "una fracción" de aquellos que necesitan ayuda."Lo que está claro es que las personas que ayudamos son una fracción de lo que realmente se necesita", señaló en rueda de prensa la portavoz del ACNUR, Melissa Fleming."La ayuda para los desplazados internos es claramente insuficiente. Es un tema enorme. Básicamente podemos ayudar a aquellas personas que sobreviven en las áreas urbanas de las ciudades donde estamos presentes, pero no logramos asistir a los que están fuera de esas áreas", agregó Fleming que valoró y agradeció especialmente a la Media Luna Roja por el "trabajo heroico" que realizan.El ACNUR estima que hay 1,2 millones de sirios desplazados internos en su propio país, muchos de los cuales, han debido huir de sus refugios en varias ocasiones a causa del incremento de la violencia.La agencia tiene 350 personas trabajando sobre el terreno y oficinas en tres ciudades.Actualmente, el ACNUR está trabajando en la preparación para la llegada del invierno a Siria y los países vecinos que acogen a casi 350.000 refugiados sirios, en un proyecto que asciende a 64 millones de dólares.Para el interior de Siria, ACNUR ha presupuestado 32 millones de dólares con los que se pretende alcanzar a 500.000 personas en los próximos tres meses, aunque para ello deben aún recaudar 12 millones de dólares de los donantes.Ese dinero se dedicará a rehabilitar centros de acogida; distribuir elementos para mantenerse caliente (mantas, estufas, plásticos para tapar agujeros, etc); y entrega de dinero en metálico para pagar alquileres y comprar combustible.En Jordania, donde residen 105.740 sirios, una cifra que el ACNUR calcula que se elevará hasta las 250.000 personas hasta el final del año -siguen llegando entre 2.000 y 3.000 personas diarias- el plan se aplicará tanto en los campos de refugiados, como en las zonas urbanas (50.000 personas).Muchas familias sirias que hasta la fecha no han tenido necesidad de registrarse como refugiados porque vivían con sus propios recursos, están solicitando ahora la ayuda del ACNUR porque han agotado sus ahorros.El ACNUR entregará dinero para alquilar, y en los campos entregará estufas, mantas y otros artículos para afrontar el invierno.En Jordania las temperaturas se mantienen por debajo de 10 grados en el invierno y es usual que bajen hasta los 2 grados.Además, el organismo entregará cupones para comprar ropa de invierno en tiendas designadas.En Líbano, donde residen 94.300 sirios -la mitad de ellos viven con familias locales, y la otra mitad alquilan casas- el programa de preparación para el invierno asciende a 14 millones de dólares, y consistirá básicamente en distribuir dinero y ayuda para reparar edificios que acogen refugiados.En Turquía viven actualmente 170.000 sirios, pero el ACNUR considera que esta cifra crecerá hasta alcanzar los 280.000 a finales del año.Unos 96.000 sirios residen en 18 campos montados por el Gobierno turco y el resto en zonas urbanas, y la respuesta será parecida a la aportada en Jordania y Líbano.Iraq acoge a 39.000 sirios, pero tiene que lidiar también con los miles de iraquíes que vivían antes en Siria y que han retornado a su país, así como con los desplazados internos causados por una década de conflicto interno.El coste del programa de preparación para el invierno en Iraq asciende a 3,7 millones de dólares.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) asumió hoy que las agencias humanitarias que trabajan en el interior de Siria sólo están pudiendo asistir a "una fracción" de aquellos que necesitan ayuda."Lo que está claro es que las personas que ayudamos son una fracción de lo que realmente se necesita", señaló en rueda de prensa la portavoz del ACNUR, Melissa Fleming."La ayuda para los desplazados internos es claramente insuficiente. Es un tema enorme. Básicamente podemos ayudar a aquellas personas que sobreviven en las áreas urbanas de las ciudades donde estamos presentes, pero no logramos asistir a los que están fuera de esas áreas", agregó Fleming que valoró y agradeció especialmente a la Media Luna Roja por el "trabajo heroico" que realizan.El ACNUR estima que hay 1,2 millones de sirios desplazados internos en su propio país, muchos de los cuales, han debido huir de sus refugios en varias ocasiones a causa del incremento de la violencia.La agencia tiene 350 personas trabajando sobre el terreno y oficinas en tres ciudades.Actualmente, el ACNUR está trabajando en la preparación para la llegada del invierno a Siria y los países vecinos que acogen a casi 350.000 refugiados sirios, en un proyecto que asciende a 64 millones de dólares.Para el interior de Siria, ACNUR ha presupuestado 32 millones de dólares con los que se pretende alcanzar a 500.000 personas en los próximos tres meses, aunque para ello deben aún recaudar 12 millones de dólares de los donantes.Ese dinero se dedicará a rehabilitar centros de acogida; distribuir elementos para mantenerse caliente (mantas, estufas, plásticos para tapar agujeros, etc); y entrega de dinero en metálico para pagar alquileres y comprar combustible.En Jordania, donde residen 105.740 sirios, una cifra que el ACNUR calcula que se elevará hasta las 250.000 personas hasta el final del año -siguen llegando entre 2.000 y 3.000 personas diarias- el plan se aplicará tanto en los campos de refugiados, como en las zonas urbanas (50.000 personas).Muchas familias sirias que hasta la fecha no han tenido necesidad de registrarse como refugiados porque vivían con sus propios recursos, están solicitando ahora la ayuda del ACNUR porque han agotado sus ahorros.El ACNUR entregará dinero para alquilar, y en los campos entregará estufas, mantas y otros artículos para afrontar el invierno.En Jordania las temperaturas se mantienen por debajo de 10 grados en el invierno y es usual que bajen hasta los 2 grados.Además, el organismo entregará cupones para comprar ropa de invierno en tiendas designadas.En Líbano, donde residen 94.300 sirios -la mitad de ellos viven con familias locales, y la otra mitad alquilan casas- el programa de preparación para el invierno asciende a 14 millones de dólares, y consistirá básicamente en distribuir dinero y ayuda para reparar edificios que acogen refugiados.En Turquía viven actualmente 170.000 sirios, pero el ACNUR considera que esta cifra crecerá hasta alcanzar los 280.000 a finales del año.Unos 96.000 sirios residen en 18 campos montados por el Gobierno turco y el resto en zonas urbanas, y la respuesta será parecida a la aportada en Jordania y Líbano.Iraq acoge a 39.000 sirios, pero tiene que lidiar también con los miles de iraquíes que vivían antes en Siria y que han retornado a su país, así como con los desplazados internos causados por una década de conflicto interno.El coste del programa de preparación para el invierno en Iraq asciende a 3,7 millones de dólares.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios