Críticas en el seno del Partido Socialista luso al pacto con la izquierda

El secretario general del Partido Socialista de Portugal, Antonio Costa. EFE/Archivo El secretario general del Partido Socialista de Portugal, Antonio Costa. EFE/Archivo

El secretario general del Partido Socialista de Portugal, Antonio Costa. EFE/Archivo

El acuerdo tripartito que negocia el Partido Socialista luso (PS) con las formaciones a su izquierda despierta recelos en un sector de la propia formación, y hoy mismo el eurodiputado Francisco Assis arremetió contra este tipo de acuerdos."Estoy frontal y absolutamente en contra de la idea de constituir un Gobierno asentado en una hipotética mayoría de izquierda", reconoció en un artículo de opinión en el diario "Público".Assis es visto en Portugal como el principal opositor interno del actual líder del PS, António Costa, e incluso se especula con la posibilidad de que se presente a la secretaría general del partido tras la derrota electoral del pasado 4 de octubre.Para el eurodiputado, el problema de un acuerdo con los marxistas del Bloque de Izquierda y el Partido Comunista Portugués (PCP) radica en los principios programáticos defendidos por éstos."El PCP lamenta todavía hoy el fin de la Unión Soviética (...) y el Bloque de izquierda, más heterogéneo, y por ello, más contradictorio, no deja de abogar por una amplia nacionalización de la economía y una completa oposición al modelo de construcción europea", recalcó.Por estas divergencias, dijo, un acuerdo tripartito para gobernar -juntos contarían con mayoría absoluta en el Parlamento- impediría aplicar "reformas imprescindibles" a un Ejecutivo liderado por los socialistas, por lo que de salir adelante el pacto, su partido renunciaría a su "dimensión de fuerza transformadora"."El PS debería asumir el estatuto de principal grupo de la oposición, imponiendo serias limitaciones a la acción del Gobierno" del conservador Pedro Passos Coelho, quien fue el candidato más votado en los comicios con el 38,57 % de los sufragios, añadió.En su opinión, quienes defienden a ultranza un tripartito de izquierdas más allá de las diferencias que existen entre ellos presentan "una ambición desmedida por el ejercicio del poder".El líder de los socialistas, António Costa, tendrá la oportunidad de comprobar hoy el respaldo que existe dentro del PS a un hipotético acuerdo con marxistas y comunistas en la Comisión Política Nacional, que se reúne esta noche.Portugal continúa a la espera de que el jefe del Estado, Aníbal Cavaco Silva, decida a qué candidato encarga la formación de Gobierno después de que las elecciones del pasado 4 de octubre no dieran la mayoría absoluta a ninguna de las listas.

El acuerdo tripartito que negocia el Partido Socialista luso (PS) con las formaciones a su izquierda despierta recelos en un sector de la propia formación, y hoy mismo el eurodiputado Francisco Assis arremetió contra este tipo de acuerdos."Estoy frontal y absolutamente en contra de la idea de constituir un Gobierno asentado en una hipotética mayoría de izquierda", reconoció en un artículo de opinión en el diario "Público".Assis es visto en Portugal como el principal opositor interno del actual líder del PS, António Costa, e incluso se especula con la posibilidad de que se presente a la secretaría general del partido tras la derrota electoral del pasado 4 de octubre.Para el eurodiputado, el problema de un acuerdo con los marxistas del Bloque de Izquierda y el Partido Comunista Portugués (PCP) radica en los principios programáticos defendidos por éstos."El PCP lamenta todavía hoy el fin de la Unión Soviética (...) y el Bloque de izquierda, más heterogéneo, y por ello, más contradictorio, no deja de abogar por una amplia nacionalización de la economía y una completa oposición al modelo de construcción europea", recalcó.Por estas divergencias, dijo, un acuerdo tripartito para gobernar -juntos contarían con mayoría absoluta en el Parlamento- impediría aplicar "reformas imprescindibles" a un Ejecutivo liderado por los socialistas, por lo que de salir adelante el pacto, su partido renunciaría a su "dimensión de fuerza transformadora"."El PS debería asumir el estatuto de principal grupo de la oposición, imponiendo serias limitaciones a la acción del Gobierno" del conservador Pedro Passos Coelho, quien fue el candidato más votado en los comicios con el 38,57 % de los sufragios, añadió.En su opinión, quienes defienden a ultranza un tripartito de izquierdas más allá de las diferencias que existen entre ellos presentan "una ambición desmedida por el ejercicio del poder".El líder de los socialistas, António Costa, tendrá la oportunidad de comprobar hoy el respaldo que existe dentro del PS a un hipotético acuerdo con marxistas y comunistas en la Comisión Política Nacional, que se reúne esta noche.Portugal continúa a la espera de que el jefe del Estado, Aníbal Cavaco Silva, decida a qué candidato encarga la formación de Gobierno después de que las elecciones del pasado 4 de octubre no dieran la mayoría absoluta a ninguna de las listas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios