Croacia no ve posible aplicar Schengen en la actual crisis de refugiados

Agentes de policía dan instrucciones a los refugiados en la frontera serbo-croata en Berkasovo, Croacia. EFE Agentes de policía dan instrucciones a los refugiados en la frontera serbo-croata en Berkasovo, Croacia. EFE

Agentes de policía dan instrucciones a los refugiados en la frontera serbo-croata en Berkasovo, Croacia. EFE

Croacia advirtió hoy de que los países de tránsito en la ruta de los Balcanes, por donde a diario pasan miles de refugiados en su viaje a Europa occidental, no pueden aplicar estrictamente las normativas del espacio Schengen, en especial la defensa de las fronteras externas."Es evidente que en estas circunstancias, totalmente extraordinarias, es imposible hacer todo según las reglas de Schengen y Dublín", indicó hoy la ministra de Exteriores croata, Vesna Pusic, según la agencia de noticias croata "Hina".La jefa de la diplomacia croata reaccionó así a unas críticas recibidas de otros socios de la Unión Europea (UE) sobre que Zagreb no cumple con las normas Schengen a pesar de haber solicitado la admisión en esa zona de libre circulación, que abarca a 26 países en Europa."Esas críticas se parecen a la situación en la que alguien os critica porque no respetáis las señales de tráfico en medio de un incendio. Primero hay que apagar el incendio y, cuando se restablece la situación regular, volvemos a acatar las reglas al pie de la letra", declaró la ministra.Con ello se refirió especialmente las acusaciones de Eslovenia contra Zagreb, por permitir la entrada a miles de refugiados provenientes de países en conflicto como Siria, Afganistán o Irak, que luego llegan a la frontera eslovaca.Eso ocurre cada día desde el pasado sábado, cuando Hungría cerró su frontera con Croacia, por lo que la ruta de los refugiados se desvió hacia el territorio esloveno.La normativa de Schengen obliga a una defensa severa de las fronteras externas, como las de Eslovenia y Hungría, y la de Dublín establecen que un demandante de asilo que llega a Europa debe registrarse en el primer país de la UE al que llega.El secretario de Estado del ministerio del Interior esloveno, Bostjan Stefic, acusó hoy a Croacia de enviar a los refugiados a Eslovenia "de una forma extraordinariamente organizada, premeditada y sutil", y también de manera incontrolada.Dijo que Croacia "no demuestra la mínima compasión" hacia los refugiados y que se comporta de una forma totalmente "no europea", según informó la agencia de noticias eslovena STA.Por su parte, Pusic instó hoy a los demás países de tránsito a dejar aparte las peleas y acordar un paso fluido y organizado, con el menor sufrimiento posible para los refugiados."Croacia quiere ponerse de acuerdo con Eslovenia, pero no puede haber acuerdo cuando a Croacia llegan entre 7.000 y 8.000 refugiados y Eslovenia insiste en aceptar como máximo a 2.500. Sencillamente no es posible, esa gente no puede evaporarse", insistió.Aseguró que Liubliana rechaza el consejo de Zagreb de trasladar en sus trenes hasta la frontera con Austria a todas esas personas que llegan a la delimitación eslovena sin ninguna intención de quedarse en el país, pues aspiran a obtener asilo en Europa occidental, sobre todo en Alemania.El Gobierno croata -al igual que los de otros países europeos- considera que la única solución a la actual crisis de refugiados sería un acuerdo entre la UE y Turquía, así como con Grecia, para disminuir la fuerte afluencia.

Croacia advirtió hoy de que los países de tránsito en la ruta de los Balcanes, por donde a diario pasan miles de refugiados en su viaje a Europa occidental, no pueden aplicar estrictamente las normativas del espacio Schengen, en especial la defensa de las fronteras externas."Es evidente que en estas circunstancias, totalmente extraordinarias, es imposible hacer todo según las reglas de Schengen y Dublín", indicó hoy la ministra de Exteriores croata, Vesna Pusic, según la agencia de noticias croata "Hina".La jefa de la diplomacia croata reaccionó así a unas críticas recibidas de otros socios de la Unión Europea (UE) sobre que Zagreb no cumple con las normas Schengen a pesar de haber solicitado la admisión en esa zona de libre circulación, que abarca a 26 países en Europa."Esas críticas se parecen a la situación en la que alguien os critica porque no respetáis las señales de tráfico en medio de un incendio. Primero hay que apagar el incendio y, cuando se restablece la situación regular, volvemos a acatar las reglas al pie de la letra", declaró la ministra.Con ello se refirió especialmente las acusaciones de Eslovenia contra Zagreb, por permitir la entrada a miles de refugiados provenientes de países en conflicto como Siria, Afganistán o Irak, que luego llegan a la frontera eslovaca.Eso ocurre cada día desde el pasado sábado, cuando Hungría cerró su frontera con Croacia, por lo que la ruta de los refugiados se desvió hacia el territorio esloveno.La normativa de Schengen obliga a una defensa severa de las fronteras externas, como las de Eslovenia y Hungría, y la de Dublín establecen que un demandante de asilo que llega a Europa debe registrarse en el primer país de la UE al que llega.El secretario de Estado del ministerio del Interior esloveno, Bostjan Stefic, acusó hoy a Croacia de enviar a los refugiados a Eslovenia "de una forma extraordinariamente organizada, premeditada y sutil", y también de manera incontrolada.Dijo que Croacia "no demuestra la mínima compasión" hacia los refugiados y que se comporta de una forma totalmente "no europea", según informó la agencia de noticias eslovena STA.Por su parte, Pusic instó hoy a los demás países de tránsito a dejar aparte las peleas y acordar un paso fluido y organizado, con el menor sufrimiento posible para los refugiados."Croacia quiere ponerse de acuerdo con Eslovenia, pero no puede haber acuerdo cuando a Croacia llegan entre 7.000 y 8.000 refugiados y Eslovenia insiste en aceptar como máximo a 2.500. Sencillamente no es posible, esa gente no puede evaporarse", insistió.Aseguró que Liubliana rechaza el consejo de Zagreb de trasladar en sus trenes hasta la frontera con Austria a todas esas personas que llegan a la delimitación eslovena sin ninguna intención de quedarse en el país, pues aspiran a obtener asilo en Europa occidental, sobre todo en Alemania.El Gobierno croata -al igual que los de otros países europeos- considera que la única solución a la actual crisis de refugiados sería un acuerdo entre la UE y Turquía, así como con Grecia, para disminuir la fuerte afluencia.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios