El Gobierno filipino y los musulmanes del FMLI firman un acuerdo marco de paz

La Casa Blanca celebró hoy la firma de un acuerdo marco de paz entre Gobierno de Filipinas y la guerrilla musulmana del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), que consideró "otro paso hacia el fin de la insurgencia" en ese país.El portavoz de la residencia presidencial, Jay Carney, reaccionó en un comunicado al acuerdo firmado hoy para acabar con más de tres décadas de lucha armada que han causado decenas de miles de muertos."La ceremonia de hoy marca otro paso hacia el fin de la insurgencia y la restauración de buenas prácticas de Gobierno", dijo Carney, quien felicitó a ambas partes por su "duro trabajo y su inquebrantable compromiso con un futuro mejor" y a Malasia por su papel de mediador en las negociaciones.El acuerdo rubricado por el presidente filipino, Benigno Aquino, y el jefe del FMLI, Al Haj Murad Ebrahim, supone la renuncia del frente rebelde a la creación de un Estado de mayoría islámica en el sur del país.En su lugar, el pacto contempla la creación de una región autonómica musulmana en el sur del país en 2016.Los 12.000 combatientes de la organización islámica, la mayor del país, empezarán a desarmarse a partir de ahora y hasta 2016, cuando nazca Bangsamoro, vocablo que significa pueblo musulmán, y reemplace la actual Región Autónoma del Mindanao Musulmán, cuya población profesa mayoritariamente esa religión.En las próximas semanas, se creará un grupo mixto que identificará otras poblaciones o zonas del sur de Filipinas, de mayoría islámica, para que se les proponga mediante referéndum si desean formar parte del futuro Bangsamoro.Entre 100.000 y 150.000 personas, al menos un 20 por ciento de ellas civiles, han muerto en cuatro décadas de lucha armada entre el Ejército e insurgentes musulmanes en el sur del país.

La Casa Blanca celebró hoy la firma de un acuerdo marco de paz entre Gobierno de Filipinas y la guerrilla musulmana del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), que consideró "otro paso hacia el fin de la insurgencia" en ese país.El portavoz de la residencia presidencial, Jay Carney, reaccionó en un comunicado al acuerdo firmado hoy para acabar con más de tres décadas de lucha armada que han causado decenas de miles de muertos."La ceremonia de hoy marca otro paso hacia el fin de la insurgencia y la restauración de buenas prácticas de Gobierno", dijo Carney, quien felicitó a ambas partes por su "duro trabajo y su inquebrantable compromiso con un futuro mejor" y a Malasia por su papel de mediador en las negociaciones.El acuerdo rubricado por el presidente filipino, Benigno Aquino, y el jefe del FMLI, Al Haj Murad Ebrahim, supone la renuncia del frente rebelde a la creación de un Estado de mayoría islámica en el sur del país.En su lugar, el pacto contempla la creación de una región autonómica musulmana en el sur del país en 2016.Los 12.000 combatientes de la organización islámica, la mayor del país, empezarán a desarmarse a partir de ahora y hasta 2016, cuando nazca Bangsamoro, vocablo que significa pueblo musulmán, y reemplace la actual Región Autónoma del Mindanao Musulmán, cuya población profesa mayoritariamente esa religión.En las próximas semanas, se creará un grupo mixto que identificará otras poblaciones o zonas del sur de Filipinas, de mayoría islámica, para que se les proponga mediante referéndum si desean formar parte del futuro Bangsamoro.Entre 100.000 y 150.000 personas, al menos un 20 por ciento de ellas civiles, han muerto en cuatro décadas de lucha armada entre el Ejército e insurgentes musulmanes en el sur del país.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios