El Gobierno niega que Egipto esté bajo un régimen militar

El Gobierno egipcio negó hoy que el referéndum constitucional supusiera un plebiscito a la figura del ministro de Defensa, Abdel Fatah al Sisi, que Egipto esté bajo un régimen militar y que se reprima a los activistas de la revolución del 25 de enero de 2011.Con el fin de desmentir lo que calificó como las ocho "mentiras" difundidas en los medios de comunicación en relación al país, las autoridades aseguraron que el único papel asignado a las Fuerzas Armadas es proteger Egipto y preservar su seguridad e integridad territorial."El presidente de la república es un civil, como indica la Constitución, y no hay ningún indicio que permita afirmar que Egipto se encamine hacia un régimen militar, excepto las especulaciones y suposiciones sesgadas", advirtió el gabinete en un comunicado.También apuntó que la nueva Carta Magna establece que ningún civil puede ser juzgado ante tribunales militares "con excepción de aquellos delitos que constituyen un ataque directo contra instalaciones militares o campamentos de las Fuerzas Armadas".El Ejecutivo tildó de "insulto a la inteligencia" las opiniones que aseguraban que los egipcios votan "ciegamente la Constitución con la ignorante esperanza de conseguir una vaga meta".El referéndum de los últimos dos días adquirió un cariz plebiscitario hacia la hoja de ruta trazada por los militares tras el derrocamiento en julio del presidente Mohamed Mursi, y hacia Al Sisi, también jefe del Ejército y posible candidato a la Presidencia.Según los primeros resultados no oficiales difundidos hoy por el diario estatal Al Ahram, cerca de un 98% de los votantes aprobaron la nueva Constitución en el plebiscito, en el que la participación sería del 36% en una consulta boicoteda por los Hermanos Musulmanes.La nueva Ley Fundamental, que enmienda la redactada en 2012 por una mayoría islamista, refuerza el papel de las Fuerzas Armadas, que podrán designar al ministro de Defensa durante los próximos ocho años.En cuanto a las denuncias acerca de la prohibición de las campañas que pedían votar "no", la nota gubernamental recordó que las personas detenidas fueron arrestadas por sospechas de incumplimiento de la ley, pero que ya fueron puestas en libertad."La democracia no consiste en la aplicación de los puntos de vista y principios de un extranjero -país, grupo o medio de comunicación- sino de tratar de lograr las aspiraciones de los ciudadanos del país", dijo el comunicado.Por otro lado, las autoridades rechazaron que se esté persiguiendo a las principales fuerzas de la revolución del 25 de enero de 2011, que derrocó a Hosni Mubarak, después de la detención de destacados activistas como el bloguero Alaa Abdel Fatah y el fundador del Movimiento 6 de Abril, Ahmed Maher."Las personas que violan la ley deben rendir cuentas independientemente de las buenas acciones anteriores, incluso si esas acciones son haber participado en un acto tan noble e histórico como la revolución de 2011", señaló.La detención de estos activistas ha despertado críticas en las organizaciones de derechos humanos, que alertan de la vuelta del Estado policial del depuesto presidente Hosni Mubarak.

El Gobierno egipcio negó hoy que el referéndum constitucional supusiera un plebiscito a la figura del ministro de Defensa, Abdel Fatah al Sisi, que Egipto esté bajo un régimen militar y que se reprima a los activistas de la revolución del 25 de enero de 2011.Con el fin de desmentir lo que calificó como las ocho "mentiras" difundidas en los medios de comunicación en relación al país, las autoridades aseguraron que el único papel asignado a las Fuerzas Armadas es proteger Egipto y preservar su seguridad e integridad territorial."El presidente de la república es un civil, como indica la Constitución, y no hay ningún indicio que permita afirmar que Egipto se encamine hacia un régimen militar, excepto las especulaciones y suposiciones sesgadas", advirtió el gabinete en un comunicado.También apuntó que la nueva Carta Magna establece que ningún civil puede ser juzgado ante tribunales militares "con excepción de aquellos delitos que constituyen un ataque directo contra instalaciones militares o campamentos de las Fuerzas Armadas".El Ejecutivo tildó de "insulto a la inteligencia" las opiniones que aseguraban que los egipcios votan "ciegamente la Constitución con la ignorante esperanza de conseguir una vaga meta".El referéndum de los últimos dos días adquirió un cariz plebiscitario hacia la hoja de ruta trazada por los militares tras el derrocamiento en julio del presidente Mohamed Mursi, y hacia Al Sisi, también jefe del Ejército y posible candidato a la Presidencia.Según los primeros resultados no oficiales difundidos hoy por el diario estatal Al Ahram, cerca de un 98% de los votantes aprobaron la nueva Constitución en el plebiscito, en el que la participación sería del 36% en una consulta boicoteda por los Hermanos Musulmanes.La nueva Ley Fundamental, que enmienda la redactada en 2012 por una mayoría islamista, refuerza el papel de las Fuerzas Armadas, que podrán designar al ministro de Defensa durante los próximos ocho años.En cuanto a las denuncias acerca de la prohibición de las campañas que pedían votar "no", la nota gubernamental recordó que las personas detenidas fueron arrestadas por sospechas de incumplimiento de la ley, pero que ya fueron puestas en libertad."La democracia no consiste en la aplicación de los puntos de vista y principios de un extranjero -país, grupo o medio de comunicación- sino de tratar de lograr las aspiraciones de los ciudadanos del país", dijo el comunicado.Por otro lado, las autoridades rechazaron que se esté persiguiendo a las principales fuerzas de la revolución del 25 de enero de 2011, que derrocó a Hosni Mubarak, después de la detención de destacados activistas como el bloguero Alaa Abdel Fatah y el fundador del Movimiento 6 de Abril, Ahmed Maher."Las personas que violan la ley deben rendir cuentas independientemente de las buenas acciones anteriores, incluso si esas acciones son haber participado en un acto tan noble e histórico como la revolución de 2011", señaló.La detención de estos activistas ha despertado críticas en las organizaciones de derechos humanos, que alertan de la vuelta del Estado policial del depuesto presidente Hosni Mubarak.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios