La Iglesia Ortodoxa autoriza que los sacerdotes sean candidatos en las elecciones

La Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR) autorizó hoy a los religiosos que presenten sus candidaturas a las elecciones en casos excepcionales para proteger a la Iglesia de las campañas anticlericales."En caso excepcionales, por motivos de extrema necesidad eclesiástica o cuando es necesario hacer frente a fuerzas apóstatas o de otras confesiones que quieren utilizar el poder electoral para la lucha contra la IOR", informó hoy el Sínodo de la IOR en un comunicado recogido por las agencias rusas.La nota apunta que será la Iglesia quien elija y bendiga a las personas que se postulen a cargos públicos, aunque advierte que esos candidatos no tendrán "derecho a ser miembros de partidos políticos"."Si cualquier fuerza política dice que uno de sus objetivos es combatir a la IOR y utiliza el poder electoral para ello, en ese caso", una persona puede aspirar a ser elegido para un cargo de responsabilidad en la administración pública, reza.En el resto de casos, añade, la Iglesia rusa mantiene su oposición a que los sacerdotes ostenten cargos políticos, sea en órganos de poder o partidos al uso.En ese caso, el interesado, sea un jerarca de la Iglesia, un simple clérigo o un modesto monje, "debe presentar una solicitud a nombre del Patriarca, el Santo Sínodo (...) en el que se justifique con argumentos la necesidad de ser candidato a un órgano legislativo o ejecutivo", indica.El candidato, que debe presentar esa solicitud antes del inicio de la campaña electoral, debe especificar los planes que esas fuerzas cismáticas tienen previsto poner en práctica contra la Iglesia Ortodoxa.En caso de que el Patriarca o el Sínodo concluyan que el candidato no es la persona adecuada para ejercer dicho cargo político, pueden retirarle en cualquier momento la bendición."En ese caso, el clérigo elegido para un cargo legislativo o ejecutivo estará obligado a renunciar a dicha función", dijo.El Patriarca ortodoxo, Kiril, ha denunciado que la IOR es víctima en los últimos tiempos de la mayor campaña anticlerical desde la caída de la Unión Soviética.La Iglesia rusa comenzó a denunciar los ataques justo después de recibir numerosas críticas por el abierto apoyo que dio al entonces primer ministro ruso, Vladímir Putin, en vísperas de las elecciones presidenciales de marzo pasado.Precisamente, el grupo punk ruso Pussy Riot, tres de cuyas componentes han sido condenadas a dos años de cárcel por "gamberrismo motivado por odio religioso", asegura que decidió cantar en la catedral de Cristo Salvador por ese preciso motivo."Yo pensaba que la Iglesia amaba a todos sus hijos, pero parece que la Iglesia ama sólo a aquellos que quieren a Putin", manifestó una de las encarceladas integrantes del grupo, María Aliójina.Y es que la IOR ha crecido en influencia desde la llegada al poder de Putin, que le ha devuelto las propiedades expropiadas durante la Unión Soviética, alentado su proselitismo por el mundo y hecho oídos sordos a las denuncias sobre su dudosa financiación.La Iglesia se ha convertido en uno de los pilares del sistema estatal ruso, en el que los popes juegan un papel cada vez más importante, lo que le ha valido la animadversión de liberales y comunistas, defensores en su mayoría de una sociedad secular.

La Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR) autorizó hoy a los religiosos que presenten sus candidaturas a las elecciones en casos excepcionales para proteger a la Iglesia de las campañas anticlericales."En caso excepcionales, por motivos de extrema necesidad eclesiástica o cuando es necesario hacer frente a fuerzas apóstatas o de otras confesiones que quieren utilizar el poder electoral para la lucha contra la IOR", informó hoy el Sínodo de la IOR en un comunicado recogido por las agencias rusas.La nota apunta que será la Iglesia quien elija y bendiga a las personas que se postulen a cargos públicos, aunque advierte que esos candidatos no tendrán "derecho a ser miembros de partidos políticos"."Si cualquier fuerza política dice que uno de sus objetivos es combatir a la IOR y utiliza el poder electoral para ello, en ese caso", una persona puede aspirar a ser elegido para un cargo de responsabilidad en la administración pública, reza.En el resto de casos, añade, la Iglesia rusa mantiene su oposición a que los sacerdotes ostenten cargos políticos, sea en órganos de poder o partidos al uso.En ese caso, el interesado, sea un jerarca de la Iglesia, un simple clérigo o un modesto monje, "debe presentar una solicitud a nombre del Patriarca, el Santo Sínodo (...) en el que se justifique con argumentos la necesidad de ser candidato a un órgano legislativo o ejecutivo", indica.El candidato, que debe presentar esa solicitud antes del inicio de la campaña electoral, debe especificar los planes que esas fuerzas cismáticas tienen previsto poner en práctica contra la Iglesia Ortodoxa.En caso de que el Patriarca o el Sínodo concluyan que el candidato no es la persona adecuada para ejercer dicho cargo político, pueden retirarle en cualquier momento la bendición."En ese caso, el clérigo elegido para un cargo legislativo o ejecutivo estará obligado a renunciar a dicha función", dijo.El Patriarca ortodoxo, Kiril, ha denunciado que la IOR es víctima en los últimos tiempos de la mayor campaña anticlerical desde la caída de la Unión Soviética.La Iglesia rusa comenzó a denunciar los ataques justo después de recibir numerosas críticas por el abierto apoyo que dio al entonces primer ministro ruso, Vladímir Putin, en vísperas de las elecciones presidenciales de marzo pasado.Precisamente, el grupo punk ruso Pussy Riot, tres de cuyas componentes han sido condenadas a dos años de cárcel por "gamberrismo motivado por odio religioso", asegura que decidió cantar en la catedral de Cristo Salvador por ese preciso motivo."Yo pensaba que la Iglesia amaba a todos sus hijos, pero parece que la Iglesia ama sólo a aquellos que quieren a Putin", manifestó una de las encarceladas integrantes del grupo, María Aliójina.Y es que la IOR ha crecido en influencia desde la llegada al poder de Putin, que le ha devuelto las propiedades expropiadas durante la Unión Soviética, alentado su proselitismo por el mundo y hecho oídos sordos a las denuncias sobre su dudosa financiación.La Iglesia se ha convertido en uno de los pilares del sistema estatal ruso, en el que los popes juegan un papel cada vez más importante, lo que le ha valido la animadversión de liberales y comunistas, defensores en su mayoría de una sociedad secular.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios