Incertidumbre sobre cómo puede concretarse un segundo mandato de Monti

Las últimas declaraciones de Mario Monti que abrían la posibilidad de un segundo mandato al frente del Gobierno de Italia ha desencadenado la división en el mundo político y ha generado una gran incertidumbre sobre cómo podrá concretarse esta hipótesis.Durante su visita a Nueva York la semana pasada, Monti explicó que estaría dispuesto a considerar un segundo mandato en el caso de que volviera a producirse una "circunstancia especial", aunque siempre ha reiterado que no se presentará a las elecciones.Monti fue nombrado presidente de un Gobierno tecnócrata el pasado noviembre por el jefe de Estado, Giorgio Napolitano, después de la dimisión de Silvio Berlusconi y ante la necesidad de solucionar la crisis económica que acuciaba el país, pero la legislatura termina en abril de 2013.Y aquí está el dilema y el debate: ¿Cómo Monti podrá ser presidente del Gobierno de nuevo sin presentarse a los comicios?.Una importante alternativa fue lanzada ayer por el presidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, que se mostró dispuesto a colaborar para la creación de un formación política que tenga como objetivo ayudar a elegir a Monti en las próximas elecciones como única alternativa para que el país pueda salir definitivamente de la crisis."Es necesario construir una gran fuerza popular, reformista y liberal, con el objetivo de dar apoyo electoral al recorrido que ha comenzado Monti", explicó Montezemolo en una entrevista publicada en los medios y en la que ponía a disposición su asociación "Italia Futura".Esta idea fue inmediatamente recogida por el partido Unión Democristiana y de Centro (UDC) de Pierferdinando Casini y por Futuro y Libertad del presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, que se mostraron dispuestos a dar el espaldarazo a una Lista Ciudadana, no vinculada a algún partido político, y que propondría en caso de victoria a Monti como primer ministro.El llamado "partido de Monti" apela a que el excomisario de la Unión Europea (UE) cuenta con el apoyo de todas las instituciones y gobiernos europeos, e incluso con el beneplácito del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.Sin embargo, los partidos que recibieron más votos en las últimas elecciones, el Pueblo de la Libertad (PDL) de Berlusconi y el Partido Demócrata (PD) insisten en que si Monti quiere ser elegido tendrá que presentarse a las elecciones y ganarlas.El secretario general del PD, Pierluigi Bersani, ha aseverado en varias ocasiones que Monti podrá tener un papel en el futuro de Italia, pero que después de la experiencia del Gobierno tecnócrata viene el turno de la política.Mientras que el líder del PDL, Angelino Alfano, lanzó la pregunta del millón: "Si se vota en primavera y Monti no se presenta. ¿Cómo va a poder ser de nuevo presidente? Técnicamente es inexplicable".El constitucionalista y senador Stefano Ceccanti, explicó cómo un segundo mandato de Monti es posible con la actual ley electoral, que todos los partidos han expresado su deseo de cambiarla, pero no lo han hecho hasta ahora.Ceccanti explica que existen varios casos: Si en las próximas elecciones se presenta un escenario en el que ninguno de los partidos obtiene una clara mayoría, los líderes políticos podrían durante las consultas con el jefe de Estado proponer a Monti como presidente.Pero además, la ley prevé que varios partidos se unan y puedan indicar una figura como líder de la coalición, sin que este tenga que pertenecer a ninguna de estas formaciones.Asimismo, no hay que olvidar, señala el constitucionalista, que es siempre posible que tras las elecciones se creen nuevas mayorías en el Parlamento gracias a alianzas con el "partido" de Monti y en ese caso se acudiría a Napolitano para que nombre al excomisario europeo como jefe de Gobierno.El posible resultado en las urnas es una incógnita, pero en los últimos sondeos se aprecia cómo más de la mitad de los italianos confía en la figura de Monti, mientras que los políticos se encuentran en los mínimos históricos.En el desbarajuste del panorama político italiano donde aún no se han anunciado quiénes serán los candidatos tanto del PDL, ya que Berlusconi no ha aclarado si se presentará, mientras que el PD pondrá en marcha unas primarias, la opción Monti cobra peso.En el sondeo del instituto Ipsos del pasado 27 de septiembre, el 20 % de los ciudadanos preferiría que el futuro del país estuviera aún en manos de Monti, mientras que el 13 % confía en Matteo Renzi, de 37 años, el alcalde de Florencia que se ha presentado a las primarias del PD, mientras que el 12 % se decanta por Bersani y el 11 % por Berlusconi. Cristina Cabrejas

Las últimas declaraciones de Mario Monti que abrían la posibilidad de un segundo mandato al frente del Gobierno de Italia ha desencadenado la división en el mundo político y ha generado una gran incertidumbre sobre cómo podrá concretarse esta hipótesis.Durante su visita a Nueva York la semana pasada, Monti explicó que estaría dispuesto a considerar un segundo mandato en el caso de que volviera a producirse una "circunstancia especial", aunque siempre ha reiterado que no se presentará a las elecciones.Monti fue nombrado presidente de un Gobierno tecnócrata el pasado noviembre por el jefe de Estado, Giorgio Napolitano, después de la dimisión de Silvio Berlusconi y ante la necesidad de solucionar la crisis económica que acuciaba el país, pero la legislatura termina en abril de 2013.Y aquí está el dilema y el debate: ¿Cómo Monti podrá ser presidente del Gobierno de nuevo sin presentarse a los comicios?.Una importante alternativa fue lanzada ayer por el presidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, que se mostró dispuesto a colaborar para la creación de un formación política que tenga como objetivo ayudar a elegir a Monti en las próximas elecciones como única alternativa para que el país pueda salir definitivamente de la crisis."Es necesario construir una gran fuerza popular, reformista y liberal, con el objetivo de dar apoyo electoral al recorrido que ha comenzado Monti", explicó Montezemolo en una entrevista publicada en los medios y en la que ponía a disposición su asociación "Italia Futura".Esta idea fue inmediatamente recogida por el partido Unión Democristiana y de Centro (UDC) de Pierferdinando Casini y por Futuro y Libertad del presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, que se mostraron dispuestos a dar el espaldarazo a una Lista Ciudadana, no vinculada a algún partido político, y que propondría en caso de victoria a Monti como primer ministro.El llamado "partido de Monti" apela a que el excomisario de la Unión Europea (UE) cuenta con el apoyo de todas las instituciones y gobiernos europeos, e incluso con el beneplácito del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.Sin embargo, los partidos que recibieron más votos en las últimas elecciones, el Pueblo de la Libertad (PDL) de Berlusconi y el Partido Demócrata (PD) insisten en que si Monti quiere ser elegido tendrá que presentarse a las elecciones y ganarlas.El secretario general del PD, Pierluigi Bersani, ha aseverado en varias ocasiones que Monti podrá tener un papel en el futuro de Italia, pero que después de la experiencia del Gobierno tecnócrata viene el turno de la política.Mientras que el líder del PDL, Angelino Alfano, lanzó la pregunta del millón: "Si se vota en primavera y Monti no se presenta. ¿Cómo va a poder ser de nuevo presidente? Técnicamente es inexplicable".El constitucionalista y senador Stefano Ceccanti, explicó cómo un segundo mandato de Monti es posible con la actual ley electoral, que todos los partidos han expresado su deseo de cambiarla, pero no lo han hecho hasta ahora.Ceccanti explica que existen varios casos: Si en las próximas elecciones se presenta un escenario en el que ninguno de los partidos obtiene una clara mayoría, los líderes políticos podrían durante las consultas con el jefe de Estado proponer a Monti como presidente.Pero además, la ley prevé que varios partidos se unan y puedan indicar una figura como líder de la coalición, sin que este tenga que pertenecer a ninguna de estas formaciones.Asimismo, no hay que olvidar, señala el constitucionalista, que es siempre posible que tras las elecciones se creen nuevas mayorías en el Parlamento gracias a alianzas con el "partido" de Monti y en ese caso se acudiría a Napolitano para que nombre al excomisario europeo como jefe de Gobierno.El posible resultado en las urnas es una incógnita, pero en los últimos sondeos se aprecia cómo más de la mitad de los italianos confía en la figura de Monti, mientras que los políticos se encuentran en los mínimos históricos.En el desbarajuste del panorama político italiano donde aún no se han anunciado quiénes serán los candidatos tanto del PDL, ya que Berlusconi no ha aclarado si se presentará, mientras que el PD pondrá en marcha unas primarias, la opción Monti cobra peso.En el sondeo del instituto Ipsos del pasado 27 de septiembre, el 20 % de los ciudadanos preferiría que el futuro del país estuviera aún en manos de Monti, mientras que el 13 % confía en Matteo Renzi, de 37 años, el alcalde de Florencia que se ha presentado a las primarias del PD, mientras que el 12 % se decanta por Bersani y el 11 % por Berlusconi. Cristina Cabrejas

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios