Kir reconoce que tropas ugandesas apoyan a las fuerzas de Sudán del Sur

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, reconoció hoy que tropas sudanesas apoyan a las fuerzas gubernamentales de su país en el conflicto que mantienen contra tropas leales al ex vicepresidente Riek Machar."Yo, como jefe de este gobierno, les pedí que ayudaran", afirma Kiir en una entrevista que publica hoy la edición digital del diario Wall Street Journal, en la que añade que nadie tiene derecho "a decirles que se vayan de Sudán del Sur".El diario asegura, citando a un portavoz militar ugandés, que aviones de combate de ese país han bombardeado en los últimos días fuerzas leales a Machar en las ciudades de Bentiu, Bor y Malakal.Además, fuerzas terrestres ugandesas protegen el palacio presidencial y el aeropuerto de Yuba.Kiir insistió en la entrevista, la primera que concede en semanas, en que Machar fue el responsable del inicio de la violencia, que comenzó a mediados de diciembre. "Él fue quien empezó a disparar, no yo", afirmó.Según cifras oficiales, el conflicto ha supuesto una reducción de más del 20 % en la producción de petróleo del país, que es el tercer mayor productor africano de crudo tras Nigeria y Angola."Somos conscientes de que sin producción de petróleo nada se mueve en Sudán del Sur", señala Kiir.El conflicto, que ha causado cientos de miles de desplazados, ha tenido algunas derivaciones étnicas, pero el presidente aseguró que no ha ordenado represalias de ese tipo y afirmó que si hay alguien que comete violencia étnica "para apoyarme", entonces "debe parar porque están destruyendo mi imagen".Las negociaciones de paz entre Gobierno y rebeldes en Adis Abeba, la capital de Etiopía, han acordado parte de los detalles de un alto el fuego, si bien persisten otros puntos de fricción como las condiciones para ponerlo en marcha, informaron hoy fuentes de ambas partes.Un portavoz de los rebeldes insistió hoy en que una de sus condiciones para lograr un acuerdo es "la liberación incondicional de los detenidos políticos", en referencia a once dirigentes de la oposición arrestados desde el mes pasado.Sobre ellos, Kiir reconoce que ha habido "preocupación" por parte de algunos dirigentes internacionales, pero insistió en que los detenidos deben someterse al sistema legal del país. "No podemos romper nuestras propias leyes", insistió.

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, reconoció hoy que tropas sudanesas apoyan a las fuerzas gubernamentales de su país en el conflicto que mantienen contra tropas leales al ex vicepresidente Riek Machar."Yo, como jefe de este gobierno, les pedí que ayudaran", afirma Kiir en una entrevista que publica hoy la edición digital del diario Wall Street Journal, en la que añade que nadie tiene derecho "a decirles que se vayan de Sudán del Sur".El diario asegura, citando a un portavoz militar ugandés, que aviones de combate de ese país han bombardeado en los últimos días fuerzas leales a Machar en las ciudades de Bentiu, Bor y Malakal.Además, fuerzas terrestres ugandesas protegen el palacio presidencial y el aeropuerto de Yuba.Kiir insistió en la entrevista, la primera que concede en semanas, en que Machar fue el responsable del inicio de la violencia, que comenzó a mediados de diciembre. "Él fue quien empezó a disparar, no yo", afirmó.Según cifras oficiales, el conflicto ha supuesto una reducción de más del 20 % en la producción de petróleo del país, que es el tercer mayor productor africano de crudo tras Nigeria y Angola."Somos conscientes de que sin producción de petróleo nada se mueve en Sudán del Sur", señala Kiir.El conflicto, que ha causado cientos de miles de desplazados, ha tenido algunas derivaciones étnicas, pero el presidente aseguró que no ha ordenado represalias de ese tipo y afirmó que si hay alguien que comete violencia étnica "para apoyarme", entonces "debe parar porque están destruyendo mi imagen".Las negociaciones de paz entre Gobierno y rebeldes en Adis Abeba, la capital de Etiopía, han acordado parte de los detalles de un alto el fuego, si bien persisten otros puntos de fricción como las condiciones para ponerlo en marcha, informaron hoy fuentes de ambas partes.Un portavoz de los rebeldes insistió hoy en que una de sus condiciones para lograr un acuerdo es "la liberación incondicional de los detenidos políticos", en referencia a once dirigentes de la oposición arrestados desde el mes pasado.Sobre ellos, Kiir reconoce que ha habido "preocupación" por parte de algunos dirigentes internacionales, pero insistió en que los detenidos deben someterse al sistema legal del país. "No podemos romper nuestras propias leyes", insistió.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios