Merkel reconoce dificultades para un acuerdo con EEUU que evite el espionaje

La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció hoy que las negociaciones con EEUU para lograr un acuerdo que evite el espionaje mutuo deberán prolongarse debido a las diferencias persistentes entre ambos países.Así se expresó la jefa del Gobierno alemán en una reunión a puerta cerrada con los miembros de su grupo parlamentario, según varias personas presentes en el encuentro."Las conversaciones van a seguir", afirmó Merkel con respecto a las negociaciones entre delegados de Berlín y Washington en busca de un acuerdo que evite situaciones como las desveladas por el analista de los servicios secretos de EEUU Edward Snowden, quien denunció los programas de espionaje masivo de EEUU.Merkel explicó a sus parlamentarios que, para lograrlo, Alemania y EEUU deben aún resolver ciertas diferencias de criterio.Lo irrenunciable, subrayó la canciller, es la convicción de Berlín de que en suelo alemán debe prevalecer el derecho nacional, que prohíbe las escuchas indiscriminadas.Sus afirmaciones se produjeron poco después de que el diario "Süddeutsche Zeitung" difundiese en exclusiva que el Gobierno de EEUU ha rechazado comprometerse a no espiar más a altos cargos alemanes y ni siquiera ha querido revelar durante cuánto tiempo sus servicios secretos tuvieron "pinchado" uno de los móviles de Merkel.Según fuentes de los servicios secretos alemanes citadas por el rotativo, no hay prácticamente posibilidades de un acuerdo en el que los dos países se comprometan a no espiarse, como perseguía Berlín.El diario asegura que el presidente de la Agencia Federal de Inteligencia alemana (BND), Gerhard Schindler, cree que en esas circunstancias es mejor no firmar acuerdo alguno y constata que dentro de los servicios secretos alemanes hay malestar con EEUU.El BND reaccionó hoy a la información del "Süddeutsche Zeitung" matizando que las "negociaciones sobre una cooperación prosiguen", aunque reconoció que el acuerdo final no prohibirá totalmente el espionaje mutuo.El diario sugiere que las negociaciones para un acuerdo ya estaban bastante avanzadas a nivel técnico, pero no tienen el visto bueno de la Casa Blanca.

La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció hoy que las negociaciones con EEUU para lograr un acuerdo que evite el espionaje mutuo deberán prolongarse debido a las diferencias persistentes entre ambos países.Así se expresó la jefa del Gobierno alemán en una reunión a puerta cerrada con los miembros de su grupo parlamentario, según varias personas presentes en el encuentro."Las conversaciones van a seguir", afirmó Merkel con respecto a las negociaciones entre delegados de Berlín y Washington en busca de un acuerdo que evite situaciones como las desveladas por el analista de los servicios secretos de EEUU Edward Snowden, quien denunció los programas de espionaje masivo de EEUU.Merkel explicó a sus parlamentarios que, para lograrlo, Alemania y EEUU deben aún resolver ciertas diferencias de criterio.Lo irrenunciable, subrayó la canciller, es la convicción de Berlín de que en suelo alemán debe prevalecer el derecho nacional, que prohíbe las escuchas indiscriminadas.Sus afirmaciones se produjeron poco después de que el diario "Süddeutsche Zeitung" difundiese en exclusiva que el Gobierno de EEUU ha rechazado comprometerse a no espiar más a altos cargos alemanes y ni siquiera ha querido revelar durante cuánto tiempo sus servicios secretos tuvieron "pinchado" uno de los móviles de Merkel.Según fuentes de los servicios secretos alemanes citadas por el rotativo, no hay prácticamente posibilidades de un acuerdo en el que los dos países se comprometan a no espiarse, como perseguía Berlín.El diario asegura que el presidente de la Agencia Federal de Inteligencia alemana (BND), Gerhard Schindler, cree que en esas circunstancias es mejor no firmar acuerdo alguno y constata que dentro de los servicios secretos alemanes hay malestar con EEUU.El BND reaccionó hoy a la información del "Süddeutsche Zeitung" matizando que las "negociaciones sobre una cooperación prosiguen", aunque reconoció que el acuerdo final no prohibirá totalmente el espionaje mutuo.El diario sugiere que las negociaciones para un acuerdo ya estaban bastante avanzadas a nivel técnico, pero no tienen el visto bueno de la Casa Blanca.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios