Muere un cabecilla belga de los yihadistas en una emboscada rebelde en Siria

Un dirigente belga, de origen argelino, del Estado Islámico de Irak y Levante, vinculado a Al Qaeda, murió hoy en una emboscada tendida por rebeldes islamistas en la provincia de Idleb, en el norte de Siria.El Observatorio Sirio de Derechos Humanos explicó que el belga, que era "emir" de los extremistas en la localidad de Saraqeb y su periferia, en Idleb, falleció junto a otro miembro de su grupo en un ataque de insurgentes islamistas en esa población.Un número indeterminado de radicales, la mayoría extranjeros, resultaron heridos en la emboscada y fueron trasladados a Turquía para recibir tratamiento médico, aseguró la ONG.El dirigente belga del Estado Islámico, cuya identidad no precisó el Observatorio, advirtió hace poco más de una semana de que había cientos de militantes de su grupo que estaban listos para perpetrar atentados con coche bomba en la provincia de Idleb.Desde el pasado día 3, el norte de Siria es escenario de combates entre los yihadistas e insurgentes de otras facciones, que pretenden expulsarlos del país por las "violaciones" que dicen que han cometido contra el pueblo sirio, como asesinatos y secuestros de ciudadanos.Según el último recuento ofrecido por el Observatorio, el domingo pasado, casi 700 personas han fallecido desde el inicio de esos enfrentamientos, entre ellas cien civiles.

Un dirigente belga, de origen argelino, del Estado Islámico de Irak y Levante, vinculado a Al Qaeda, murió hoy en una emboscada tendida por rebeldes islamistas en la provincia de Idleb, en el norte de Siria.El Observatorio Sirio de Derechos Humanos explicó que el belga, que era "emir" de los extremistas en la localidad de Saraqeb y su periferia, en Idleb, falleció junto a otro miembro de su grupo en un ataque de insurgentes islamistas en esa población.Un número indeterminado de radicales, la mayoría extranjeros, resultaron heridos en la emboscada y fueron trasladados a Turquía para recibir tratamiento médico, aseguró la ONG.El dirigente belga del Estado Islámico, cuya identidad no precisó el Observatorio, advirtió hace poco más de una semana de que había cientos de militantes de su grupo que estaban listos para perpetrar atentados con coche bomba en la provincia de Idleb.Desde el pasado día 3, el norte de Siria es escenario de combates entre los yihadistas e insurgentes de otras facciones, que pretenden expulsarlos del país por las "violaciones" que dicen que han cometido contra el pueblo sirio, como asesinatos y secuestros de ciudadanos.Según el último recuento ofrecido por el Observatorio, el domingo pasado, casi 700 personas han fallecido desde el inicio de esos enfrentamientos, entre ellas cien civiles.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios