Once países que apoyan la oposición siria se reúnen el domingo en París

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius. EFE/Archivo El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius. EFE/Archivo

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius. EFE/Archivo

Los jefes de la diplomacia de once países que constituyen el "grupo central" de apoyos de la Coalición Nacional Siria (CNS) se reúnen este domingo en París con vistas a la preparación de la conferencia de Ginebra, cuya celebración está sembrada de muchas dudas.El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, será el anfitrión de este encuentro en el que ha convocado a sus homólogos de Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Italia, Turquía, Egipto, Arabia Saudí, Jordania, los Emiratos Árabes Unidos y Catar, así como a miembros de la CNS, incluido su presidente, Ahmed Al Jarba.Fabius y Al Jarba harán sendas declaraciones a la prensa al cierre de la reunión, programadas en principio para las 14.30 locales (13.30 GMT), al margen de lo que puedan hacer otros participantes, entre los que está el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.Los ministros van a examinar la situación humanitaria en Siria, "muy degradada por la violencia del régimen", según el portavoz francés de Exteriores, Romain Nadal, que hoy también anticipó que reiterarán "el apoyo al CNS".De hecho, quieren convencer a la organización, que es la que ha recibido la invitación del secretario general de la ONU dirigida a la oposición siria, a que deje de lado sus reticencias y acuda a Ginebra a la conferencia del día 22 que, según el marco establecido por una resolución del Consejo de Seguridad, debería servir para poner en marcha un proceso de transición política en Siria.Para los once países de París, la presencia del CNS en la cita de Ginebra pondría en evidencia al régimen, que ha prometido enviar una delegación a la ciudad suiza, pero sin mandato para negociar una transición que apartaría del poder al presidente sirio, Bachar Asad.Al ser preguntado en la rueda de prensa sobre la intención de Asad de permanecer en el poder, Nadal contestó que "el objetivo de la conferencia Ginebra-2 es la transición, la transferencia del poder a un órgano de transición dotado de plenos poderes", lo que significa "nuevas autoridades".Y en cuanto a si se permitirá que Irán esté en Ginebra, el portavoz francés repitió que la carta de invitación del secretario general de la ONU precisa que el objetivo es "transferir competencias a un órgano de transición dotado de plenos poderes", y que si Teherán acepta ese objetivo "no hay razón para que no participe".Rusia -el gran aliado de Asad, junto a Irán- también tendrá que tomar posición, después de haber votado la resolución del Consejo de Seguridad en la que se insta a las partes en conflicto a implicarse precisamente para tratar de construir un proceso de transición.El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, estará en París el próximo lunes para entrevistarse con algunos de los asistentes la víspera al encuentro de "amigos" del CNS, en particular con Fabius y Kerry.Unos y otros estarán obligados a plantearse algunos escenarios, como el del posible anuncio de Asad de organizar unas elecciones con el argumento de poner a prueba el aprecio que le tiene la población siria.

Los jefes de la diplomacia de once países que constituyen el "grupo central" de apoyos de la Coalición Nacional Siria (CNS) se reúnen este domingo en París con vistas a la preparación de la conferencia de Ginebra, cuya celebración está sembrada de muchas dudas.El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, será el anfitrión de este encuentro en el que ha convocado a sus homólogos de Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Italia, Turquía, Egipto, Arabia Saudí, Jordania, los Emiratos Árabes Unidos y Catar, así como a miembros de la CNS, incluido su presidente, Ahmed Al Jarba.Fabius y Al Jarba harán sendas declaraciones a la prensa al cierre de la reunión, programadas en principio para las 14.30 locales (13.30 GMT), al margen de lo que puedan hacer otros participantes, entre los que está el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.Los ministros van a examinar la situación humanitaria en Siria, "muy degradada por la violencia del régimen", según el portavoz francés de Exteriores, Romain Nadal, que hoy también anticipó que reiterarán "el apoyo al CNS".De hecho, quieren convencer a la organización, que es la que ha recibido la invitación del secretario general de la ONU dirigida a la oposición siria, a que deje de lado sus reticencias y acuda a Ginebra a la conferencia del día 22 que, según el marco establecido por una resolución del Consejo de Seguridad, debería servir para poner en marcha un proceso de transición política en Siria.Para los once países de París, la presencia del CNS en la cita de Ginebra pondría en evidencia al régimen, que ha prometido enviar una delegación a la ciudad suiza, pero sin mandato para negociar una transición que apartaría del poder al presidente sirio, Bachar Asad.Al ser preguntado en la rueda de prensa sobre la intención de Asad de permanecer en el poder, Nadal contestó que "el objetivo de la conferencia Ginebra-2 es la transición, la transferencia del poder a un órgano de transición dotado de plenos poderes", lo que significa "nuevas autoridades".Y en cuanto a si se permitirá que Irán esté en Ginebra, el portavoz francés repitió que la carta de invitación del secretario general de la ONU precisa que el objetivo es "transferir competencias a un órgano de transición dotado de plenos poderes", y que si Teherán acepta ese objetivo "no hay razón para que no participe".Rusia -el gran aliado de Asad, junto a Irán- también tendrá que tomar posición, después de haber votado la resolución del Consejo de Seguridad en la que se insta a las partes en conflicto a implicarse precisamente para tratar de construir un proceso de transición.El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, estará en París el próximo lunes para entrevistarse con algunos de los asistentes la víspera al encuentro de "amigos" del CNS, en particular con Fabius y Kerry.Unos y otros estarán obligados a plantearse algunos escenarios, como el del posible anuncio de Asad de organizar unas elecciones con el argumento de poner a prueba el aprecio que le tiene la población siria.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios